www.madridiario.es

Defensa y la Comunidad rubrican el acuerdo que se inicia el 1 de enero

Carabanchel y Latina podrán usar el Gómez Ulla pero sólo con la mitad de sus camas

Carabanchel y Latina podrán usar el Gómez Ulla pero sólo con la mitad de sus camas

martes 21 de diciembre de 2010, 00:00h
El 'Hospital civil Gómez Ulla' ya es una realidad. A partir del 1 de enero, y gracias al convenio firmado este martes entre el Ministerio de Defensa y la Comunidad de Madrid los residentes en los distritos de Carabanchel y Latina, como el resto de los madrileños gracias a la ley de libre elección, podrán ser atendidos en la "joya sanitaria" las Fuerzas Armadas, el Hospital General de la Defensa.
La ministra Carme Chacón y la presidenta Esperanza Aguirre rubricaron este martes el acuerdo alcanzado entre las dos administraciones. Este supone que, a partir del 1 de enero y con una contraprestación de 258,8 millones de euros, los madrileños podrán usar sus instalaciones durante los próximos diez años. Esto permitirá que el centro, con unas instalaciones de alta capacidad actualmente infrautilizadas por Defensa, ofrezca toda su completa cartera de servicios a la sociedad civil. Ahora bien, eso no significará que vaya a funcionar a pleno rendimiento.

En puridad, actuará como hospital de referencia de las áreas básicas de salud de Puerta Bonita y Vistalegre en el caso de Carabanchel y de Los Yébenes y Los Cármenes en el caso de Latina. Por tanto, no todos los residentes en ambos distritos lo tendrán asignado por defecto, aunque, como el resto de los madrileños, podrán solicitar ser atendidos en él en virtud de la ley de libre elección recientemente aprobada por el Ejecutivo de Esperanza Aguirre. En él se tratarán las especialidades de Cardiología, Digestivo, Medicina Interna, Neurología, Nefrología, Neumología, Neurología, Oncología Médica, Radioterapia y Psiquiatría, con atención a la cirugía vascular, cardiaca, general maxilofacial, plástica y reparadora, torácica, neurocirugía, Oftalmología, Otorrinolaringología, Traumatología, Ortopedia y Urología, además de todos los servicios centrales asociados, las urgencias, pediatría, neonatología y obstetricia.

La reivindicación de los vecinos
El Gómez Ulla dispondrá de 2.227 profesionales (367 médicos, 621 titulados medios, 124 técnicos especialistas, 433 auxiliares de enfermería, 182 celadores y 500 personas pertenecientes al personal no sanitario), 16 quirófanos y 500 camas, aunque este número es menos de la mitad de las que tiene el hospital. Según la explicación que dio el general Juan Manuel Montero Vázquez, Inspector de Sanidad de la Defensa, durante el acto de firma del convenio, el Gómez Ulla tiene capacidad para albergar hasta 1.200 camas. De ellas, realmente hay 1.000 instaladas, pero la capacidad operativa actual (es decir, los recursos de personal y material que tiene el centro para atender a la población madrileña) se reduce a la mitad, a las mencionadas 500 camas. En la mayoría de las habitaciones por tanto, como ocurre en los actuales ocho nuevos hospitales, las habitaciones tendrían una sola cama, confirmaron desde el centro.

Esta situación ya había sido prevista por las asociaciones de vecinos de Carabanchel y Latina y la Coordinadora de Asociaciones, que venía advirtiendo que, pese al uso civil del Gómez Ulla, seguiría haciendo falta un hospital o, al menos, un centro de especialidades en el distrito. Este martes, una decena de representantes de la Coordinadora exhibieron una pancarta a la llegada de los políticos reclamando que éste se construya en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel. Ambos distritos llevaban, con todo, 10 esperando este acuerdo, que se había materializado solo en parte en un convenio en 2007 por el cual 110.000 vecinos ya podían ser atendidos en sus consultas.

¿Un quinto nuevo hospital?
El acuerdo de puesta a disposición del Gómez Ulla convenía tanto al Ministerio como a la Comunidad. Chacón de hecho, recalcó durante su intervención que Defensa lleva años queriendo poner el Gómez Ulla -un hospital puntero en el tratamiento y la investigación- al servicio público para aprovechar toda su infraestructura y a sus profesionales, que hasta ahora funcionaban muy por debajo de su capacidad. Aguirre, por su parte, destacó que con su uso civil cumple el compromiso de construir cuatro nuevos hospitales (Móstoles, Torrejón, Collado Villalba y la apertura del Central de la Defensa). Pese a todo, y como les informó Madridiario, la construcción en un futuro de ese centro ubicado en lo que antes era el penar de Carabanchel no está descartado, aunque la Comunidad se decantó primero por olvidar el proyecto y ahora lo mantiene en compás de espera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios