www.madridiario.es
La Comunidad considera 'nulo de pleno derecho' el cese de Abejas

La Comunidad considera "nulo de pleno derecho" el cese de Abejas

viernes 16 de enero de 2009, 00:00h

La Comunidad de Madrid consideró este viernes "nulo de pleno derecho" el cese del presidente de la Comisión de Control, Pablo Abejas, al tiempo que ha abierto un expediente sancionador a los 7 miembros de éste órgano que siguieron la reunión una vez salió Abejas de la sala.

La pugna del presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, apoyado por el ala del PP más próxima al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, así como por IU y CCOO, y el grupo formado por los consejeros más próximos a Esperanza Aguirre, el PSOE y UGT se cerró este viernes con la destitución del presidente de la Comisión de Control de Caja Madrid, Pablo Abejas, defensor de las tesis de la presidenta regional de interrumpir el proceso electoral y aplicar la nueva Ley de Cajas aprobada por la Comunidad. La ruptura de disciplina de un socialista frustró los planes de Aguirre.

"La decisión es nula de pleno derecho porque uno de los miembros estaba suspendido en su cargo y los otros seis no pueden votar la destitución sin el presidente presente. Los seis se constituyen de forma nula en comisión para adoptar acuerdos que no son legales", señalaron fuentes del Gobierno regional al respecto.  Además, el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, va a abrir un expediente sancionador a los siete miembros de la comisión que han votado no aplicar la Ley de Cajas para la constitución de la junta electoral.

Asimismo, desde el equipo de Esperanza Aguirre se considera que la votación llevada a cabo, ante notario, por los seguidores del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, "no tiene legalidad", ni siquiera la constitución de la comisión en sí puesto que al estar Fernado Serrano suspendido "no había quorum". En este sentido, las fuentes consultadas subrayan que Serrano "se ha negado a ausentarse de la reunión", pese a que se le ha comunicado el expediente abierto que implica su suspensión debido a que en el Ayuntamiento de Madrid, donde es Defensor del Contribuyente, tiene rango de director general.

Ante el posible argumento de que Serrano presentó en la mañana de este viernes su dimisión, el Gobierno regional considera que él es miembro del Gobierno municipal, es un alto cargo y, como tal, tiene que ser cesado por la Junta de Gobierno, que fue quien le nombró. Así lo recoge el artículo 49.1 del Reglamento orgánico de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, subrayan.

No se da por destituido

Pablo Abejas afirmó tras la reunión que no se da por destituido como presidente de la comisión de Control de Caja Madrid puesto que el procedimiento por el que han votado su cese siete de los miembros de este órgano "no ha sido legal". En este sentido, planteó que, como presidente, se encontró en una situación de "inseguridad jurídica" y "por sentido común" no tuvo más remedio que convocar la comisión para abordar el expediente sancionador a Serrano, actual Defensor del Contribuyente del Ayuntamiento de Madrid.

"Ante la disyuntiva de que hay una orden que dice que uno de los miembros está suspendido en sus funciones, yo no tengo más remedio que comunicarlo a la comisión", explicó Abejas. "Y ante la grave situación de ilegalidad de que un miembro se niega a irse, varios miembros dicen que no puede continuarse la reunión", añade. "Yo no he suspendido caprichosamente la comisión, la he suspendido de forma jusfificadísima y la cierro antes de irme tras un mandato de la autoridad tutelante. Hay testigos", insiste.

Según Abejas, lo que ocurre después, cuando el resto de la comisión (siete en total) votan su cese, "es una reunión de amigos". "Si llaman a un notario como si llaman a Manolo el del Bombo", expresa. "No sé si es justo o injusto, pero (Serrano) está suspendido por la Consejería, por lo que como es obvio no puede ejercer de presidente", expresó Abejas. Y es que, a su juicio, las decisiones posteriores de los siete miembros cuando él y otras cinco personas abandonan la sala, no son legales.

Sobre el fondo de la situación, opina que todo lo ocurrido es "un pulso tremendo de un señor que se cree que la Caja es suya", en referencia a Miguel Blesa. "La ley la tenemos que cumplir todos, y luego están los tribunales. ¿Cómo es posible que voten en contra de la aplicación de la ley vigente", se preguntó. En este sentido, Abejas señala que "esto es un pulso que no tiene sentido". "Independientemente de que es una Caja estupenda, al presidente se le ha olvidado, por una amnesia temporal, que fue nombrado por un órgano político. Si él quiere seguir, tendrá que ser el consejo de administración que salga en septiembre quien deberá seleccionarle", manifestó.

Divisiones políticas

La destitución deja un saldo de divisiones políticas, pues, a la bronca interna en el PP, se ha sumado en esta ocasión la que provocará en el PSOE. El PSM había asegurado esta semana, a través del secretario general Tomás Gómez, que los socialistas no contribuirían con sus votos a desestablilizar la caja y votarían por mantener el 'status quo', es decir a favor de mantener a Pablo Abejas. 

Sin embargo en la primera de las dos votaciones que se realizaron este viernes surgió la sorpresa: Francisco Pérez, uno de los dos representantes socialistas en la Comisión, se descolgaba y votaba, junto a los dos de IU, los dos de CCOO y los dos del PP que están próximos al Ayuntamiento de Madrid, a favor de continuar el proceso electoral. En apoyo de las tesis de Abejas votaron los cuatro del PP próximos a la Comunidad de Madrid, uno a UGT y otro al PSOE.

Nada más producirse la votación, las miradas se dirigieron hacia el ex secretario general del PSM, Rafael Simancas, al haber sido un hombre de su confianza, Francisco Pérez, el causante de la pérdida de la votación por parte de Abejas. Sin embargo, Simancas se desmarcó de la postura de su ex jefe de gabinete e insistió en que él hubiese defendido la posición propuesta por Tomás Gómez. Simancas subrayó que desde que dejó la Secretaría General del PSM no está al tanto de lo que ocurre en la entidad financiera madrileña, pero reseñó que su posición es la de la "dirección nacional y regional del partido".

La pérdida de Abejas en esta primera votación obligaba a la Comisión de Control a celebrar una convocatoria extraordinaria en la que se tenía que decidir si se le destituía, algo más que probable si Francisco Pérez repetía el sentido de su votación.  Para evitar tal supuesto, el consejero de Economía de la Comunidad, Antonio Beteta, envió a los miembros de la Comisión un fax en el que esgrimía la incompatibilidad de cargos del que podía ser elegido como nuevo presidente de la comisión, el Defensor del Contribuyente del Ayuntamiento de la capital, Fernando Serrano. Asimismo, Beteta informaba de la apertura de un expediente sancionador contra Serrano por compatibilizar los dos cargos, pese a que, cuando fue nombrado como miembrro de esta comisión,  el Ayuntamiento ya realizó un estudio sin encontrar razones de incompatibilidad.

Ante este escrito, Abejas comunicó que debía suspender cautelarmente la participación de Serrano en la reunión mientras se sustanciara el expediente, e invitó al interesado a abandonar la sala. Entonces, el representante de Gallardón informó que en la mañana del viernes había entregado al delegado de Hacienda del Ayuntamiento, Juan Bravo, su renuncia ante la posibilidad de que se le acusara de incompatibilidad.

Tras negarse Serrano a irse, Abejas decidió suspender la reunión y los miembros que le habían respaldado salieron de la sala. El resto decidió seguir la votación que se hizo ante notario,. El resultado fue la destitución del presidente de la Comisión de Control de Caja Madrid y el nombramiento de Fernando Serrano como nuevo presidente de la misma.

Continuará el proceso electoral
Esta comisión, encargada de controlar las actuaciones del consejo de administración de la entidad y velar por el cumplimiento de la legalidad en los procesos electorales, será trascendental para el desarrollo de la elección de los nuevos consejeros de la asamblea general que decidirán en septiembre al próximo presidente de la caja de ahorros. 

Según el comunicado hecho público al final de las reuniones, la Comisión de Control considera "que esa normativa debe afectar al próximo proceso de renovación, pero no al ya abierto el 20 de octubre de 2008". Según Caja Madrid "la Comisión de Control da un paso más, de esta manera, en el proceso de renovación de los órganos de gobierno de Caja Madrid, iniciado el pasado 20 de octubre, cuando el Consejo de Administración acordó por mayoría absoluta iniciar la renovación parcial de la Asamblea General de Caja Madrid".

El portavoz de UGT sobre Caja Madrid, José Miguel Villa, tachó de "impresentable" lo ocurrido en la reunión,  puesto que para el sindicato "lo más importante era abordar el proceso electoral y en función de eso, volver a la situación de normalidad". Por el contrario, "ahora se abre un proceso de gravedad inusitada, porque  la Comunidad no va a reconocer a la nueva comisión de Control".

Por su parte el secretario general de Política Institucional de Comisiones Obreras, Jaime Cedrún, valoró positivamente la decisión de la Comisión de Control de Caja Madrid de continuar con el proceso electoral sin aplicar la nueva Ley de Cajas y pidió al Gobierno regional, presidido por Esperanza Aguirre, que no interfiera "más" en el proceso interno de la entidad. Según Cedrún "se ha cumplido con el mandato de la Asamblea general de la Entidad y la comisión continuará con el proceso electoral", lo que, en su opinión, "coloca nuevamente en un camino de normalidad al proceso electoral de Caja Madrid".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios