www.madridiario.es

El movimiento convoca otra marcha hasta allí para este viernes

La protesta de los indignados ante el Ministerio de Interior acaba en carga policial

La protesta de los indignados ante el Ministerio de Interior acaba en carga policial

jueves 04 de agosto de 2011, 00:00h
La protesta itinerante de los indignados por el centro de Madrid acabó este jueves con una veintena de heridos tras una carga policial a las puertas del Ministerio de Interior pasadas las 23 horas. Portavoces del 15-M aseguraron que la acción, "violenta a injustificada" al no mediar, a su juicio, ninguna provocación, dejó una veintena de heridos.

Tras jugar al ratón y al gato por la mañana con la Policía Nacional, alrededor de un millar personas se congregaron por la tarde por tercer día consecutivo en los alrededores de la Puerta del Sol. En Carretas, alrededor de 300 personas celebraron una asamblea bajo la mirada de los policías que custodiaban el acceso con un cordón policial vallado. Todo discurrió sin insultos a los policías como habían consensuado en la asamblea de la tarde. Los amagos de franquear las vallas desde Preciados, la calle del Correo y el resto de entradas al kilómetro cero eran respondidos por rápidos movimientos de los efectivos de Policía Nacional y Local para asegurar el perímetro.

Marcha por el centro de Madrid antes de la carga policial.A las 22 horas, ante las pocas expectativas de lograr tomar la plaza, el 'pasacalles' de protesta comenzaba de nuevo invadiendo la Gran Vía. Tras una breve sentada, los congregados decidían protestar ante el Ministerio del Interior, aunque hubo sectores entre los indignados que plantearon trasladar sus quejas a las inmediaciones de las sedes de los partidos popular y socialista. El eje de la Castellana fue tomado y el tráfico cortado.

El detonante
Fue ante la sede del departamento que dirige Antonio Camacho, recién llegado al cargo en sustitución de Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando la tensión estalló y derivó en el altercado más grave de los que se han producido desde el inicio de las protestas vinculadas al movimiento del 15-M. Ante la llegada de los indignados, y según fuentes policiales, los miembros de la Guardia Civil que custodian el edificio lo notificaron a la Policía Nacional. Según testigos presentes, los lemas basados en la no violencia se mezclaron con algunos  insultos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad por el blindaje impuesto en la Puerta del Sol. Cuando los manifestantes se encaramaron a la valla para colgar un cartel reivindicativo y uno de ellos quito el tricornio a un Guardia Civil, y según varios testigos presenciales, agentes armados con equipo antidisturbios encararon a parte del grupo por detrás golpeando a los presentes sin hacer distinciones.

Imagen de la carga este jueves.El resultado de la carga, fueron cinco personas atendidas-como se puede ver en este vídeo- por el Samur con heridas y brechas de diversa consideración. Al menos dos periodistas también recibieron golpes. Según los portavoces del 15-M, los heridos superaron la veintena. Entre ellos, aseguraron fuentes policiales, se encontraban varios agentes que fueron objeto de lanzamiento de botellas durante los incidentes. Los portavoces del 15-M calificaron la carga de "violenta e injustificada" por entender que "en ningún momento" medió provocación. Cuatro personas fueron detenidas, entre ellas el redactor de Lainformación.com Gorka Ramos. Todas fueron trasladadas a la comisaría de Moratalaz. El redactor fue puesto en libertad este jueves, asegura que los antidisturbios le golpearon con una porra y le dieron una patada, según publica el medio digital.

La intervención de las autoridades provocó carreras en todas direcciones. Cuando el grupo se volvió a reunir, bajó el Paseo de la Castellana en dirección a Colón y Cibeles huyendo de los golpes. La acampada de Sol propuso la celebración de una asamblea en la plaza de Jacinto Benavente. "Ninguna acción consensuada para esta noche, queremos ir a descansar", fue el mensaje difundido a través de la red social Twitter, donde la etiqueta #madridsinmiedo se convirtió en el tema más comentado en España. Por todo el territorio nacional, los representantes del 15-M mostraron su solidaridad con los heridos y su condena contra lo que denominaron "brutalidad policial". La asamblea decidió finalmente de madrugada convocar una marcha para este viernes que partirá de la glorieta de Atocha a las 20 horas en dirección al Ministerio de Interior para acabar, de nuevo, en el punto original, la Puerta del Sol.

Libre circulación
El recorrido de la marcha de indignados había comenzado este jueves en la Plaza de Oriente. En la Puerta del Sol, las estaciones de Metro y Cercanías habían reabierto a las 13.40 horas después de permanecer cerradas por la mañana. A las 17.19 horas volvían a echar los cierres siguiendo las indicaciones de la Delegación del Gobierno en Madrid para prevenir una posible concentración vespertina.

Pasquines sobre la Constitución en las inmediaciones de la Puerta del Sol.Al cumplirse  el tercer día de bloqueo, y justo antes de la carga ante el Ministerio de Interior, la responsable de la Policía Nacional en la región, la delegada del Gobierno Dolores Carrión, rompió su silencio en la Cadena Ser. "No se puede desalojar un lugar por la mañana y que por la noche se reproduzca la situación. Hay que poner los medios para evitar que eso vuelva a reproducirse", justificó sin detallar cuánto durará el dispositivo o si la Delegación ha recibido presiones por parte del Ayuntamiento de Madrid para despejar la Puerta del Sol ante la visita del papa Benedicto XVI.

Los miembros del 15-M se muestran ahora más 'indignados' por no poder circular por la Puerta del Sol que por el motivo que les llevó a manifestarse el lunes, cuando se desarticuló el puesto de información que tenían en la céntrica plaza y se desalojó a algunas personas que estaban acampadas a título personal. Por el centro de Madrid se ha podido ver a grupos de personas con pancartas con el artículo 139.2 de la Constitución Española, referido a libertad de circulación.

La Puerta del Sol permanece cortada en todos sus accesos ocupada por los efectivos policiales. También hay unidades del servicio de limpieza del Ayuntamiento de Madrid, que continúan en la zona aunque la plaza esté completamente limpia. Esta situación se produce en agosto, la época del año en que más turistas llegan a Madrid y cuando los comerciantes están perdiendo un gran porcentaje de sus ventas. El Sindicato Unificado de Policía (SUP), ha advertido en un comunicado su rechazo al bloqueo de Sol y ha señalado la imposibilidad de mantener esta situación en el tiempo por el perjuicio que se está causando a los ciudadanos y por el desgaste a que se está sometiendo a los agentes forzando su presencia permanente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.