www.madridiario.es
¿Dónde tiro la tapa del yogur?

¿Dónde tiro la tapa del yogur?

domingo 01 de marzo de 2009, 00:00h
Saber dónde deshacernos de un cuaderno o una percha de plástico de manera correcta puede ser un quebradero de cabeza. Madridiario intenta responder a estas dudas ahora que en la ciudad de Madrid entra en vigor la obligación de separar en origen los residuos.
Los madrileños reciclan más que la media nacional pero aún se puede hacer mucho hasta alcanzar a otras ciudades europeas ejemplares en la recuperación de residuos. Con esta idea, el Ayuntamiento acaba de aprobar la Ordenanza de Limpieza y Gestión de Resisudos que obligará a separar en origen en casa bajo multa de hasta 750 euros, que podría aplicarse a la comunidad de vecinos en su conjunto. Pero, ¿cómo se recicla en Madrid?

Podría parecer una pregunta superflua, pero lo cierto es que alrededor del 25 por ciento de los residuos despositados en el contenedor amarillo (envases de plástico, latas y bricks) son impropios, es decir, deberían haberse tirado en otro lugar. En el contenedor amarillo deben ir las latas de conserva; los bricks; las botellas, botes, bolsas, bandejas y otros envases y envoltorios siempre que sean de plástico, aluminio o corcho; los cubiertos, platos y vasos desechables o el plástico de burbujas. También las tapas de los yogures, una de las dudas más frecuentes.

El contenedor azul (papel y cartón) presenta menos impropios habitualmente que el amarillo, pero aún así representan un 20 por ciento. Estos cubos están indicado para el papel (folios, revistas, periódicos, envoltorios) y el cartón, que debe ir plegado para que ocupe menos espacio. Hay que recordar que en estos contenedores no se debe depositar el papel y el cartón sucios, como es el caso de servilletas y pañuelos. Lo que sí va en los cubos azules son los cuadernos y, para tranquilidad de muchos, no es necesario quitarles las anillas.

El contenedor que menos impropios recibe es el verde donde se deben depositar las botellas, tarros y frascos de vidrio sin sus tapas -que van en el amarillo-, pero no los cristales de ventanas o los platos y vasos rotos. Tampoco deben ir los botes de cristal de medicamentos, pues su tratamiento posterior es distinto. Existe un sistema de recogida en las farmacias y también en los puntos limpios de la ciudad destinado a los medicamentos.

Para alimentos, trapos, bombillas, platos, vasos, papel y cartón sucios, discos, casetes, goma, plásticos que no sean envases (perchas, zapatos, etc.), juguetes y un largo etcétera de objetos se usa el contenedor de resto, el de tapa naranja. Será el que examinen los inspectores de medio ambiente para comprobar si se recicla correctamente.

Pero después de reciclar todos estos objetos aún quedan otros que tienen un mejor destino que el cubo de resto, aunque la nueva ordenanza no obligue a su separación. Se trata de aquellos que se gestionan en los puntos limpios de la ciudad: pilas –también se pueden tirar en los contendores que hay en el mobiliario urbano como marquesinas-, baterías, electrodomésticos, fluorescentes, tóneres, envases peligrosos, radiografías, muebles, aceite usado, textil y calzado, escombros o pintura. Y, por último, se puede aprovechar el día mensual de recogida de muebles y trastos viejos que es diferente en cada barrio de la ciudad.

Para animarse a separar los residuos en origen, siempre puede pensar en los beneficios ambientales del reciclaje: se ahorran materias primas -se evitan talas de árboles y el consumo de petróleo-, se reducen las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y se facilita la generación de energía a partir de la basura. Además, antes de tirar un objeto uno se puede plantear reutilizarlo, por ejemplo, usando las bolsas de supermercado volver a hacer la compra o para tirar los desechos. Suerte.

Más información:
-Buscador de puntos limpios de la ciudad
-Buscador de Ecoembes para resolver las dudas sobre separación de residuos
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios