www.madridiario.es

Gabino Diego, actor

'Me da mucha pena cómo está el cine ahora'

"Me da mucha pena cómo está el cine ahora"

Por Lucía de la Fuente
martes 17 de agosto de 2010, 00:00h
Gabino Diego (Madrid, 1966) se gana la vida desde hace 27 años trabajando como actor. El 20 de agosto vuelve al Teatro Maravillas de Madrid con su obra más personal: 'Una noche con Gabino', donde se interpreta a sí mismo a través de numerosos personajes. Asegura, en una entrevista concedida a Madridiario, que en este tiempo la profesión ha cambiado mucho y que le da "pena" la situación actual del cine español.
¿Cómo es una noche con usted?
¿Una noche conmigo? Sería una noche divertida, muy musical, llena de experiencias, de recuerdos... No sé, un poco de todo.

El espectáculo 'Una noche con Gabino' lleva ya ocho años dando vueltas por España, cosechando éxitos de crítica y público. ¿Con qué se queda de esta experiencia? ¿Qué ha aprendido o qué le ha enseñado?
Ya me lo decía Antonia San Juan: "Vas a coger tantas tablas que cuando vayas a hacer una película te va a parecer pan comido". Y es verdad. Enfrentarte al público durante ocho años todos los días tú solo en el escenario te enseña muchísimo. Yo antes tenía miedo a hablar en público y ya se me ha quitado. El otro día, por ejemplo, di el pregón de las fiestas de Elche. He cogido muchas tablas y soltura.

También me he sentido muy afortunado por poder recorrer toda la geografía española actuando y que haya venido a verme tanta gente. Es algo que yo quería hacer desde pequeño porque empecé en el cine, pero para mí el teatro es la esencia de la profesión. Te permite tener contacto directo con el público y eso es algo mágico.

Últimamente es poco frecuente ver que una obra se mantiene tantos años en cartel, ¿está cansado?
No. No estoy cansado, estoy contento. También quiero hacer otras cosas, pero cuando terminé 39 escalones tenía  ganas de volver a este espectáculo que está muy 'rodao' y en su mejor momento. Siempre está vivo.

¿Qué es real y qué es ficción del Gabino de esta obra?
Tiene muchas cosas mías. La esencia y el alma son mías. Este espectáculo tiene algo muy de 'clown'. Eso es mío. Pero por otro lado, yo me cabreo y digo tacos. El personaje de Gabino, sin embargo, nunca dice tacos, acepta siempre las cosas, las desgracias le vienen, pero en su desgracia está su éxito... Es un personaje. Ahora me he dado cuenta de que es un personaje y no soy yo.

Ahora la obra vuelve a Madrid, la ciudad que le vio nacer. ¿Qué es lo que más le gusta de Madrid? ¿De qué barrio es?
Si, soy madrileño. Me gusta lo acogedora que es esta ciudad. Que todo el que venga a Madrid sea de Madrid. También me gusta su energía y su autenticidad. He vivido toda mi vida en Chamartín, pero también he residido en el centro (calle de Echegaray) y en la avenida de Valladolid. Ahora vuelvo otra vez a Chamartín.

¿Cómo es el público madrileño?

Muy bueno. De todas maneras, el público madrileño viene de todas partes.  Hay mucha población flotante. Lo que es difícil en Madrid es que la gente se entere de que estás aquí. Cuando vas a otros sitios, la estrella eres tú, pero aquí hay tanta oferta que lo difícil es que la gente se entere de que existes. Si uno ha nacido en Cuenca, poco menos que le hacen una calle. Aquí en Madrid somos simplemente uno más. Por lo demás, es un público muy acogedor y generoso.

Después de más de 25 años siendo actor supongo que habrá hecho casi de todo. ¿Con qué se queda?
Me quedo con el teatro, pero me quedo también con el cine. El cine para mí ha sido importantísimo. Lo que pasa es que me da pena cómo está el cine ahora. Me da mucha tristeza cómo ha cambiado todo. Todo se 'piratea', uno puede encontrarse una obra maestra en un 'top manta' tirado en la calle. Lo bueno del teatro es que todavía conserva algo de respeto y sigue siendo como ir a ver una ceremonia a un templo.

¿Qué personaje recuerda con más cariño?
Les tengo cariño a todos. Para mí todos han sido parte de un momento. Desde el hijo de José Sacristán de Viaje a ninguna parte, el turista americano que Amanece que no es poco, el rey de El rey pasmado, Juanito de Belle Époque, Gustavete en ¡Ay Carmela!... Me siento muy afortunado. Con el que más me identifico de todos es con el personaje de Gabino de esta función.

¿Prefiere los personajes cómicos a  los dramáticos?
Se me conoce por mi faceta cómica, pero de alguna manera todos los personajes que he hecho por debajo tienen un drama.

Me han contado que le interesa mucho la astrología. Dicen que los Virgo, como usted, tienen fama de ser muy perfeccionistas, trabajadores, discretos e hipocondríacos. ¿Se considera así?
Todo eso lo afirmo. Totalmente. Quizá hiponcondríaco no tanto, pero obsesivo sí lo soy, y bastante. Luego es verdad que soy perfeccionista pero tengo ascendente Cáncer, que me hace ser más lunático y más desordenado. Ahí tengo un caos enorme, porque quiero ser ordenado pero no lo soy.

¿De dónde viene el interés por los astros?
Me gusta la astrología y saber más de qué hacemos aquí, los planetas... Me paro mucho a pensar qué hacemos en este mundo. También me interesa mucho el yoga y ya llevo un año practicándolo.

¿Qué proyectos tiene para cuando terminen las funciones?
Estoy viendo alguna cosa de teatro y tengo también algún proyecto para televisión.

¿Se pueden contar?
No, ahora mismo prefiero no hacerlo, porque no hay nada seguro.

¿A Gabino Diego le ha afectado la crisis?

Sí, y bastante. Nos ha afectado a todos.Y también ha afectado mucho a gente querida que lo ha pasado mal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios