www.madridiario.es
Dos plantas raras desaparecerán bajo un polígono industrial

Dos plantas raras desaparecerán bajo un polígono industrial

Por Carmen M. Gutiérrez
martes 16 de junio de 2009, 00:00h
No son las plantas más bonitas que da la naturaleza, pero su presencia en un solar de Coslada es un hito botánico, ya que se creían extinguidas en Madrid y se encuentran en peligro de desaparición en toda España. Ahora la ampliación del Centro de Transportes de Coslada podría hacerlas desaparecer de la región madrileña.
En un antiguo pastizal del término municipal de Coslada crecen unos 200 ejemplares de Cynara tournefortii y decenas de Malvella sherardiana. Son, respectivamente, un cardo de la familia de las alcachofas y una malva, y por su aspecto nadie, excepto los especialistas, diría que tienen más valor que tapizar de verde en primavera el suelo de este esquinazo perdido junto al Centro de Transportes.

A pesar de pasar desapercibidas por su apariencia, tienen una gran importancia científica y, aunque no están protegidas legalmente, han sido incluidas en el último Libro Rojo de la Flora Vascular. Editado por el Ministerio de Medio Ambiente, este documento persigue preservar la biodiversidad llamando la atención sobre las especies que corren peligro de desaparecer.

La malva, que apenas mide unos centímetros y en primavera tiene flores lilas, está catalogada como vulnerable en el Libro Rojo, lo que supone que está en riesgo de extinción alto. En este momento, su presencia solo está documentada en Ávila y Córdoba, y ahora Juan Manuel Martínez, profesor de Botánica Forestal de la Universidad Politécnica de Madrid, la ha encontrado también en la región, donde desde hacía más de un siglo no había constancia de su presencia.

La otra planta, Cynara tournefortii, es de mayor envergadura y corre aún más peligro de extinción que la malva, según el Libro Rojo. Tiene presencia en Granada, Extremadura y el Algarve, en Portugal, pero, como señala Martínez, son pequeñas poblaciones que están desapareciendo por causas desconocidas. Sin embargo, la de Coslada podría ser una de las mayores poblaciones conocidas. La última vez que se vio esta planta en Madrid fue en la década de los sesenta en el entorno entre Villaverde y Getafe.

12.000 kilómetros 'peinados'
La importancia botánica del paraje va más allá, ya que además de plantas del Libro Rojo hay otras que rara vez crecen en Madrid. Para su descubridor, este lugar de unas 10 hectáreas es el más interesante de los 12.000 kilómetros cuadrados del centro peninsular que ha peinado como parte de sus estudios en busca de especies.


Ahora este rincón corre el peligro de desaparecer bajo la ampliación de la zona industrial, que sumará unas 160 hectáreas más. Un portavoz del Ayuntamiento de Coslada explicó a Madridiario que están a la espera de que la Comunidad de Madrid expropie los terrenos para empezar a construir y que en el consistorio no se conocía la existencia de estas extrañas poblaciones. Sin embargo, el investigador asegura haber comunicado personalmente esta situación a los concejales de Medio Ambiente y Urbanismo de la localidad.

El profesor es consciente de que "en la actualidad lo que mueve el mundo es el dinero y estas plantas parece no importarles mucho a quienes planifican los usos del suelo". "Pero, desde el punto de vista científico, no cabe más que intentar protegerlas", explica, por lo que ha registrado tres escritos dirigidos a la presidenta de la Comunidad, al servicio de Conservación de Flora y Fauna de Madrid y al alcalde de Coslada para que tengan en cuenta la riqueza natural que alberga un lugar que, en principio, parece no tener ningún valor.

No es optimista sobre el resultado que pueda tener esta petición ya que la Comunidad "no parece mostrar interés en proteger los valores naturales madrileños", dice y pone como ejemplo que el Catálogo de Especies Protegidas de la región tendía que estar actualizado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios