www.madridiario.es
Chalés de alta tensión

Chalés de alta tensión

miércoles 25 de marzo de 2009, 00:00h

Los vecinos de Aravaca y el grupo municipal de Izquierda Unida han denunciado este miércoles que aún no se ha cerrado la firma del convenio para el desmantelamiento de la línea aérea de alta tensión de 220 kilovoltios en doble circuito Otero-Ventas, de Red Eléctrica de España, que pasa sobre los tejados de varias viviendas.

El problema viene de lejos. Los vecinos de la zona llevan pidiendo 20 años la retirada de dos líneas de alta tensión que pasan sobre sus casas. Cuentan con el apoyo del Defensor del Pueblo y una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 1998 que exigía la retirada de las líneas de alta tensión y las torres. Una de las líneas se retiró. Sin embargo, la otra, a pesar de las reiteradas peticiones de los vecinos continuó sobrevolando el cielo de Aravaca.

Según la Coordinadora General de Urbanismo, Beatriz Lobón, la demora de esta línea, que procede de 2003, deriva de que la petición de retirada se realizó a Iberdrola y a Unión Fenosa, cuando es de Red Eléctrica. Tras numerosos trámites burocráticos, Iberdrola se ha hecho cargo del desmontaje e instalación en las galerías de servicio, ya construidas con un valor de varios millones de pesetas hace tres años.

Lobón aseguró que el último trámite que se concretó fue la ratificación en noviembre de los convenios entre el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y la eléctrica para la retirada de la línea. Actualmente, sólo queda que la presidenta regional, Esperanza Aguirre, firme su consentimiento para la operación. En este sentido, la coordinadora no pudo fijar una fecha fija para este hecho, aunque aseguró que el Gobierno municipal ha avanzado todos los trámites burocráticos para que en cuanto Aguirre plasme su firma, se pueda soterrar la línea de inmediato.

La concejala de IU Raquel López exigió que el Consistorio inste a la Comunidad de Madrid a solucionar este problema ya que, a su entender, los "vecinos de Aravaca no son de segunda" y los problemas derivados de la cercanía de redes de alta tensión (cáncer, leucemia y otras enfermedades) que les puede ocasionar "no son un vecino con el que alguien quiera convivir".  López recordó que el fiscal del caso dio un plazo de ocho años para resolver la situación y han pasado once y no hay respuesta.

Desconfianza
Desde la asociación de vecinos Osa Mayor transmiten su desconfianza ante las palabras de Lobón. No se fían porque ya en otras ocasiones les dijeron por escrito que iban a retirarles los cables. Dicen que después de la firma de la Comunidad, es necesario que se firme una adenda que confirme que Iberdrola se ocupará de la operación. "Han pasado 17 años desde que se aprobó la retirada en la Junta y nos han prometido muchas veces lo mismo pero no lo han cumplido. Estos días he hablado con Iberdrola y me han dicho que si no les pagan -la Dirección General de Industria y el Ayuntamiento-, no empiezan a trabajar", comenta Meli, portavoz de la asociación.

Asegura además, que Red Eléctrica también les ha prometido cerrar el flujo eléctrico en mayo, aunque lo mismo les prometieron en 2004 y no cumplieron. Melia continúa explicando que aunque no poseen estudios epidemiológicos que lo sustenten, varios vecinos de la zona están afectados por cáncer. Por último, comenta que desde 1997 la normativa no permite que las redes eléctricas pasen tan cerca de las viviendas. "La alta tensión tiene que estar al menos a 25 metros de las casas, y hay algunos chalés que tienen los cables a 4 metros de su tejado".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.