www.madridiario.es
Crítica teatral. - Katiuska: modélico montaje

Crítica teatral. - Katiuska: modélico montaje

viernes 08 de mayo de 2009, 00:00h
Solamente hasta el domingo día 10 puede verse en el Español la zarzuela –opereta según el libreto- “Katiuska” del maestro Sorozábal. Es una pena que se hayan programado tan pocas representaciones. Pocas veces se ve actualmente un montaje tan modélico de una zarzuela. Una temporada más larga abarrotaría el coliseo de la plaza de Santa Ana. Y muchos jóvenes podrían entrar en contacto con la buena zarzuela.
“Katiuska” se estrenó en Barcelona en enero de 1931 y un año más tarde en el Rialto madrileño. Tras la primera representación el autor comenzó la revisión de su obra. Ese año se estrenaron varias zarzuelas nuevas en el teatro Calderón de Madrid: “Fiereza”, “La Castañuela”, “La moza vieja”... todas cayeron en el olvido rápidamente. Tres años más tarde se estrenó en el mismo teatro madrileño “La chulapona”, seguramente el último gran éxito del género lírico español que se sigue programando actualmente. Sorozábal y  Moreno Torroba fueron los dos grandes compositores de esa época que afrontaron el reto de la zarzuela y lo superaron con éxito.

Argumentos exóticos
Cuando la zarzuela se hizo grande los libretistas escribieron argumentos disparatados, localizados en escenarios exóticos, como “Katiuska”. Se llevaron a los protagonistas nada menos que a Ucrania. Pero hubo otros. “El asombro de Damasco” (1910), huelga decir dónde se sitúa. “La Generala” (1912) se fue a Moldavia, a la corte de Cirilo II. Y “Los sobrinos de Capitán Grant” (1877) viajaron por todo el mundo partiendo de una corrala de Lavapiés.

Melodías populares
Ya la primera romanza –“Calor de nido, paz del hogar”- engancha al auditorio. Los actores se mueven sobre un montón de escombros, los restos de una revolución, la bolchevique, que pudo costarles un disgusto a Gómez del Castillo y Martialonso, los libretistas. Todas las páginas musicales son deliciosas y demuestran la facilidad de don Pablo para componer páginas inolvidables, siempre por encima de los textos. No faltan las excentricidades argumentales -¡es una zarzuela!- como introducir a un viajante catalán de medias en plena Ucranica revolucionaria o sacar un cabaret parisino en el momento más dramático de la historia. ¡Qué bien resuelve Sagi esa cuña! Ingeniosa también la referencias a las botas de goma que tomaron el nombre de la protagonista.

Sagi, corcheas en la sangre
Dirige escénicamente esta producción Emilio Sagi. Tengo que preguntarle si nació en un foso de orquesta o en un camerino. De lo que no tengo duda es que lleva corcheas, negras y blancas en su sangre. Tiene detrás un siglo de grandes artistas líricos: Emilio Sagi-Barba, Luisa Vela, Luis Sagi-Vela... Seguramente aprendió solfeo antes que las letras. Y dirección teatral poco después. Es el gran maestro de las puestas en escena contemporáneas. “Katiuska” es un ejemplo. Pero, en los últimos años ha firmado otras producciones modélicas:  “La del manojo de rosas”, también de Sorozábal, o “La parranda”. Ahora nos deja un espectáculo con abundantes hallazgos plásticos, con deslumbrantes imágenes de las que se quedan en la retina. Un “pero”: falta iluminación frontal para que, en algunos momentos, podamos ver las caras de los artistas, casi siempre a contraluz. Y una incongruencia. Cuando aparece Katiuska, el príncipe canta que tiene mucho frío. ¡Cómo no va a tenerlo si la sacan con un vestido sin mangas en pleno invierno siberiano!

Y dos intérpretes

Del impecable reparto del Español quiero señalar a dos de sus artistas: Ángel Odena, arrollador vocalmente, y Trinidad Iglesias, continuadora de la serie de grandes “características” del teatro español. Ambos se llevaron las ovaciones más ruidosas la noche del estreno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.