www.madridiario.es
Madrid subrogará la deuda de la M-30 y ahorrará 100 millones al año

Madrid subrogará la deuda de la M-30 y ahorrará 100 millones al año

Por Enrique Villalba
miércoles 17 de noviembre de 2010, 00:00h
El tira y afloja entre Gobierno y Ayuntamiento de Madrid continúa. A pesar de la petición formal del Consistorio, con amenaza de medidas judiciales incluida, Zapatero le comunicó a Ruiz-Gallardón en La Moncloa que no podrá refinanciar los 257 millones de deuda financiera que tiene el Ayuntamiento y que vence a 31 de diciembre. El regidor explicó que el Gobierno sí que le ha permitido subrogar la deuda de la M-30 que se mantendrá en sus niveles actuales aunque determinadas excenciones permitirán ahorrar 100 millones de euros anuales.
Aunque se especulaba con que en la reunión de este miércoles por la tarde  Zapatero cambiara de opinión con respecto a la refinanciación de deuda madrileña, el presidente no desdijo a su vicepresidente segundo ni a su secretario de Estado de Hacienda.

Un 'no' rotundo es lo único que ha obtenido Alberto Ruiz-Gallardón. No han servido las instancias al Gobierno para que no derogue los créditos ICO para ayuntamientos morosos, como tampoco le ha servido al alcalde acusar de mentiroso a Zapatero, discutir con éste en plena calle, mandarle una petición formal o amenazar con llevarle a los tribunales. Madrid tendrá que hacer frente a la deuda que, según el Gobierno, ha generado por sí misma. Son 257 millones de euros de gasto corriente. Es decir, el que se utiliza para pagar a los proveedores.  Como la deuda queda pendiente, el Ayuntamiento va a tener que ampliar los plazos de pago, con el consiguiente perjuicio para estas empresas.

Ruiz-Gallardón argumenta que todos los municipios de España, a través de la Federación de Municipios y Provincias, han instado al Gobierno a contemplar la refinanciación del 80 por ciento de los vencimientos de deuda de los municipios, tal y como pueden hacer el propio Gobierno y las comunidades autónomas. Máxime cuando el peso de la deuda de las administraciones públicas municipales representa el 6,3 por ciento, frente al 16 de las comunidades autónomas y el 77,7 por ciento del Estado. Más allá de este organismo representativo, el primer edil de la capital se ha autoerigido en portavoz de todos los pueblos del país para pedir el cambio de lo que considera "una discriminación legal y carente de sentido en términos de solvencia económica".

Acuerdos internacionales

Pero Zapatero no ha cedido en virtud de los "acuerdos internacionales" alcnzados, según Ruiz-Gallardón, que no entiende por qué se excluye a los ayuntamientos. Lo que no cuenta el alcalde es que el Gobierno tiene en cuenta la elevada deuda a largo plazo de la ciudad (representa un cuarto de la acumulada por todos los municipios, aunque según el alcalde esa deuda no suponga un problema) y el plan de saneamiento financiero al que le tiene sometido el Gobierno. Además, como explicaba el Ministerio a Madridiario, la petición suponía transformar deuda a corto plazo en deuda a largo plazo, y, por tanto, incumplir la Ley Reguladora de Haciendas Locales.

El alcalde, aunque se muestra decepcionado, asegura que va a seguir argumentando y negociando hasta que se apruebe la Ley General de Presupuestos del Estado. Será entonces cuando se sabrá si el Gobierno no atiende las demandas de los municipios. De ser así, la deuda financiera se transformará en deuda comercial y se agravarán  los retrasos en los pagos a las empresas aunque aún no se sabe cuántos meses pues el Ayuntamiento aún no lo ha calculado. La respuesta deel Ayuntamiento sería llevar al Estado a los tribunales. Por supuesto, la decisión de Zapatero anunciada este miércoles condiciona los Presupuestos municipales, que tendrán que cuantificar esta deuda. A consultas de este digital, el alcalde explicó que no va a haber recorte en servicios sociales, aunque evitó puntualizar si se van a recortar otros servicios, dentro del replanteamiento de las finanzas que tendrá que acometer.

Subrogación de la M-30
Lo que sí ha conseguido el regidor del presidente es la subrogación de la deuda de la M-30. Hasta ahora, al Ayuntamiento el coste de la obra de transformación de la circunvalación se veía incrementado debido a que los pagos les realizaba la empresa mixta Calle 30. Tras la autorización del Gobierno, los pagos los hará directamente el municipio. Ruiz-Gallardón asegura que la operación no recorta el nivel de deuda, aunque la hace más asumible. Y es que si al absorber el Consistorio esa deuda (2.298,12 millones) se ahorrará los avales bancarios, el canon que cobraba la empresa explotadora y mejorará la fiscalidad de impuestos como el IVA. El resultado será un ahorro de unos 100 millones de euros anuales, a los que se sumará una amortización de 43,6 millones sólo en 2011.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios