www.madridiario.es
El joven muerto en el encierro de los sanfermines era de Alcalá de Henares

El joven muerto en el encierro de los sanfermines era de Alcalá de Henares

viernes 10 de julio de 2009, 00:00h
Más de un centenar de personas se concentraron este viernes en Alcalá de Henares para  recordar a Daniel Jimeno Romero, de 27 años y natural de esta localidad. El joven falleció por la mañana en Pamplona tras recibir una cornada en el cuello de Capuchino, uno de los toros del cuarto encierro de los Sanfermines de este año.



A las ocho de la tarde sólo había silencio en la Plaza de Cervantes de Alcalá de Henares. Allí se concentraban más de un centenar de jóvenes para dedicar cinco minutos de silencio a Daniel Jimeno. El duelo sólo se rompió con un fuerte aplauso. Muchos de los allí presentes iban ataviados con los atuendos propios de las peñas festivas, ya que Daniel había sido miembro de una de ellas y fundador de otra.

Precisamente Javier, compañero de Daniel en la Peña Puerta de Alcalá, recordaba a su amigo como "el alma de la fiesta, el que siempre estaba animando a los demás". Sus amigos peñistas, que convocaron la concentración a través de llamadas y sms tras conocer lo ocurrido en el cuarto encierro de los Sanfermines, aseguraban entre lágrimas que las Ferias y Fiestas de Alcalá, que se celebran a finales de agosto, este año serán diferentes por la ausencia de Daniel.

Daniel, como señalaban sus amigos, era "de Alcalá de toda la vida". Estudió en el Instituto Cardenal Cisneros, en pleno casco histórico de la ciudad y muy próximo a su residencia en la calle Pablo Coronel, en el popular barrio de Reyes Católicos. "Nenuco", apodo con el que lo conocían en el barrio, era muy deportista, sobre todo aficionado al fútbol, desde hace dos años trabajaba en una empresa de saneamientos y desde hace seis salía con Cristina, su novia.

Tragedia en el cuarto encierro
La muerte de Jimeno se produjo por la mañana durante el cuarto encierro de las Sanfermines de este año. El toro de la ganadería Jandilla empitonó a Jimeno en el cuello con un trayecto descendente y le arrancó la vena cava, además de causarle heridas en la aorta. Un poco más tarde falleció en el Hospital de Navarra por "heridas incompatibles con la vida", indicó el jefe de Urgencias.

El desafortunado encuentro se produjo cuando el madrileño estaba semisentado y muy cerca de la parte derecha del vallado, en el tramo de Telefónica, intentando protegerse en la confusión provocada por la presencia de un toro suelto, Capuchino, que embestía a los dos lados.

La víctima mortal fue identificada minutos antes del mediodía por sus padres y su novia, que llegaron al Hospital de Navarra tras no tener noticias del joven y conocer su descripción en los medios de comunicación. A pesar de que había salido a correr sin documentación, se supo que portaba un anillo con la inscripción "Cris, 25 de noviembre de 2003", y llevaba un tatuaje de un indio en su brazo derecho.

El joven tenía una afición "desmedida" por los encierros de San Fermín y participaba de forma habitual en ellos, según informaron fuentes cercanas al mozo fallecido. Aunque residía en Alcalá de Henares, su familia paterna era de Pamplona y estos días había ido a la capital de Navarra con motivo de San Fermín junto a sus padres, su novia y su abuela.

El cadáver fue trasladado al Instituto Anatómico Forense del Hospital de Navarra, donde se le ha practicado la autopsia. Hasta que su cadáver sea trasladado este sábado a Alcalá de Henares, permancerá en el tanatorio San Alberto de Pamplonas.

Dolor en Alcalá de Henares
Tras conocer la noticia, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares transmitió su apoyo y el de todos los alcalínos a la familia del fallecido. Bartolomé González afirmó que la víctima tuvo la "mala suerte" de ser una de las pocas personas que pasarán a "engrosar las estadísticas negativas de estos encierros", que se han cobrado la vida de 15 personas a lo largo de su historia.

Tras la muerte del joven, El Ayuntamiento de Pamplona defendió que todos los días durante los Sanfermines toma medidas para reforzar la seguridad del encierro y concienciar a los corredores sobre el peligro de la carrera y la importancia de correrla de modo adecuado. Y, como siempre que sucede una desgracia en los encierros, se abre el debate público sobre su convenencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios