www.madridiario.es
Talamanca, un pueblo de cine

Talamanca, un pueblo de cine

Por Mª Carmen Cruz Martín
miércoles 04 de noviembre de 2009, 00:00h
Si de algo puede presumir Talamanca de Jarama es precisamente de ser un 'pueblo de cine'. Y es que a menudo sus calles y algunos de sus edificios históricos han sido y siguen siendo usados como platós en rodajes de la pequeña y gran pantalla.
La relación de este municipio, ubicado al norte de la región, a 45 kilómetros del centro de Madrid, con el mundo cinematográfico viene de antiguo. Ver alguna cámara o algunos de los actores de moda del momento ya no llama la atención de los más de 2.700 vecinos que tiene Talamanca de Jarama.

Y es que su aventura cinematográfica se remonta a los años cincuenta cuando se rodó la primera película en el municipio. En 1958, Paco Rabal se dejaba caer por Talamanca para intervenir en "Los clarines del miedo" (1958) de Antonio Román. Aquel largometraje supuso el pistoletazo de salida para que la industria cinematográfica pusiera sus ojos en esta localidad con diferentes lugares con encanto.

Por Talamanca han pasado actores de renombre como Marlon Brandon, Viggo Mortensen, Arnold Swartzenneger, Sara Montiel, Fernando Fernán Gómez, entre otros muchos.

"La Cartuja, el puente romano, la zona del río, el cementerio o la iglesia de San Juan Bautista han sido los lugares más usados como decorados en películas, series e incluso anuncios", señala la agente de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Talamanca de Jarama, Begoña Pérez.

Si una localización se lleva la palma en cuanto a apariciones en la pequeña y gran pantalla es precisamente La Cartuja, un edificio del siglo XVII que actualmente está en venta. La bodega, la capilla, el granero, el desván, la cocina o su claustro son algunas de las estancias favoritas de las cámaras.

"Aquí se han rodado más de cien películas. Un día vinieron los del cine, les gustó el sitio, y desde entonces, a menudo me han alquilado el edificio que pertenece a mi familia desde la Desamortización de Mendizábal", explica José Carlos Rodríguez, propietario de La Cartuja.

Actualmente se están grabando en ella algunas escenas de la serie de TVE 'Águila Roja'. Pero también sus muros han visto rodar 'Amar en tiempos revueltos', 'La Conjura de El Escorial', 'Alatriste' o la segunda parte de 'Mortadelo y Filemón', entre otras.

Facilidad para los rodajes
No es raro que Talamanca sea tan habitual en el cine. Y es que "el Ayuntamiento facilita bastante el tema de los rodajes", asegura Pérez. En este mismo sentido, el responsable de Comunicaciones y Relaciones Institucionales Madrid Film Commission, Samuel Castro, certifica que "hay municipios que no ponen trabas y tienen tasas muy bajas porque ven que es provechoso que se ruede en sus calles".

Es beneficioso para el municipio en el sentido de que se da a conocer y puede llegar a atraer a turistas y también porque el personal de los rodajes va a consumir y en algunos casos incluso vivir en la localidad, con el consiguiente reporte económico. Además, también es posible que las productoras empleen a vecinos en los rodajes.

"En los años 80 y también antes de esa fecha, se solicitaba mucho la participación de los vecinos que actuaban como figurantes en las películas. Podían ganar un dinerillo extra que suponía triplicar el jornal en el campo. Pero luego llegó una etapa en la que era preciso regularizar al personal y descendió la cantidad de gente que decidía colaborar", asegura la agente de Desarrollo Local.

Festival de cine
Para Talamanca los beneficios de que el municipio sea un plató habitual son más culturales que económicos. "Ayudamos y fomentamos el cine español. Además, hay una apuesta importante del equipo de Gobierno, del alcalde y de la concejala de Cultura, por poner en valor toda la relación del municipio con el cine y los rodajes", advierte Pérez.

Por eso, en Talamanca de Jarama quieren crear en un futuro un museo dedicado al cine. Además, desde hace tres años organiza el Festival Talamanca de Cine en el que se exhiben películas filmadas en la localidad y con el que se pretende, según la técnico de Cultura, "rendir homenaje a la gente del mundo cinematográfico que ha tenido relación con Talamanca".

Junto al festival, se hacen exposiciones, se dan charlas y se editan libros. De momento, ya se han editado tres: "Un plató de siglos", "Decorados, Gil Parrondo" y "Spanish Horror", lo que demuestra el interés de este municipio por seguir vinculado a la industria cinematográfica.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios