www.madridiario.es
Aprobada con polémica la 'Operación Campamento'

Aprobada con polémica la 'Operación Campamento'

Por Enrique Villalba
martes 31 de marzo de 2009, 00:00h
El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha ratificado este martes por unanimidad de los tres grupos municipales, aunque con polémica, la 'Operación Campamento', que prevé la construcción de 10.000 viviendas en los antiguos cuarteles militares y el soterramiento de 2,6 kilómetros de la A-5 a su paso por Batán.
PP, PSOE e IU en el Consistorio han dado luz verde definitiva al "Plan Parcial de Reforma Interior de las Instalaciones Militares de Campamento". Se basan en el convenio que suscribieron el Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento de Madrid para desarrollar este macroproyecto, que ha requerido 20 años de negociaciones y que todavía sigue provocando enfrentamientos.

En este caso, la pugna surge entre el Ayuntamiento de Madrid y el de Alcorcón por los accesos de la A-5, una carretera ya saturada de por sí. Según la delegada de Urbanismo de Madrid, Pilar Martínez, el Distrito Norte de Alcorcón supone una carga urbanística sobre la carretera y sus alrededores que afecta a la movilidad, el medio ambiente y el desarrollo urbanístico.

En esta zona se van a construir 28.000 viviendas que la edil teme que colapsen la A-5, a la espera de que se resuelva la ampliación de la M-45. Para Martínez, esta situación vulnera el principio de suficiencia de la ordenación urbana. Es decir, mientras Madrid va a construir con la 'Operación Campamento' intercambiadores, aparcamientos disuasorios y reserva espacios para Cercanías, en esta zona de Alcorcón no se ha hecho nada de nada.

Contencioso-administrativo
Por estas causas, el Ayuntamiento de Madrid ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra el de Alcorcón para que tome cartas en el asunto y exija a los propietarios del suelo de Distrito Norte que paguen una parte proporcional de las infraestructuras urbanísticas necesarias para habilitar accesos y evitar la afección a los vecinos y al tráfico. Es decir, hacer lo mismo que ha hecho el Ayuntamiento de Madrid con el Ministerio de Defensa, propietario del suelo de la 'Operación Campamento', con el que ha negociado, entre otras cosas, repartirse al 50 por ciento los pagos del proyecto (617 millones de euros en total).

El Ejecutivo madrileño presentó alegaciones al proyecto de Distrito Norte anteriormente, pero Alcorcón no respondió, considerándolas recomendaciones. También recordó Martínez que se impuso como condición la creación de un estudio de viabilidad por las afecciones en la A-5 a propuesta de Madrid capital pero ese estudio "no se conoce en este momento". El recurso implica que ambos ayuntamientos se sienten a negociar y podría paralizar el desarrollo de Alcorcón, aunque no es lo deseado desde Madrid.

Intolerable
El alcalde de Alcorcón, Enrique Cascallana, dice que "no va a tolerar" que Madrid "ponga en peligro la política de vivienda y de empleo" del nuevo desarrollo urbanístico del Distrito Norte, que está "aprobado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid" y cuenta "con todos los informes favorables y la aprobación del Consejo de Gobierno", a pesar del contencioso "presentado frente a la Comunidad de Madrid después de un largo periodo de acuerdos con los sectores económicos y sociales y todos los informes favorables". El regidor puso en duda "la capacidad de Pilar Martínez para hablar del desarrollo en Alcorcón porque no hay tal incremento del parque de viviendas, ni son 28.000 y habla de que no hay estudios de movilidad donde sí los hay".

El también senador socialista lamentó que "las peleas entre Esperanza Aguirre y Gallardón se trasladen a Alcorcón" porque pueden perjudicar a un desarrollo que generará "entre 40 y 50.000 puestos de trabajo" y que ofrecerá la posibilidad de acceder a una vivienda de protección oficial a los 20.000 solicitantes que existen en la ciudad, ya que el Distrito Norte incluye la construcción de 12.000 pisos públicos y equipamientos como la Ciudad Deportiva del Atlético de Madrid. "Un plan como el distrito norte no se puede aprobar sin informes favorables del Ministerio de Fomento y de la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid", añadió Cascallana. El primer edil consideró que las declaraciones de Martínez obedecen a un "sectarismo" porque el Ayuntamiento de la capital no se ha opuesto a los desarrollos urbanísticos de Móstoles o Arroyomolinos, que también afectan al tráfico de la A-5, mientras que el Distrito Norte "no sale prácticamente a la A-5", sino hacia la M 40, M-50 y M-511.

Túnel antirruido
Aparte de esta polémica, los redactores del proyecto han ideado un túnel de 2,6 kilómetros para soterrar la carretera de Extremadura (A-5) a su paso por el barrio de Batán, que no estaba previsto en el convenio inicial suscrito en 2005 y que va a evitar afecciones sobre esta población. El subterráneo eliminará el ruido que sufren los vecinos. Comenzará a la altura del cruce de la A-5 con la carretera de Boadilla y finalizará en el túnel de la avenida de Portugal, aunque tendrá un pequeño tramo en superficie.El proyecto contempla construir 10.000 viviendas en una primera fase, el 70 por ciento de protección pública.

También construirá así como de un intercambiador y un aparcamiento disuasorio (2.000 plazas) junto a la estación de metro de Aviación Española. Más adelante, se prevé una segunda fase de la operación donde se construirán 11.400 pisos más. El documento urbanístico dibuja un nuevo desarrollo con una superficie total de 2.110.206 metros cuadrados, de los que 364.629 metros cuadrados serán para zonas verdes, 204.411 metros cuadrados para equipamientos sociales, 89.737 metros cuadrados para uso deportivo, 726.366 metros cuadrados para viarios y 30.019 metros cuadrados para servicios de transporte.

Oportunidad perdida
El portavoz socialista, David Lucas, ha pedido que el Ayuntamiento estudie la posibilidad de conectar el futuro túnel de la A-5 con el de la avenida de Portugal y de alargarlo unos 200 metros para evitar el ruido a "toda la zona residencial", así como que se cree una comisión de seguimiento con vecinos y oposición.

La asociación de vecinos de Campamento considera que se ha perdido "una oportunidad de hacer un urbanismo diferente", que no respeta el espíritu con el que se ideó hace 15 años de una "macrointervención pública de difusión de la centralidad hacia el sur", con el objetivo estratégico de desdensificar el centro de la ciudad relocalizando una parte muy significativa del aparato de la administración central para sustituir a los cuarteles. "En Campamento nadie parece haber tenido en cuenta que se va a crear una gran urbe en uno de los barrios del distrito de Latina, el más poblado de todo Madrid, con más de 260.000 habitantes, y también uno de los que mayor déficit de equipamientos sociales arrastra", señala en un comunicado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios