www.madridiario.es

Análisis de las cuentas públicas a un mes de su presentación

Los presupuestos de la Comunidad están al borde de la congelación técnica

Los presupuestos de la Comunidad están al borde de la congelación técnica

lunes 14 de septiembre de 2009, 00:00h
Los presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2010 están a un paso de ser congelados. La crisis, la caída de la recaudación de impuestos y la merma de las transferencias que hace a las Comunidades el Gobierno de España han estrangulado a la región de tal forma que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre ya sabe que el dinero disponible para el año que viene puede ser incluso menor en términos absolutos que el de 2009.
Así lo admite a Madridiario el consejero de Economía, Antonio Beteta, que asegura que, “como cualquier familia”, la Comunidad va a tener que dejar de gastar de un sitio para poder mantener los recursos en Sanidad, Educación, atención social, seguridad y transporte.

La situación está como sigue. A apenas un mes y medio de su presentación –suele realizarse la última semana de octubre-, la Consejería de Economía se devana los sesos para cuadrar las próximas cuentas públicas y absolutamente todo depende de los Presupuestos Generales del Estado que José Luís Rodríguez Zapatero presente en Congreso de los Diputados.

Madrid hoy se financia a través de sus propios recursos, los impuestos compartidos con el Estado (IVA, IRPF e impuestos del tabaco, el alcohol y los carburantes) y los propios, pero el descenso del consumo y de la actividad económica, además del hecho de que Madrid haya eliminado tributos como el de donaciones, el de patrimonio o haya rebajado el tramo autonómico del IRPF han provocado que los ingresos, como ocurrió en 2008, caigan hasta superar los 1.000 millones de euros. Antonio Beteta calcula en 3.370 millones la caída de las aportaciones estatales, pero aún no pone cifra a la parte propia. Por si fuera poco, Madrid todavía tiene que devolver al Ministerio de Economía y Hacienda una parte aún por determinar de los adelantos de tesorería recibidos en 2008 y debe contribuir a la ‘caja común’ de la nueva financiación autonómica con 3.700 millones más, según Beteta. ¿De dónde saldrá todo ese dinero?

Funcionarios, externalización y deuda
La Comunidad no puede prescindir por ley de ninguno de sus 64.053 funcionarios públicos.  De hecho, tampoco puede congelarles el sueldo (aunque sí dejar de contratar eventuales o prescindir de los que hay), dado que son los Presupuestos del Estado para 2010 los que dirán si éste sube, baja o se mantiene. Tampoco puede ahorrar en los costes de mantenimiento de los servicios públicos. Según fuentes de la Consejería de Economía, la externalización o privatización de servicios básicos (a excepción de situaciones muy concretas) no es una opción viable, ya que podría salir incluso más caro. En 2009, el presupuesto ya cayó en términos absolutos, la inversión se congeló y la deuda aumentó un 3%. Antonio Beteta asegura a este digital que aunque la situación este año es peor, subir los impuestos está “absolutamente descartado”, así como también el reducir lo que se denomina la inversión productiva: hospitales, colegios, residencias etc.

¿Qué solución hay entonces? Desde el gabinete del consejero se recalca que “si hay que construir una carretera menos, se hará”, al tiempo que se intentará reducir al mínimo cualquier gasto no prioritario. Aquí entra en juego la rumoreada remodelación del Gobierno de Esperanza Aguirre, que la presidenta ofrecería como una manera de reagrupar consejerías y reducir los costes. Pero aquí, como en todas las situaciones anteriores –dado que ya hay consejeros como Ignacio González o Ana Isabel Mariño con hasta tres carteras bajo su responsabilidad-, el ahorro es insuficiente.

Endeudarse para crecer
Así las cosas, el margen de maniobra de Madrid es muy escaso. Según las fuentes consultadas, el resultado es que o bien el nuevo sistema de financiación autonómica compensa la caída con su en teoría aumento de recursos –cosa sobre la que, asegura Beteta, es “totalmente agnóstico”-, o la Comunidad tendrá que congelar su presupuesto en los 18.813 millones de euros de que dispuso para 2009. La cosa podría ser incluso más delicada, dado la congelación técnica también está sobre la mesa en la que trabaja el consejero de Economía. Supondría que, en términos absolutos, Madrid tendría incluso menos de esos 18.800 millones, pero la caída del IPC (se calcula que la tasa interanual acabará en un -0’5% aproximadamente) compensaría la misma haciendo que los presupuestos no cayeran en términos relativos, sino que se mantuviesen. Otra salida es aumentar la deuda para crecer, y ahí la región si tiene espacio de movimiento ya que aún no ha alcanzado el límite permitido.

Beteta concluye que Esperanza Aguirre anunciará el debate del Estado de la región las premisas por las que se guiarán las cuentas públicas de 2009. Si ello incluye más bajadas de tributos, el encaje de bolillos está garantizado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.