www.madridiario.es
Un centro de ideas verdes en Pozuelo

Un centro de ideas verdes en Pozuelo

miércoles 27 de octubre de 2010, 00:00h
Pozuelo de Alarcón cuenta desde 1994 con un terreno de casi dos hectáreas para que los amantes del medio ambiente puedan innovar, imaginar y a su vez educar sobre los nuevos métodos de ahorro energético. Este Aula de Educación Ambiental, abierta a todo tipo de público, pretende ser un lugar de reflexión y de sensibilización con el planeta, donde aprender y formar a toda la sociedad.
El Aula no tiene un programa delimitado, sino que cada visitante propone sus proyectos y los lleva a cabo en esta zona. "La flexibilidad y su atractivo diseño son algunos de los aspectos que nos distingue de muchos otros centros educativos de educación ambiental", explica a Madridiario Antonio Cano, coordinador del Aula de Educación Ambiental de Pozuelo. Por tanto, cualquier persona, independientemente de su edad, puede colaborar con esta iniciativa y plasmar sus ideas en este espacio, aunque con una condición: ser creativo.

Uno de los proyectos más curiosos que se pueden encontrar es el 'Hospital de plantas', un espacio donde se cuidan y se intenta revivir todas aquellas plantas que están en mal estado o a punto de morir. "Es una de las iniciativas más demandadas, ya que llama mucho la atención entre los visitantes", aclara Cano, mientras que la concejala de Educación de la localidad, Mª Jesús Castillo añade: "Pozuelo es una localidad pionera en esta iniciativa". Otra de las propuestas son los 'huertos medievales', llevados a cabo por un grupo de alumnos que no querían elaborar un huerto más, sino que quisieron innovar y apostaron por recuperar las huertos medievales: geométricos, elevados sobre el terreno y elaborados con mimbre. Siempre con la innovación y la creatividad como principales premisas, ya que uno de los objetivos del centro es "ser pioneros en todo", afirma el responsable.

La población no solo colabora con el aula como hobby, sino que hay grupos de personas que ven el Aula como un negocio. Por este motivo, apuestan por innovar en este espacio y posteriormente comercializar su producto. Los 'huertos en altura', los 'jardines verticales' o las 'fitodepuradoras' son algunas de las propuestas que se han desarrollado en este terreno y que ahora se están vendiendo en el mercado. "Nosotros les concedemos la posibilidad de innovar en este centro y luego el Aula usa ese proyecto en su día a día", comenta Cano.

Cualquier persona puede 'trabajar' en el Aula: desde los niños, a partir de un año, hasta los mayores. A lo largo del año colaboran más de 11.000 personas, de las cuales 7.000 son alumnos. La mayoría de estos son de Pozuelo, aunque no todos, ya que cada año hay más centros escolares interesados en desarrollar alguna actividad en el Aula. En concreto, cada día visitan la zona 2 ó 3 grupos de diferentes colegios de la localidad y varios alumnos universitario que desarrollan sus prácticas en el terreno. Por otro lado, el centro cuenta también con la ayuda de un grupo de voluntarios discapacitados y con la colaboración de distintas fundaciones y asociaciones que aportan la financiación necesaria para todos los proyectos. Y durante los fines de semana incluso participan las familias. No obstante, permanentemente solo trabajan cuatro personas. "Procuramos ser poco costosos económicamente. No puede ser que la sostenibilidad sea ahora un nuevo gasto porque se tenga que pagar al personal", comenta Cano.

Edificio sostenible
El Aula de Educación Ambiental de Pozuelo arrancó en 1994 y durante estos años ha crecido cada vez más rápido. Hasta el punto de no poder abordar todas las propuestas, ya que solo atienden un 10 por ciento de todas las que reciben. Por este motivo, nació el Centro de Recursos de Educación Ambiental para la Sostenibilidad (CREAS), para gestionar todos los proyectos y establecer unos horarios con el fin de desarrollar las diferentes actividades. Este edificio, fabricado con los principios de construcción sostenible, gestiona el agua, la energía y sus residuos de manera autosuficiente. Además, cuenta con una caldera de biomasa, que funciona con residuos de poda; placas solares; una cubierta ecológica; y con refrigeración natural, a través de unos conductos enterrados bajo el edificio, entre otros aspectos. Todos estos elementos han servido para que esta instalación recibiera en 2009 el Premio nacional de 'Construcción Sostenible'.

Este edificio podría desmontarse por capas en un futuro y ser reciclado en su totalidad. "No tiene ni un solo encofrado, ni una gota de hormigón", explica el responsable. La mayoría de las paredes están hechas con la propia tierra del campo y para caldear los diferentes espacios se ha apostado por la ventilación cruzada. "Tenemos aire acondicionado natural", añade Cano, a la vez que asegura que este tipo de edificios "son el futuro. Los arquitectos cada vez más apuestas por el desarrollo sostenible".

Ampliación del terreno
El Aula, ubicada en la calle del Monte Bajo s/n (Húmera) junto a las 150 hectáreas del Parque Forestal de Somosaguas, sigue creciendo. En estos momentos están trabajando en un nuevo aparcamiento para bicicletas, que permitirá ampliar la oferta de actividades por este parque y por la ciudad. Además, también se está construyendo un espacio para cargar los vehículos eléctricos con placas solares. En ese sentido, Castillo explicó: "Hemos incluido bastantes proyectos del centro dentro del Plan E, para que puedan seguir desarrollando todas estas actividades". Aunque no se financian solo con presupuesto municipal, sino que se buscan diversas vías para conseguir financiación. "Estamos pendientes de todas las subvenciones y participamos en todos los premios que se convocan, para conseguir ayudas y seguir con esta iniciativa", aclara la concejala de Educación de Pozuelo.

Uno de los aspectos que más alagan a Castillo y a Cano es que otras ciudades del mundo se interesen por este Aula y quieran copiar esta nueva forma de educar, tanto a pequeños como a mayores. "Somos un referente a nivel internacional. Todos los que nos visitan se quedan asombrados y quieren copiar nuestro modelo", afirma la responsable de Educación, quien asegura que en Pozuelo hay una concienciación medioambiental "enorme", ya que es mucho más fácil aprender con lo que se hace, que con lo que se ve. "Buscamos en todo momento crear hábitos en los futuros ciudadanos para que las nuevas generaciones consigan crear un mundo mejor", comenta Castillo. Ambos responsables coinciden en que el Aula de Educación Ambiental de Pozuelo no es un centro para verlo, sino un espacio para vivirlo. Por este motivo, animan a todas aquellas personas que tengan un proyecto medioambiental que enseñar a visitar la zona y a llevarlo a cabo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios