www.madridiario.es
Los peatones toman el centro de Madrid

Los peatones toman el centro de Madrid

lunes 16 de marzo de 2009, 00:00h
La almendra central se está convirtiendo en un feudo de los peatones. Sobre todo, el distrito de Centro. Los vecinos, al darse una vuelta por la zona, se sorprenden al ver que se está transformando en un lugar hostil a los automóviles y más adaptado para los viandantes.
Ya lo iba necesitando la capital, una de las pocas de Europa que no contaba con una zona céntrica peatonal y una de las más hostiles para los viandantes. En unos pocos años, la situación ha mejorado, aunque todavía queda mucho para invertirla. Y se ha trabajado de una manera más bien silenciosa porque, aunque el lema del Ayuntamiento es "recuperar la ciudad para los peatones", la política municipal en este sentido se ha basado en entroncar actuaciones puntuales en calles y plazas, con lo que el mapa de la peatonalización progresiva del centro es un concepto algo difuso que no cala en el ciudadano.

El Ayuntamiento de Madrid, a través de una actuación coordinada de las Áreas de Gobierno de Movilidad y Obras y Espacios Públicos, tiene como objetivo crear ejes de continuidad peatonal en los que el ciudadano no tenga que esquivar coches para moverse por esta zona de la ciudad. Dentro de un octágono urbano irregular (con algunos brazos como Fuencarral o Serrano) se incluye toda esta operación. Sus vértices son: la Plaza de España, la de Callao, la de Cibeles, la de Neptuno, la glorieta de Carlos V, la de Embajadores, la de la Puerta de Toledo y la plaza de San Francisco.

En su interior se trazan las vías de enlace peatonal de los cinco ejes de revitalización del centro urbano que ha proyectado el Gobierno municipal. A saber, el eje histórico-artístico (eje Prado-Recoletos), el eje comercial (Quevedo-Fuencarral-Jacinto Benavente), el eje lúdico-cultural (Gran Vía), el eje monumental (Sol-Ópera-Plaza de Oriente) y el eje medioambiental (Madrid Río).

Otros senderos claros de paso que se han dibujado son: Callao-Plaza de Isabel II- Plaza de Oriente-Madrid Río (por la Cuesta de la Vega y el puente de Segovia, o por la Cuesta de San Vicente hasta el Puente del Rey), Huertas-Jacinto Benavente-Bolsa-Plaza Mayor-Plaza de Ramales-Plaza de Oriente, Plaza de Cibeles-Alcalá-Puerta del Sol-Plaza de Isabel II- Plaza de Oriente (o siguiendo la calle Mayor hasta la Plaza Mayor y la Plaza de la Villa); Plaza de Jacinto Benavente-Cavas-Plaza del Humilladero. Para conseguirlo utilizan cuatro fórmulas de actuación: la peatonalización total o parcial de calles y plazas, la ampliación de aceras, las vías de coexistencia y las áreas de prioridad residencial (APR).

Actuación coordinada
La delegada de Obras y Espacios Públicos, Paz González, explicó a Madridiario que "está clara la intención de crear determinados ejes peatonales en el centro. Para realizarlos se actúa de forma coordinada y pensando en la incidencia que tiene para el barrio y el ciudadano".

La edil añade: "En ese sentido, el Área de Movilidad estudia cuáles son las posibilidades de cada vía y las consecuencias que tendría en el tráfico su eliminación o su transformación. Cuando ha tomado una decisión, nos la traslada a Obras para que gestionemos la reforma que mejor adapta ese espacio público a las necesidades del entorno. En este caso, a través de la peatonalización u otros métodos alternativos".

La peatonalización de calles y plazas es la parte más vistosa del proyecto. Son estas vías las arterias de este corazón peatonal, por donde se canaliza el mayor flujo de viandantes.

Algunos ejemplos que son ya realidades son las calles de Arenal, Montera, Carmen, la plaza de Tirso de Molina (parcialmente), la de Cascorro (parcialmente) y el eje Plaza de la Platería Martínez-Huertas-Plaza de Matute-Plaza del Ángel-Plaza de Jacinto Benavente-Bolsa-Plaza de la Provincia-Plaza Mayor (que conecta, cruzando la calle Mayor, con la Plaza de Santiago, la de Ramales y hasta la Plaza de Oriente).

Otras que están proyectadas o a medio terminar son  la Puerta del Sol y parte de Alcalá (excepto el eje Mayor-Carrera de San Jerónimo), que comenzarán en el mes de abril; la plaza de Isabel II (excepto parte de la calle Arrieta y un enlace entre Vergara y Escalinata), que terminará a finales de 2009; Fuencarral (tiene ya peatonalizado el tramo entre las glorietas de Quevedo y Bilbao), entre Hernán Cortés y la Red de San Luis; y Callao (se concluirá en noviembre con la peatonalización de la plaza, el cierre total al tráfico de Preciados y la transformación de Jacometrezo en vía de transporte público, entre otras actuaciones).

Ampliar aceras
La ampliación de aceras y las vías de coexistencia se aplican, principalmente, en coordinación con la eliminación del aparcamiento en superficie (aunque su carencia es un problema estructural de este distrito) y la implantación del Servicio de Estacionamiento Regulado para ganar más espacio para el peatón y favorecer la movilidad. El Ejecutivo municipal pretende ampliar aceras en todo el eje Prado-Recoletos entre la glorieta de Carlos V y la plaza de Colón, la plaza de las Cortes (que está incluido dentro del proyecto Prado-Recoletos y que se financiará con el Fondo Estatal de Inversión Local), las Cavas, la Plaza y la Cuesta de Santo Domingo, la calle Serrano y la conexión Bailén-Puente de Segovia.

Mención especial merece la ampliación de aceras de Gran Vía. En el programa electoral, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, prometió mantener tan sólo la conexión rodada este-oeste a través de la Gran Vía, y ampliar la acera sur de manera asimétrica para crear un salón urbano y recuperar las traseras de esta calle en tramos ciegos de plantas bajas.

También se contemplaba en este plan crear desde este eje viarios transversales peatonalizados, que se unen al resto de calles, convertidas en su mayoría en vías de coexistencia, en el triángulo que forman Callao, Sol y la confluencia de Gran Vía y Alcalá. Otras zonas de coexistencia son los alrededores de las Cavas, de las plazas Mayor, de la Villa, de la Paja, de Santo Domingo y del Carmen. También se contempla la implantación de esta fórmula en la calle Mayor junto a Sol.

Áreas de Prioridad Residencial
Otra forma de restringir el acceso de vehículos en Centro son las Áreas de Prioridad Residencial. Entre 2005 y 2006 el Gobierno municipal constituyó las de Las Letras, Cortes y Embajadores.

Este sistema sólo permite el acceso en vehículo a residentes, transporte público, motocicletas, servicios de emergencia y carga y descarga. Se estructura a través de puntos de control con sistemas de semáforos, videovigilancia diurna y nocturna, y sistemas de acceso automatizados (mediante pilonas retráctiles, interfonos y sistemas magnéticos de identificación), con los que se pretende erradicar el tráfico de paso, que es el que provoca la congestión y la 'invasión' del barrio por parte del vehículo.

Según fuentes municipales, se trata de un sistema que permite la movilidad sostenible y realiza una apuesta clara por la restricción del vehículo privado para devolver los barrios a los vecinos y al peatón.

El delegado de Movilidad, Pedro Calvo, asegura que la implantación tiene otras ventajas añadidas como la disminución de la contaminación en la zona; la reducción de ruidos; el aumento de las plazas en superficie para residentes, visitantes y comerciantes; el incentivo a los usuarios del transporte público (autobús y Metro); y la racionalización de las labores de carga y descarga. Además se incentiva la utilización de medios de transporte como las motocicletas, que tienen permitida la circulación en estas zonas. La Agenda 21 de Centro, aprobada en Pleno de la Junta Municipal el 25 de febrero de 2008, pretende extender las APR a todo el distrito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios