www.madridiario.es
El Salto de Bolarque, más de cien años abasteciendo de energía a Madrid

El Salto de Bolarque, más de cien años abasteciendo de energía a Madrid

domingo 15 de noviembre de 2009, 00:00h
La primera central hidroeléctrica que abasteció a Madrid se encuentra fuera de la Comunidad, en Almonacid de Zorita, en Guadalajara. Esta central lleva más de 100 años en funcionamiento. El Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, COIIM, recuerda esta instalación con una exposición en su sede.
La exposición 'Imágenes del Salto de Bolarque, 1907-1941', que se enmarca dentro de las actividades de la novena Semana de la Ciencia de
Madrid, muestra las fotografías que se tomaron de la primera central primitiva de Bolarque.

La construcción de la central hidráulica y de la presa comenzó en el año 1907. La exposición del COIIM muestra la evolución de la obra y, además, también se puede observar como creció el pueblo Almonacid de Zorita gracias al impulso económico de Bolarque ya que no sólo se doto de electricidad al pequeño pueblo, también se construyó una capilla, una escuela, un cuartel, talleres, oficinas, entre otros. Todo ello queda reflejado en la muestra.

Actualmente la central sigue en funcionamiento ya que en 1954 se inauguró Bolarque I y en 1973 Bolarque II. Las fechas de la exposición de 1907 a 1941 corresponden a la vida de la central primitiva que funcionaba con cuatro turbinas Francis.

Historia de Bolarque
Antes de la puesta en funcionamiento de la central de Bolarque, Madrid se abastecía de energía gracias a pequeñas fábricas de gas y carbón que se localizaban en la ciudad pero que sólo generaban energía suficiente para abastecer a los pequeños núcleos próximos a la fábrica. Años más tarde, en 1902, Madrid contaba con una presa que proporcionaba algo de energía hidráulica. Esta presa se situaba en Hoyo de Manzanares y era propiedad del Marqués de Santillana. Sin embargo, esta instalación no era suficiente para abastecer a toda la ciudad y sólo daba servicio al Palacio Real y al barrio de Chamberí.

La sociedad de Gasificación Industrial, propiedad del Marqués de Urquijo, generaba energía a través del gas pobre que venía de Puertollano, pero tenía poco rendimiento. Sin embargo, la central de Bolarque aprovecharía su red de distribución.

Por fin, en 1907 cuando comenzaron las obras del Salto de Bolarque. Esta central hidráulica estaba destinada a ser la primera en abastecer a toda la ciudad de Madrid. Dos años después se iniciaban las primeras pruebas de funcionamiento. Pero la central no fue inaugurada oficialmente hasta el 23 de junio de 1910, acto que contó con la presencia del Rey Alfonso XIII.

Actualmente la casa de maquinas alberga el museo de la central de Bolarque. El museo ofrece varios atractivos como la posibilidad de ver los utensilios que se utilizaron para construir la presa, lo que lo convierte en uno de los pocos museos de este tipo que existen en España.

La energía que se conseguía en este salto de agua llegaba a Madrid a través de una línea de 70 kilómetros de longitud y 50 kilovatios de tensión. La red aún se conserva de forma testimonial. En un principio, la presa debía tener una altura de 16 metros pero los vecinos solicitaron que fuera más alta para que también el regadío se beneficiara Por este motivo, se decidió finalmente que la presa llegara hasta los 21 metros.

La exposición se puede visitar hasta el 19 de noviembre en la sede del COIIM, calle de Hernán Cortés 13. De lunes a jueves de 9.00 a 19.00 horas y los viernes de 8.00 a 15.00 horas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios