www.madridiario.es
Lavapiés celebra el año del Buey

Lavapiés celebra el año del Buey

Dos dragones de colores, acompañados de bandas de tambores y artistas, recorrieron las calles del barrio de Lavapiés este lunes al mediodía para conmemorar la llegada del año nuevo chino. Es el año del Buey y los vecinos madrileños de origen chino han celebrado en plena calle el nuevo curso, que según la simbología de estos asiáticos, traerá "prosperidad y bonanza económica", algo que hace falta y mucha con la crisis que hay.

La Asociación de Comerciantes Chinos en España y la Asociación de Vecinos La Corrala organizan esta celebración desde hace casi diez años. En esta ocasión han prescindido, "debido a la crisis", de actuaciones musicales y de fuegos artificiales, pero no del tradicional pasacalles con dragones, farolillos y tambores.

Lavapiés, el "chinatown madrileño", ha amanecido repleto de farolillos rojos y ideogramas dorados sobre maderas del mismo color, para trasladar felicidad en el nuevo curso. Alrededor de las doce del mediodía, comerciantes, vecinos, miembros de la comunidad china en la capital y curiosos se arremolinaban en la plaza de Cascorro en torno a la figura de los dos grandes animales míticos -los dragones- para celebrarlo.

Junto a ellos, cuatro niños chinos sujetaban las letras que en su idioma representan la palabra buey, el animal que simboliza este año y que representa "la prosperidad obtenida a través del trabajo duro y del esfuerzo". Según Chao Ye, representante de la Asociación e Comerciantes Chinos en España, es momento de celebración porque "la economía china se ha fundamentado tradicionalmente en la agricultura y el buey ha sido el animal que ha ayudado al hombre en las labores del campo". Tras la celebración se hizo una muestra gastronómica de los platos más típicos de la cocina china.

Chao Ye augura que el Año del Buey, que deja atrás el de la Rata, traerá "buenas noticias económicas y esperanza ante la crisis económica". En cualquiera de los casos, la comunidad china en Madrid -compuesta por unas 43.000 personas según las asociaciones- no ha querido dejar de festejarlo y alrededor de la una del mediodía se ha iniciado el pasacalles tradicional por el barrio al ritmo de los tambores de una banda de mujeres chinas vestidas de blanco.

Este domingo por la noche, los chinos afincados en Madrid celebraron su particular "nochevieja" en familia, señala Chao Ye, con la comida típica de esa noche, compuesta fundamentalmente "a base de pastel de arroz, pollo, pescado, empanadas al vapor rellenas de verduras y carne, mandarinas y diferentes tipos de dulces", indica. Cada alimento tiene un marcado simbolismo y, por ejemplo, servir un pollo entero representa la unión de la familia; los tradicionales fideos largos la longevidad, por lo que no es recomendable cortarlos; y el pescado es sinónimo de abundancia, también por semejanza fonética, y debe servirse entero, con cabeza y cola, para invocar un buen final y comienzo de año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.