www.madridiario.es
Cometas en el cielo

Cometas en el cielo

jueves 17 de junio de 2010, 00:00h
Con la llegada del buen tiempo, es posible ver cometas surcando el cielo de las ciudades. En Madrid hay pocos espacios habilitados para volar este pájaro de papel, aunque con paciencia y evitando obstáculos propios de una ciudad, es posible lograr el objetivo. Para conseguirlo se deben tener en cuenta algunas recomendaciones y elegir la cometa adecuada al perfil del usuario.
Es un espectáculo verlas volar; una estampa poco habitual, pero cuando acontece deja embelesados a todos los que tienen la oportunidad de disfrutar de las cometas.

Se sabe muy poco sobre su origen. Algunas leyendas posicionan a China como el primer país que las vió volar; otras investigaciones dicen que fue el gran explorador Marco Polo quien introdujo la cometa en Europa hace siglos. Sea un origen u otro, lo cierto es que la cometa tiene más de 2.000 años de antigüedad. Su uso fue cambiando con el tiempo, y de forma muy diferente: se utilizó como arma espiatoria, como elemento descubridor de la electricidad en las nubes durante una tormenta, también como conejillo de indias en experimentos científicos, para pescar haciendo que el anzuelo se mueva, e incluso hasta los barcos han llegado a hacer uso de las cometas para dar la señal de auxilio en el caso de extraviarse.

Hoy en día, "las cometas han pasado a convertirse en un objeto de entretenimiento, diversión y -en algunos casos- de coleccionismo y verdadera afición", cuenta Maribel Almazán, propietaria de la tienda de las cometas, uno de los pocos sitios especializados en España con sede en Madrid.
Una familia de auténticos cometeros regenta este local desde hace una década. Su afición por los objetos voladores la llevan en la sangre. Emplean su tiempo libre en volar todo tipo de cometas. "Hay una muy especial, el arco. Está compuesta por una sucesión de rombos. Esta cometa nos acompaña en todos los viajes. Ha volado en los cielos de Pisa, Lisboa, Beirut y China".

Cometas para todos

Como describe Maribel, existen todo tipo de cometas, "desde las más sencillas -las estáticas- de un sólo hilo y que se quedan quietas en el cielo a mucha altura; las acrobáticas, más profesionales, que se dirigen con dos o cuatro hilos y con las que se realizan piruetas;  y las de potencia, cuya forma es la de un parapente que se usa para arrastrarse o pegar saltos". Una vez elegido el tipo de cometa apropiado, parece sencillo hacerlas volar; pero como todo, es cuestión de práctica y de "no olvidar colocarse de espaldas al viento, la cometa delante, tensar el hilo y sin casi pensarlo, la cometa subirá hasta alcanzar cientos de metros".

Lo más sencillo es adquirir una cometa ya montada, pero también existe la posibilidad de crear uno mismo su pájaro de papel. "Sólo hace falta elegir la tela, de nailon o poliester dependiendo de lo ligera que vaya a ser la cometa, añadir las bridas -donde irán enganchados los hilos de vuelo- los refuerzos y las varillas". Si este objeto tan preciado sufre algún desperfecto, un taller de reparación pone a punto la cometa para sus próximas trayetorias aéreas. Y después... volar y volar.



 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.