www.madridiario.es
Gallardón no se responsabiliza de su deuda

Gallardón no se responsabiliza de su deuda

Por MDO
jueves 18 de noviembre de 2010, 00:00h
Alberto Ruiz-Gallardón responsabiliza de los problemas financieros municipales al Gobierno, después del 'no' de Zapatero. El Ayuntamiento adeuda a las empresas 900 millones de euros y no puede cuantificar ni plazos de pago, ni impacto laboral en las entidades afectadas.
Día uno después del 'no' de Zapatero a Alberto Ruiz-Gallardón. El alcalde de Madrid considera que la negativa significa la satisfacción de unos créditos bancarios que estas entidades no reclaman y, mientras, los proveedores tienen que esperar que se les paguen 900 millones de deuda municipal más un 8,5 por ciento de intereses de demora (un máximo de 76,5 millones). El primer edil no puede concretar cuánto pueden tardar en pagar estas facturas (hasta 15 meses) ni cuántos despidos va a suponer.

Ruiz-Gallardón asegura que la culpa de todo esto va a ser del Gobierno central, que discrimina a los ayuntamientos y anula normas como los créditos ICO para administraciones morosas, y que el que lo paga es su negociado, después de ahorrar 400 millones este año y estimar una reducción de deuda de 1.179 millones para 2015 ¿Y la responsabilidad del alcalde en su deuda? Él sólo se hace responsable de la inversión en el soterramiento de la M-30, de la ampliación del Metro con la aportación municipal, de la mejora de la competitividad de la ciudad y de la baja presión fiscal. Los municipios han pedido desde la Federación de Municipios y Provincias al Gobierno lo mismo que solicita el alcalde en solitario, enarbolando la bandera de lo municipal. Dentro de la deuda total, la de los ayuntamientos representa un 6,3 por ciento.

La losa del déficit
El Ayuntamiento presentará la próxima semana unos presupuestos más austeros de lo que preveían. 434 millones de déficit que van a pesar como una losa sobre las cuentas. O no. El alcalde asegura que se van a llevar a cabo inversiones como el desdoblamiento de la M-602, presentado este jueves sin aumentar impuestos. Mientras, se van a modificar, recortar o eliminar partidas de competencias impropias. Por ejemplo, las sedes de entidades relacionadas con el Ministerio de Asuntos Exteriores (Casa Sefarad, Casa América o Casa Asia) sólo recibirán como ayuda municipal la cesión de sus sedes. El regidor descarta renunciar a dar servicios de índole social a la ciudadanía, aunque no dice nada del resto. Aún así, el alcalde asegura que van a seguir cumpliendo sus objetivos, aunque tendrán más problemas para hacerlo. Tendrán que retrasar algunos y eliminar otros que no supongan un rendimiento económico.

Por su parte, el alcalde explicó a consultas de Madridiario que la subrogación de la M-30 para asumir las cuentas por el propio Ayuntamiento no se realizó antes porque la etapa en la que constituyeron Calle 30 tenía otra coyuntura económica y esta entidad daba beneficios. Sin embargo, prefirieron no aplicar una medida que les va a suponer 100 millones anuales de ahorro en materia de fiscalidad hasta 2035.

Víctimas y recursos propios
Mientras, llueven las reacciones. Pedro Castro decía y se desdecía acusando de que la responsabilidad de la deuda madrileña es de la ciudad para luego decir que espera que Madrid consiga sus objetivos al igual que el resto de los municipios. Por su parte, la Comunidad se ha mostrado favorable a las reivindicaciones del Ayuntamiento. "Nos parece razonable que alguien en dificultades económicas pueda refinanciar sus deudas", indicó el vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González.

El 'número dos' de la presidenta Esperanza Aguirre también ha explicado que la Comunidad no incluye en el Plan Prisma (destinado a financiar inversiones y gastos corrientes de los municipios de la región) al Ayuntamiento de Madrid por tener este "recursos propios". Por último, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, ha pedido al alcalde de la capital que deje de ser un "manirroto" y que no vaya de "víctima". "Debe acabar con los 1.500 altos cargos, con los alquileres millonarios o con el pozo sin fondo en el que se ha convertido el Palacio de Cibeles", ha sostenido el socialista a través de un comunicado.

El secretario general de UGT, José Ricardo Martínez, quiso trasladar a los medios su "preocupación infinita" por la reunión mantenida entre Gallardón y Zapatero: "Nos preocupa que va a pasar con los trabajadores y las trabajadoras públicas, que están pagando las políticas absolutamente erróneas puestas en marcha por el Ayuntamiento". "No me meto a si tendría que hacerse una excepción para refinanciar la deuda en Madrid, pero exijo una solución", añadió.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios