www.madridiario.es

Las obras están paradas desde diciembre de 2009

Transportes negocia con OHL para que acabe el tren a Navalcarnero

Transportes negocia con OHL para que acabe el tren a Navalcarnero

martes 26 de octubre de 2010, 00:00h
La Consejería de Transportes se ha sentado a negociar a fin de desbloquear la ejecución del tren a Navalcarnero, proyecto cuya construcción y gestión fue adjudicado a la constructora OHL y cuyos trabajos están completamente detenidos desde diciembre de 2009.
Según han confirmado a este digital los portavoces del departamento que dirige José Ignacio Echeverría, en estos momentos se está "en conversaciones" con la empresa para reanude las obras y cumpla con los plazos de entrega y puesta en funcionamiento, que, inicialmente, estaba previsto para marzo-mayo de 2011. La prioridad, recalcaron, es que OHL cumpla el contrato que le une a la Administración y que los vecinos de Navalcarnero, Móstoles, Arroyomolinos y el entorno de la A-5 (hasta 225.000) puedan beneficiarse en los plazos prometidos -o, debido al parón, lo antes posible- de una infraestructura que les permitirá conectar sin trasbordos con la estación de Atocha en sólo 40 minutos.

Actualmente, la mitad del recorrido está ejecutado, lo mismo que el tramo subterráneo, que se encontraba al 50% en el momento de la detención de las obras. Transportes recalca que, si en las próximas semanas se alcanza un acuerdo y la constructora trabaja al ritmo adecuado, el tren estará listo para entrar en servicio en el primer semestre de 2011.

¿Qué quiere la constructora?
En diciembre de 2009, OHL dejó de invertir en el tren a Navalcarnero, cuya construcción y explotación comercial por 20 años le había sido adjudicada en concurso frente a otras competidoras en 2007. OHL se comprometía a invertir una cantidad inicial de 362 millones de euros, presupuesto que se ha incrementado posteriormente por necesidades del proyecto. A cambio, recibiría un canon en función del número de pasajeros transportados. Desde entonces, y a consecuencia de la crisis económica, también se han incrementado los riesgos, por lo que fuentes del sector consultadas por este digital aseguran que la empresa de Juan Miguel Villar Mir quiere que la Comunidad comparta esa carga.

El dinero de los madrileños, por tanto, no está comprometido en el proyecto hoy, pero sí el hecho de que los ciudadanos reciban el servicio de Cercanías. La Comunidad consiguió llegar a un acuerdo con el Ministerio de Fomento para que la prolongación a Navalcarnero corriese de su cuenta, siempre que esta se integrase en la red de ferrocarril y que fuese operada por Renfe. Las siete estaciones y los 15 kilómetros adicionales suponían para los habitantes de Navalcarnero y para su alcalde un sueño que ahora esperan ver cumplido. Lo mismo que para los vecinos de Móstoles, que han sufrido las inconveniencias de la obra y cuyo Ayuntamiento tiene un ambicioso proyecto para recuperar el espacio que dejen las actuales vías del tren.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios