www.madridiario.es
Fuencarral será peatonal en agosto

Fuencarral será peatonal en agosto

Por MDO/E.P.
sábado 31 de enero de 2009, 00:00h
La peatonalización de la calle de Fuencarral, en el distrito Centro, comenzará a principios de abril, previsiblemente hacia el día 7, y finalizarán durante la primera mitad del mes de agosto, según la Ficha del Proyecto de Inversión.
Según dicho documento, el presupuesto sin IVA será de 2,15 millones de euros, que sumado a los impuestos se queda en casi 2,5 millones procedentes del Fondo Estatal de Inversión Local para destinar a esta iniciativa. En total, el Gobierno local prevé emplear en estos trabajos a 67 personas, y calcula que la fecha prevista de adjudicación sea el 24 de marzo de este año.

El objetivo que deberá cumplir la empresa adjudicataria será recuperar la prioridad peatonal mediante la restricción selectiva del tráfico rodado, mejorar la función peatonal y comercial mediante la ampliación del espacio dedicado a este uso, y fomentar la accesibilidad sin que el servicio de transporte público sufra una merma de su funcionalidad.

Además, se prevé uniformar el material de pavimento de toda la sección de la calle, entre Gran Vía y Hernán Cortes, y eliminar el bordillo de granito delimitador de la calzada, mediante la pavimentación de la calle a base de piezas de granito rectangulares con un lenguaje homogéneo en toda la intervención y con una imagen similar a la de la propia Gran Vía. Se pretende, asimismo, adaptar la intervención al nuevo marco normativo de accesibilidad.

Reforma integral

El pasado día 22, la Junta del Gobierno local aprobó este proyecto, que ahora deberá ser adjudicado para poder comenzar las obras. El objetivo último es mejorar la continuidad y la conexión con la Red de San Luis y la calle Montera, en línea con la intención del Ayuntamiento de hacer una ciudad más habitable para los ciudadanos y de aumentar los espacios de disfrute.

El primer edil, Alberto Ruiz-Gallardón, ya anunció el pasado mes de septiembre esta reforma, si bien en aquel momento se calculaba que las obras durarían nueve meses y harían falta 2,7 millones de euros de inversión. Al final, la crisis y los estrictos requisitos del Decreto que establece el Fondo Estatal han obligado al Consistorio a adaptarse, por lo que finalmente los comerciantes y vecinos de Fuencarral sufrirán las obras sólo durante cuatro meses.

En cualquier caso, el proyecto sí mantiene la reforma en algunas de sus calles aledañas a Gran Vía, concretamente en Pérez Galdós, Augusto Figueroa, San Onofre e Infantas, una zona por donde diariamente pasan unas 36.000 personas, según cálculos municipales.

En total, se actuará en 10.631 metros cuadrados desde el número 50 de Fuencarral hasta Gran Vía, el ámbito de más actividad comercial de la zona. Así, unos 9.731 metros cuadrados, el 91,5 por ciento del total, dejarán de estar reservados para el tráfico. En ese ámbito se instalarán 63 puntos de luz, 20 bancos y 168 árboles, de los que 30 serán de nueva plantación.

Templete

Lo que sí ha tenido que aplazarse para más adelante es la sustitución de la fuente que actualmente hay en la Red de San Luis por una réplica del templete que, entre 1919 y 1970, albergó el ascensor con el que se accedía a la estación de Metro de Gran Vía.

Gallardón avanzó el pasado mes de septiembre que el Ejecutivo tenía intención de realizar esta sustitución para convertir esta zona en "un lugar de paso totalmente abierto", si bien esta parte de la operación deberá esperar a que vengan mejores tiempos presupuestarios ya que "se ha dado prioridad a las actuaciones en las vías porque el templete es un elemento meramente ornamental que puede esperar", indicaron fuentes municipales, asegurando que, en cualquier caso, esta iniciativa no se ha desechado, sino sólo pospuesto.

Transporte público

Inevitablemente, estas actuaciones repercutirán en el transporte público de toda la zona, que no contará más con la terminal de autobuses de la Red de San Luis, que será trasladada, y en la que se modificarán las rutas de las líneas 3, 40 y 149 de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), siempre según los planes originales que expuso en septiembre el delegado de Seguridad y Movilidad, Pedro Calvo, matizando que con esta actuación "se mejorará la frecuencia y la calidad del servicio".

También cambiarán los itinerarios de circulación de corto y largo recorrido, que ahora cargarán más las rondas de Génova y Sagasta hasta la glorieta de Ruiz Jiménez, para bajar y subir por la calle San Bernardo. También se desviará el tráfico a las calles Fernando VI, Corredera Baja, Barco, Gravina y Barquillo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios