www.madridiario.es

Releva a Blesa por unanimidad y afronta un futuro lleno de retos

Rato se hace con el timón de Caja Madrid

Rato se hace con el timón de Caja Madrid

jueves 28 de enero de 2010, 00:00h
Está hecho. Rodrigo Rato ya capitanea Caja Madrid y empuña el timón hacia su próximo reto: conseguir llevar a buen puerto la nave que es la cuarta entidad financiera del país en el mar de la crisis y el mapa de las fusiones.
El ex ministro con José María Aznar durante dos legislaturas y ex presidente del Fondo Monetario Internacional fue nombrado presidente este jueves con el respaldo unánime del Consejo de Administración, tras una asamblea general cerrada a cal y canto pero en la que pocas cosas quedaron como secretas. Esta imagen de Rato mirando su reloj en presencia de Javier López y Jaime Cedrún (CCOO) antes de que comenzase la larga asamblea de su elección es de las pocas que lograron salir del interior del Palacio de Congresos de Ifema.

A las 20.42 horas, los portavoces oficiales de la entidad comunicaban por correo electrónico a los medios la esperada noticia. El consejo de administración nombraba vicepresidentes a José Manuel Fernández Norniella (PP), José Antonio Moral Santín (IU) y Virgilio Zapatero Gómez (PSOE). Las primeras declaraciones 'oficiales' de Rodrigo Rato como presidente eran para recordar que el futuro trae "nuevas incertidumbres", que Caja Madrid está "preparada" para hacerles frente siempre que se mantengan "los altos niveles de calidad de servicio y proximidad al cliente". "Mi objetivo es dirigir toda nuestra atención y esfuerzo en el cumplimiento de nuestras funciones esenciales: el mejor servicio financiero y la mayor ayuda social", concluyó.

Según las filtraciones, su antecesor, un Miguel Blesa que aún se negaba a despegarse del sillón presidencial, aseguraba marcharse "satisfecho" a pesar de que la guerra -fundamental pero no únicamente dentro del Partido Popular y con graves consecuencias- para sustituirle y su empeño en quedarse provocaron en los últimos dos años "más ruido que el deseable". La misión que dejaba era clara: meter "el bísturí" para salir lo mejor posible de las fusiones de cajas.

Enrique Cerezo, Ignacio González y Francisco Granados, asistentes a la asamblea general.No hay cheque en blanco
Como estaba pactado, el PSOE, CCOO, UGT, los impositores, los trabajadores y las entidades representativas dieron su apoyo a Rato, pero esto no significa ni mucho menos un cheque en blanco: Virgilio Zapatero como vicepresidente por el PSOE, José Ricardo Martínez por UGT y CCOO con varios miembros controlarán su labor desde el mismo Consejo de Administración. Y esta no es fácil.

Miguel Blesa, habiendo multiplicado en 12 años el potencial de la caja y elevándola hasta alcanzar el cuarto puesto entre las entidades financieras del país, deja varios 'agujeros' que tapar: la morosidad de los clientes de la entidad, aún hoy elevada; la pérdida de valor de inversiones como Iberia o NH; la situación catastrófica de SOS, en cuya compra gastó 150 millones de euros; la deuda de la quebrada constructora Martinsa y, especialmente, el iceberg de la fusión con otras entidades. El Banco de España tiene Caja Madrid en el punto de mira por su solidez y espera de ella que se erija en salvadora de otras cajas en problemas.

Pedro Castro, alcalde de Getafe, también estuvo presente en Ifema. Eso sin olvidar que Comunidad de Madrid, el ayuntamiento de la capital y los municipios de todo color político esperan que la caja les abra el grifo para paliar sus abultadas deudas. Este ha sido sin ir mas lejos uno de los motivos de peso para alcanzar el deseado acuerdo por unanimidad entre las fuerzas madrileñas de la caja.

En este contexto de reordenación, de fluir del crédito hacia pymes y familias como exigen los sindicatos y de tomar el pulso al estado de la caja, Rato va a contar con un 'año de gracia' por parte de los representantes de la izquierda madrileña a la hora de tomar decisiones. El tiempo comienza a correr ya.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios