www.madridiario.es
Madrid tendrá el clima de Sevilla a final de siglo

Madrid tendrá el clima de Sevilla a final de siglo

Por Carmen M. Gutiérrez
martes 27 de julio de 2010, 00:00h
¿Se imaginan un Madrid con temperaturas máximas seis grados superiores a las actuales y con una quinta parte menos de las precipitaciones? No es ficción, es el escenario en el podrían tener que vivir los futuros madrileños a finales de siglo, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).
No habrá quien respire. En Madrid el clima acabará pareciéndose al de Sevilla y esta ciudad tendrá temperaturas como las de Tucson, ciudad situada en el desierto de Sonora (Arizona, Estados Unidos). Estos son los ejemplos que ha utilizado el director de la Agencia Estatal de Meteorología, Ricardo García Herrera, para ilustrar las proyecciones regionales del clima, que ha presentado este martes junto a la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera.

Las proyecciones son unas nuevas previsiones que los servicios de meteorología de diversos países han comenzado a hacer tan solo hace unos años para prever cómo podría evolucionar el clima por el efecto del cambio climático. Para estos cálculos se ha usado un escenario intermedio, en el que tiene en cuenta la expansión de las energías renovables pero no incorpora todo el esfuerzo que pueden llegar a hacer los países para reducir sus emisiones de efecto invernadero. Los modelos, por su parte, han sido utilizados anteriormente por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC).

Los resultados obtenidos con estas herramientas apuntan que en el año 2100 a Comunidad de Madrid podría tener unas máximas de temperatura de seis o, incluso, siete grados centígrados más que en el último tercio del siglo XX, y unas precipitaciones un 20 por ciento menores, según ha señalado el presidente de la Aemet. Las mínimas aumentarían algo menos, entre 2 y 5 grados, según se puede ver en los mapas disponibles en la página web de la Aemet.

Pocas diferencias entre comunidades
Las diferencias entre comunidades autónomas no son muy destacables con excepción de la Islas Baleares por estar rodeada de mar, según García Herrera. Para España, las previsiones recogen que las máximas aumentarían entre tres y seis grados; y las mínimas, entre dos y cinco. Las precipitaciones podrían ser entre un 15 y un 30 por ciento inferiores, aunque este descenso solo se empezaría a notar a partir de mediados de siglo. Hay que tener en cuenta que España es más sensible al cambio climático que otras partes del mundo, al ser el Mediterráneo un mar casi cerrado.

Con este panorama más caluroso (que globalmente ya se ha empezado a notar) y seco es evidente que el impacto medioambiental sería muy importante: muchos humedales desaparecerían, algunos cultivos no resistirían las nuevas condiciones, las estaciones de esquí lo tendrían difícil, etcétera. Pero, como ha insistido la secretaria de Estado de Cambio Climático, "no hay que buscar la mayor catástrofe, sino tratar de que no se llegue a producir", pues el futuro "depende de lo que hagamos hoy".

Más informacion: consulte aquí las proyecciones por regiones
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios