www.madridiario.es
Pleno tedio (del Ayuntamiento de Madrid)

Pleno tedio (del Ayuntamiento de Madrid)

Los Plenos políticos suelen ser una montaña rusa de sensaciones para el público que se sienta en los bancos de invitados. Se pasa del aburrimiento absoluto al interés en apenas dos frases. El de este jueves en el Ayuntamiento de Madrid parecía apetecible sobre el papel, pero siguió un guión lineal y aburrido.

Un calor pegajoso fue el primero en llegar al Patio de Cristales de la Casa de la Villa este jueves. Bochorno climático como perfecto fondo ante el teatrillo que estaba por venir. 9.45 horas y el portavoz socialista David Lucas ya estaba haciendo sus primeras declaraciones de la mañana para abrir boca a los somnolientos periodistas. Sonó la campana colegial que llamaba a concejales, plumillas y público en general cada uno a su redil.

Alberto Ruiz-Gallardón tenía cara cansada del jet-lag provocado por su reciente viaje a México. Proponía, con el apoyo unánime de los tres grupos municipales, atribuir el nombre de una vía o espacio público al músico Antonio Vega, recientemente fallecido.

Y rápido se ponían en faena con los temas 'heavy' del día. La primera fue la aprobación de operaciones extraordinarias de endeudamiento a largo plazo y el Plan de Saneamiento económico-financiero para el periodo 2009-2015. De por sí, el tema era interesante. Sin embargo, sólo constataba lo que ya había presentado el delegado de Hacienda, Juan Bravo, hace apenas dos días. Es decir, el tema más suculento se quedó pronto en nada. El pescado estaba vendido 'a priori'.

Búnkeres
Salvo picos de interés, la audiencia pudo comprobar cómo a partir de ahí comenzó la cuesta abajo. La concejala socialista Carmen Sánchez Carazo entonaba con su estilo personal sus objeciones a la subida de precios del Servicio de Comidas a Domicilio para 2009, a pesar de que en realidad habían bajado los precios. Otro edil socialista, Daniel Viondi, era víctima del choteo de PP e IU al proponer la 'musealización' del búnker del general Miaja en el Parque del Capricho, que no su transformación en museo, como entendieron sus rivales.

Y llegó, probablemente, el tema más aburrido del día en teoría,  y el más interesante en la práctica. La propuesta de creación de una mesa de trabajo en la que se estudiase un Plan de Acción contra la crisis. Lucas expuso la idea atacando y se equivocó. Habló de falta de diálogo social con los sindicatos y de falta de planes de empleo. El delegado de Economía, Miguel Ángel Villanueva, lo pasó literalmente por encima, dialécticamente hablando, al explicar, informe público en mano, que el Consistorio lleva un año trabajando con las entidades sociales en dar soluciones locales a la crisis. Sindicatos y patronal elogiaban la disposición municipal en este sentido. La paliza levantó los aplausos en la bancada popular. Villanueva, gustándose, miraba al tendido. Lucas, al infinito. No era el día del PSOE.

Velocidad de trueno
Quedaban 16 puntos del día por delante y las agujas del reloj pasaban 'muuuuuuy' lentamente. Más de uno no sabía si cortarse las venas o dejárselas largas. Los astutos hacían su pausa y se iban a tomar un café de litro y medio. El alcalde, que para dar ejemplo no se levanta del sillón salvo causa de fuerza mayor, observaba el percal y mandaba mensajes por el móvil a velocidad de trueno entre contratos ecológicos, policías medioambientales y 'secobulevares'. Unos conserjes municipales le cantaron a Ruiz-Gallardón un villancico en defensa de los POSI mientras la concejala Noelia Martínez (PSOE) se indignaba con la política de contratación municipal

La Ordenanza de licencias urbanísticas se emplazó para explicarla en otro Pleno. Otro tema apetitoso a la basura. Y su continuación, la explicación del informe de la Secretaría Permanente de la Comisión Técnica de Seguimiento e Interpretación de dicha Ordenanza, se perdía en la farragosa explicación de la delegada de Urbanismo, Pilar Martínez, para responder al edil socialista de Urbanismo Pedro Sánchez, que criticaba la dispersión normativa que existe en este aspecto de la mecánica municipal.

CSI
La ironía de Ángel Pérez (portavoz de IU) no dejó pasar el discurso de la delegada. "Cuando se explican, las cosas quedan mucho más claras", comentaba. El edil identificaba este organismo de control con el CSI de la serie de televisión (por eso de investigar un supuesto crimen en el que, puntualizó, "hay técnicos que tienen el 'síndrome de Goya', que no firman las licencias porque se piensan que las convierten en una obra de arte) y criticaba que haya 11.236 licencias por tramitar.

El final tuvo cierta sorpresa cuando una intervención sobre la situación de la juventud en Madrid puso contra las cuerdas a la delegada de Asuntos Sociales, Concepción Dancausa. La socialista Almudena Fernández le daba un repaso a base de datos en los que, entre otras perlas, se conocía que el Gobierno municipal dedica un euro a cada joven al mes, que las viviendas para jóvenes no se están desarrollando correctamente y que los grupos de rock tienen que limpiar los baños de los locales públicos donde ensayan por imperativo municipal. La delegada contestó explicando que la culpa es de otras administraciones que tienen las competencias en este sentido. Esta pelea fue una chispa que llegó demasiado tarde para encender algún fuego entre la audiencia.Otro Pleno será.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.