www.madridiario.es
La nueva estación de Cercanías de Sol se muestra a los madrileños

La nueva estación de Cercanías de Sol se muestra a los madrileños

Por Carmen M. Gutiérrez
lunes 22 de junio de 2009, 00:00h
Después de casi cinco años de obras, los trenes de Cercanías llegarán este domingo, día 28 de junio, al corazón de Madrid. La estación de Sol tiene la caverna de andenes más grande del mundo y un vestíbulo de 7.500 metros cuadrados con dos conexiones a la red de metro.
Los vecinos de Parla, Aranjuez, Alcobendas y Colmenar Viejo, entre otros municipios a los que prestan servicio las líneas C-3 y C-5 de Cercanías, serán los principales beneficiarios de esta gran obra de ingeniería civil. A partir del domingo podrán desembarcar en el kilómetro cero de Madrid en 27, 47, 28 y 37 minutos, respectivamente.

De esta manera, el tren llegará hasta el corazón de la capital, lo que ha supuesto una reorganización del tráfico ferroviario. Los cambios se produjeron en verano del año pasado cuando entró en funcionamiento el nuevo túnel de Cercanías entre Atocha y Chamartín, en el que se encuentra la estación de Sol. En un futuro, con la ampliación prevista en la red, Sol conectará también con la T-4 y, si se alcanza un acuerdo con la Comunidad, también con Alonso Martínez.

Las obras de la nueva estación, dependientes del Ministerio de Fomento, han costado 150 millones y la conexión entre Atocha y Chamartín ha necesitado un presupuesto total de 570 millones. El resultado llega con más de dos años de retraso desde la fecha de inauguración prevista, debido al hallazgo de los restos de la Iglesia del Buen Suceso y a la complejidad de una obra en una zona protegida y con tantos años de historia, según explican desde Fomento.

Caleidoscopio y reloj
Para acceder a la estación se ha construido una nueva entrada en la Puerta del Sol, donde a finales de año habrán acabado las obras de peatonalización. Se trata de una estructura de metal y cristal, que ofrece una visión caleidoscópica del entorno, bajo la que se han instalado las únicas escaleras mecánicas que llevarán al gran intercambiador de transportes en el que se convertirá a partir del domingo la estación de Sol.

Por estas escaleras se baja hasta el vestíbulo, situado en el extremo Este de la plaza, el situado junto al cartel de Tío Pepe. Con 7.500 metros cuadrados, el vestíbulo dispone de seis niveles y una profundidad equivalente a un edificio de nueve plantas. Estará conectado a las líneas 1, 2 y 3 de metro a través del vestíbulo de la estación del suburbano, así como a la línea 1 directamente a través de un pasillo.

El reloj principal de la estación -que reproduce el diseño del popular reloj de la Real Casa de Correos pero enmarcado en la "C" del logo de Cercanías- marcará las horas con el mismo sonido que el carrillón del original. Además, antes de bajar a los andenes se pueden contemplar los restos de la Iglesia del Buen Suceso, a los que se le ha dedicado una exposición.

40 metros de profundidad

El vestíbulo conduce a la caverna de andenes más grande del mundo, según los cálculos de Fomento. Sus 207 metros de longitud, 20 de ancho y 15 de largo se han excavado bajo la manzana Este de la calle de la Montera. Dispone de dos niveles. El inferior, donde se encuentran los dos andenes, conecta en seis puntos con el superior para facilitar el tránsito de pasajeros, que en 2010 podrían llegar a ser 70.000 al día.

Para construir la caverna se horadaron dos pozos desde los que empezar a excavar. El más profundo de ellos fue el situado en Montera, que con 40 metros de profundidad, unas 13 plantas, se ha convertido en el punto más hondo de la nueva estación de Sol. Además, entre otros procesos constructivos, para levantar la bóveda de la caverna se realizaron sucesivas galerías mediante métodos mineros tradicionales, lo que le proporciona un aspecto de quilla de barco invertida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios