www.madridiario.es
Análisis: El impacto del tijeretazo municipal

Análisis: El impacto del tijeretazo municipal

miércoles 09 de junio de 2010, 00:00h
La huelga de recogida de basuras es el primer efecto colateral del recorte anunciado por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en el debate del Estado de la Ciudad. Madridiario analiza las posibles consecuencias del tijeretazo.
El Ayuntamiento de Madrid ha aprovechado el decreto de recorte anunciado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para reducir una estructura municipal que, quizás, estaba desproporcionada. De un plumazo, Ruiz-Gallardón se ha quitado de encima 1.041 millones de euros de gasto para financiar deuda (tal y como establece el Real Decreto nacional), alrededor de un quinto del total inversor del municipio.

Estas medidas son: la paralización del Centro Internacional de Convenciones tras finalizar su cimentación y del estadio Vallehermoso (en el que se terminará el polideportivo); no iniciar obra nueva; la amortización de 755 plazas de trabajadores públicos y una estructura de trabajo más efectiva y barata; la fijación del cierre de las oficinas administrativas a las 17 horas, salvo los centros de atención al público; el recorte de un 15 por ciento de los sueldos de los altos cargos, del 5 por ciento en el salario base de los funcionarios y de hasta el 10 por ciento en sus complementos; la congelación salarial y de las negociaciones de convenios; cambio de coches oficiales por otros de gama más baja; la reducción de un 10 por ciento de los contratos de alquiler de edificios y de un 15 por ciento de los contratos de prestación de servicios, excepto los vinculados con los mayores; la reducción de las publicaciones y la publicidad un 30 por ciento; el cierre de esMadrid, oficina Madrid Global, Fundación Movilidad, Madrid Ciudad Global 2010, Fundación para el Desarrollo de la Sociedad de la Información de Madrid y la Fundación Mercamadrid; reducción de las subvenciones en 2011; y la suspensión de la Cooperación al Desarrollo.

Deberes hechos
Así, el primer edil explicó en el Pleno del debate del Estado de la Ciudad todos los deberes que se han hecho desde que empezó la crisis. La senda que se había seguido hasta entonces contra la crisis era casi ejemplar: una estrategia de vuelta a la estabilidad y planes de ahorro -2005-, un plan de apoyo a la industria -2007-, fue la primera administración española que firmó un acuerdo por el empleo con los agentes sociales -2008-, creó una oficina de arraigo empresarial y concluyó la red de viveros de empresa -2009- y elaboró un primer plan de reducción del gasto.

Todo ello a pesar del ahogamiento que supone la paralización de la reforma de la financiación municipal por parte del Gobierno (1.180 millones de competencias impropias que asume el municipio y otros 300 de recorte de las transferencias a percibir) y del problema económico que es la deuda de la M-30. Las únicas tachas al proceso fueron la recuperación de la tasa de basuras y el crecimiento del IBI, que este 2010 crecerá otro buen tramo por culpa de la revisión catastral.

Sin embargo, esos polvos han comenzado mostrar sus lodos. Hay contratos que se recortan como el de recogida de basuras los domingos. Sin embargo, esta medida no es realmente efectiva como ahorro municipal ya que la recogida de los desperdicios se cuantifica por toneladas y no por horas, según el convenio entre empresa y Ayuntamiento. Otros contratos como los de atención a mujeres víctimas de violencia de género, personas sin hogar o menores en riesgo sufren el mismo tijeretazo, tal y como denunció el PSOE. Sin embargo, el delegado de Hacienda, Juan Bravo, aseguró en el último Pleno que, dentro de la necesidad, prefieren reducir el servicio un poco (a nivel de horas de atención al público, por ejemplo) que eliminarlo, como ha hecho el Gobierno central con el cheque-bebé. Nadie sabe qué va a pasar con contratas como Calle 30 (cuyo canon se lleva el 60 por ciento del presupuesto anual del Área de Obras y Espacios Públicos, para una empresa mixta en la que participan la administración y varias constructoras) y los contratos en proceso de adjudicación y tramitación van a nacer con el recorte incorporado, lo que disminuirá su eficacia (como en el caso del servicio Madrid Avisa).

Empleos directos e indirectos
Madridiario preguntó en rueda de prensa sobre los recortes en materia de empleo al Ayuntamiento de Madrid en rueda de prensa. El vicealcalde, Manuel Cobo, no pudo cuantificar cuál es el impacto en el empleo directo (trabajadores municipales) e indirecto (trabajadores de empresas que trabajan para el Consistorio) del recorte. Los sindicatos anunciaban a finales del mes de mayo que la medida supondría entre 1.000 y 4.000 empleos directos. Los trabajadores de las empresas adjudicatarias se ponen la venda para intentar evitar la herida, que se prevé bastante grande (por poner un ejemplo, desaparecen varias productoras de televisión que trabajaban en exclusiva para esMadrid). Comienza con la huelga indefinida de recogida de basuras, a la que se van a ir sumando otros sectores que cuentan con contratas municipales. La segunda edición vendrá a partir de septiembre u octubre, cuando las adjudicaciones anuales (como, por ejemplo, las del Servicio de Estacionamiento Regulado, en el que los sindicatos aseguran que no han recibido aún notificación del impacto del recorte) negocien con el Consistorio los recortes.

Además, el Ayuntamiento va a tener que cargar con obras en marcha que suponen una rémora por su coste en plena crisis. Si se paralizasen el Palacio de Cibeles o el Centro Acuático, a estas alturas, habría que pagar fuertes indemnizaciones. Y al seguir adelante garantizan un gasto de decenas de millones. Tampoco pudo cuantificar Cobo a este digital cuál va a ser el impacto del recorte en el turismo de la ciudad, uno de sus principales motores económicos. La paralización del Centro de Convenciones, la televisión municipal, la oficina de estrategia de posicionamiento internacional y el recorte de publicidad pueden afectar a medio plazo los excelentes datos de visitantes que ha registrado últimamente la capital.

La eliminación de obra nueva y la muerte del Plan E van a impedir terminar proyectos prometidos para el programa electoral de Ruiz-Gallardón. Por último, la suspensión de los programas de Cooperación al Desarrollo supone perder casi tres cuartas partes del Plan destinado a tal efecto (que se dota a base de subvenciones), que contó en 2009 con 22 millones de euros, así como buena parte de los 15 millones presupuestados para 2010. Después de las valoraciones de los comisionados europeos sobre el decretazo de Zapatero, que lo describían como un buen primer paso aunque serán necesarios muchos más, la incógnita municipal es conocer si el Consistorio tiene capacidad para realizar nuevos recortes y qué partidas sufrirán este sacrificio. Bravo explicó a los medios de comunicación en el último Pleno que el recorte se ha basado en las necesidades actuales y no como previsión para un futuro recorte.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.