www.madridiario.es

El trayecto del que fuera hombre de confianza hasta su destitución

Análisis: Cuando Alberto traicionó a Esperanza

Análisis: Cuando Alberto traicionó a Esperanza

viernes 09 de octubre de 2009, 00:00h
Corría el año 2005. En el ecuador de su primera legislatura como presidenta, Esperanza Aguirre ordenó a Alberto López-Viejo, quien entonces organizaba personalmente sus actos, que no volviese a contratar con una empresa de organización de eventos investigada por presuntas prácticas irregulares. El entonces viceconsejero de Presidencia le tranquilizó: no tenemos nada con ellos.
La legislatura concluyó y Aguirre, apoyada en las infraestructuras, las bajadas de impuestos y una tenaz denuncia del "maltrato" al que asegura somete el Gobierno central a la Comunidad, revalidó y amplió su mayoría absoluta. A pesar de la crisis y el paro, Madrid resistía y era el granero de votos preferido del PP nacional. Y entonces llegó la operación Gürtel.

López Viejo en uno de los actos organizados en los que participó Esperanza Aguirre. El 6 de febrero de 2009 el caso estalló con la detención de empresarios vinculados al Partido Popular y a partir de ahí comenzó la cascada. Progresivamente, los alcaldes de Boadilla, Majadahonda, Arganda y Pozuelo fueron imputados por supuestos casos de corrupción, blanqueo de capitalestráfico de influencias y mientras algo se removía en lo profundo de Génova. Los diputados Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch Tejedor fueron incluidos en la investigación que dirigía Baltasar Garzón. Finalmente, el caso llegó hasta Alberto López-Viejo, al que se hizo dimitir inmediatamente. Después de jurar y perjurar que no había nada que temer, resultó que el entonces consejero de Deportes había seguido contratando con empresas vinculadas a Francisco Correa, faltando expresamente a las órdenes de Aguirre y poniendo en peligro al Gobierno regional. Además de dimitir, fue suspendido cautelarmente de militancia hasta nueva orden.

Se actuó a sus espaldas
Tal como informó este digital, Esperanza Aguirre se tomó como una traición en toda regla la actuación de su hombre de confianza, no tanto por que hubiera ilegalidades en los contratos adjudicados a la trama (son totalmente ajustados a derecho y la firma de los interventores así lo garantizan, recalcan  fuentes del Ejecutivo) sino por haberla engañado. Hasta que se desvelaron los 17.000 folios del sumario la situación, las acusaciones y las filtraciones eran soportables, pero la lectura de sólo ese tercio de la investigación ha puesto de manifiesto que la actuación de López Viejo podría acarrear consecuencias todavía más graves. Por ello, este jueves, un día después de que Madridiario lo adelantara, se le exigió a él y a los otros dos diputados imputados que se desvinculasen completamente del PP.

Hasta ahora, Aguirre siempre ha garantizado públicamente -y lo sigue haciendo- la presunción de inocencia de los miembros de su partido, pero de puertas para adentro la confianza está totalmente quebrada. Este viernes, tras la reunión del Comité de Dirección del PP de Madrid, la presidenta lo relató de propia voz.

"¿Está dolida?", le interrogó un periodista. "Sí", confesó la presidenta con una larga pausa valorativa antes de proseguir. "Yo al señor López-Viejo le di en 2005 instrucciones clarísimas ante la aparición en alguna revista de unas denuncias relativas a una empresa concreta, creo recordar que era Easy Concept -una de las de la red de 'Don Vito'-. Le di la orden de no contratar ninguno de mis actos con esa empresa. Me dijo que no tenía que tener preocupación porque esa empresa no la contratábamos. Claro, no lo hacíamos, pero contratábamos a otras que eran de los mismos dueños. Yo por esa razón sí me siento dolida", relató haciendo especial énfasis en las cuatro últimas palabras. Desde la fecha de la petición hasta hoy, López-Viejo se habría enriquecido ilícitamente, según el juez Garzón, a base de sobornos y dádivas en al menos 563.000 euros.

Aguirre, este viernes en el Comité de Dirección del PP de Madrid.Suerte... o no
Esperanza Aguirre, sobre quien los que la rodean y la tratan destacan cómo siempre cae de pie -todo el PP e incluso el PSOE de Castilla la Mancha alaba su actuación de expulsar a los diputados imputados mientras se mira de reojo a Valencia-, ha tenido incluso algo de suerte en el caso Gürtel. Así han interpretado sus opositores y detractores -que aseguran que la trama se nutrió de todas las consejerías y que la corrupción es "generalizada"- que el líder de la trama fuese grabado diciendo que estaba dispuesto a poner "todos mis medios para machacar a Esperanza Aguirre". Sus próximos, en cambio, descartan la influencia de la baraka y opinan que si la presidenta logra salir indemne -se cree firmemente que no habrá repercusiones en las urnas, como incluso sectores del socialismo madrileño admiten- serás porque ha actuado "contundentemente" contra la corrupción desde el minuto uno.

El PP está convencido de que la investigación de la trama Gürtel no va a encontrar ni rastro de facturas infladas o de una financiación irregular del partido. Y lo creen tanto como están "convencidos" Alberto López-Viejo, Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch Tejedor de su inocencia, motivo por el que no han dejado su acta de diputado. Si se demuestra que no tienen nada que ver, aseguró este viernes Aguirre, ellos y el resto de miembros del PP regional imputados tienen las puertas "completamente" abiertas para regresar a la formación. Todo ello, después de una investigación judicial que, como no dejan de repetir PSOE e IU, partió de la propia denuncia de militantes populares en Majadahonda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.