www.madridiario.es

Los padres esperan que el acuerdo se plasme por escrito

Transportes promete no tirar el Mirasierra si hay opción que lo permita

Transportes promete no tirar el Mirasierra si hay opción que lo permita

lunes 26 de enero de 2009, 00:00h

El Instituto de Educación Secundaria Mirasierra, en el barrio de Fuencarral, tiene opción de no ser derribado. El consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría, se comprometió este lunes con los padres y madres de los alumnos afectados a "intentar, si técnicamente es posible, que la obra del metro no toque el instituto ni la parcela del instituto".

Es decir, que si hay un proyecto viable que evite el derribo de una parte del complejo educativo, los alumnos no tendrán que moverse de él ni cambiar de centro para conseguir que el suburbano llegue a su barrio.

La respuesta además, podría llegar "esta misma semana", dado que Echeverría pedirá a Madrid Infraestructuras del Transporte (MINTRA) -la empresa pública encargada de construir el metro- que le presente cuanto antes los estudios técnicos necesarios. A tal fin, este mismo lunes se pidió un aplazamiento a la apertura de plicas de las constructoras que se han presentado a concurso para acometer la obra.

Reunión muy tensa
Echeverría realizó esta promesa tras una tensa reunión celebrada en el mismo instituto, sesión en la que los padres llevaban muy bien aprendida la lección. Provistos de planos, fechas, estudios y documentos oficiales expusieron al consejero y al director general de Educación del área de Madrid capital su dura oposición al proyecto que ha salido a licitación. Este incluye derribar parte del edificio de Secundaria, a cinco metros del colegio de Primaria, y construir ahí la futura estación de Mirasierra.

En primer lugar, los presentes reprocharon a los representantes de Educación que sacaran el proyecto a información pública "el 5 de agosto, cuando la comunidad educativa está de vacaciones y siendo la primera vez que se va a derribar algo para construir el metro". En cada intervención, desgranaron que el proyecto "sólo se preocupa del dinero -por el sobrecoste de modificarlo- pero no de la educación de nuestros hijos" y que el nuevo instituto en Montecarmelo al que serían trasladados no estaría listo a tiempo según los plazos oficiales que constan. Apuntaron que las obras afectarían gravemente a los niños de Primaria no sólo por el polvo, ya que las pantallas insonorizadoras "sólo quitan 45 de los 100 decibelios de ruido que provocarían las obras". Igualmente, los de Secundaria verían bajar su rendimiento justo cuando les llegase la hora de prepararse para selectividad.

50 millones más
Los más de 200 asistentes reiteraron al consejero de Transportes que, por su puesto deseaban tener el metro cerca de sus casas, "pero no a costa de que se derribe el instituto y se acabe con su proyecto educativo". Menos aún teniendo cerca numerosas explanadas donde podría colocarse la estación. José Ignacio Echeverría, tras mantener discusiones con varios de ellos y capear las acusaciones de "oscurantismo" y falta de información, aseguró recoger la preocupación por la situación y ofreció una alternativa que terminó cosechando los aplausos. Jesús Trabada, gerente de MINTRA, recalcó a la conclusión que desviar el trazado actual costará "50 millones de euros más".

Tras conocer la promesa del consejero, la presidenta del AMPA, Mar Coloma, apuntó con satisfacción que "por primera vez le preocupamos a alguien, y eso ya es una señal, porque hasta ahora nadie nos tenía en cuenta". Ahora bien, apuntó que "hasta que no lo veamos por escrito no estaremos tranquilos". Por su parte, Echeverría reafirmó su compromiso "como consejero" de buscar una solución que responda a todas las demandas vecinales, las educativas y las del transporte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios