www.madridiario.es

Este madrileño utiliza las redes sociales para ganarse la vida escribiendo

Adolfo Suárez: viento bloguero en las velas

Adolfo Suárez: viento bloguero en las velas

lunes 20 de septiembre de 2010, 00:00h
Conversador, tolerante, convencido, educado, escritor, fotógrafo, coleccionista, bloguero, fumador empedernido y, sobre todo, de Madrid amante. Adolfo Suárez, conocido en Twitter como @cosechadel66, ha encontrado en esta red social una nueva forma de dar rienda suelta a su pasión por escribir. Después de una 'Primera cosecha', presenta su segundo libro autoeditado, 'Viento en las velas'.
"Con Internet te das cuenta de que hay muchos blogueros que escriben de puta madre y que no están en ningún concurso ni editorial. Yo sabía que escribía, lo que no sabía es si lo hacía bien. Ahora creo que sí, que hay gente a la que le gusta lo que hago y no me lo dice porque me conozca. Quería comprobar eso. Ahora quiero vivir de ello".

Con 44 años hoy, "el tipo ese grande y feo al que todos llaman Crisis" apeó a Adolfo Suárez de su profesión de diseñador gráfico hace dos años. "Ahora o nunca", pensó, y se lanzó a hacer realidad "el sueño de que las palabras traigan la comida a casa, además de las sonrisas". "Era uno de tantos, un diseñador de batalla. Hacía las carátulas de las películas de Sony, Columbia y otras. Antes de eso iba para piloto, pero por la vista no podía", sonríe.

Escribía desde siempre. Y leía mucho. Los blogs, eran un paso adelante natural: "Soy muy coleccionista, de arañar mucho de aquí y de allá. Me gustan los cómics, la lectura, el cine, la música, la fotografía... Por eso me apasiona el Rastro y por eso tengo varios blogs donde voy poniendo lo que voy encontrando. El blog se adapta a eso, a la distancia corta, a la reflexión del momento, a que la gente comente enseguida. Twitter en cambio me parece un entrenamiento magnífico para cualquier escritor, porque hay que contar sólo en 140 caracteres".

El patio y sus vecinos
Adolfo Suárez no tiene nada que ver con el presidente del Gobierno, pero es uno de los miembros más conocidos (y dicharacheros) de lo que él llama "el patio de vecinos", la red social Twitter. Tanto es así que otros 'tuiteros' han prologado 'Viento en las velas'. "Un lujo", apunta como agradecimiento. Tanta es su afición a esta plataforma de conversación e intercambio que el título del libro nació, precisamente, de un 'tuit': "Si la vida es un barco, que haya viento en las velas y no esclavos en los remos". 'Viento en las velas' mezcla los textos publicados por el autor en su blog (http://cosechadel66.es) con las fotografías en formato blanco y negro que ha recopilado del Madrid más castizo, su Madrid, el que hay fuera y el que vive dentro de su casa. Imágenes que, en muchos casos, hacen sonreír o despiertan la nostalgia al primer vistazo. Artículos cortos en los que la reflexión sentida pero sin ñoñerías -o sí, ¿por qué no si es lo que pide el cuerpo en ese momento?- sobre los sentimientos se mezclan con la ficción y las reflexiones del mundo de hoy.

"Falta amabilidad. Sé que hay muchas cosas que son una mierda, pero no creo en dioses. Aporto lo que puedo. Hay miles de causas justas y cada uno da lo que puede o quiere. Todos deberíamos hacer más, pero no lo hacemos porque tenemos hijos y una vida y eso también es legítimo. No soy un valiente. Si lo fuera estaría en África o en cualquier lugar donde haya gente que necesite ayuda, pero aquí también la hay. No hay más vida que esta y no hay razón para desaprovecharla. ¿Soy por eso un comeflores? Pues bien, lo soy", zanja nuestro escritor.

Próximamente, en Bubok
Las 138 páginas de 'Viento en las velas' estarán disponibles en la plataforma Bubok en próximas fechas, de nuevo autoeditado y con un precio asequible. "Es legítimo que la gente quiera vivir de lo que hace, ¿no? Yo quiero hacerlo. El 98% del dinero que ingresan los blogs en España lo ganan cuatro autores. Yo trabajé en una parte de la industria de la cultura pero estoy en contra del manifiesto. Tiene que haber un término medio en el que las productoras/distribuidoras/editoriales tengan su margen de beneficio y el autor pueda vivir de su obra mientras el público compra a un precio razonable. Lo que no es sostenible es el modelo de negocio", concluye Adolfo. Vuelta al cigarro, a la coca-cola y a la Puerta de Alcalá en la que nos hemos citado. Frente a ella, la frenética Madrid continúa circulando inalterable.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.