www.madridiario.es
Los policías que detuvieron a un cocinero al confundirle con un sicario se libran de la cárcel

Los policías que detuvieron a un cocinero al confundirle con un sicario se libran de la cárcel

jueves 03 de diciembre de 2009, 00:00h
El Tribunal Supremo ha absuelto a tres policías de los delitos de lesiones y detención ilegal por los que la Audiencia de Madrid los condenó a tres años de cárcel por la detención irregular de un cocinero al que los agentes confundieron con un sicario colombiano. El alto tribunal estima que siguieron órdenes de su superior y sustituye la pena de cárcel por una multa de 1.000 euros.
Pese a absolver a los tres policías, la sentencia del Supremo mantiene los pronunciamientos que hizo en su día la Audiencia de Madrid respecto de las responsabilidad civil subsidiaria del Ministerio del Interior en este asunto. Así, debe indemnizarse al cocinero en 12.000 euros por las secuelas y daño moral, con 1.050 euros por las lesiones y en algo más de 1.200 euros por los daños en su motocicleta.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 14 de enero de 2005 en el entorno de la calle Cronos de Madrid, donde un operativo de la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía, a las órdenes de la Audiencia Nacional, vigilaba la supuesta llegada al lugar e un sicario colombiano que tenía previsto asesinar al miembro de una banda de 'narcos', previamente secuestrado en un piso, porque debía dinero de una partida de droga.

A los agentes se les dijo que a una determinada hora el sicario pasaría en moto en dirección a la casa de la calle Cronos. En el momento fijado pasó por allí un hombre en motocicleta y los tres policías, que esperaban dentro de un coche oculto a la entrada de un garaje, le interceptaron cruzando el vehículo en medio de la calle, del que salieron para golpear al motorista, que cayó al suelo.

Según el relato de hechos probados de la sentencia dictada por la Audiencia de Madrid, el motorista, que en realidad era un cocinero que salía de trabajar de un local cercano, "pasó un gran miedo", porque como los policías no se identificaron "pensaba que lo iban a matar o a secuestrar", por lo que estuvo dando voces pidiendo socorro.

"Preguntado varias veces si era colombiano (...) I.J. les decía que era español y cocinero" y les indicaba una y otra vez el lugar donde llevaba el DNI, sin que los agentes le hicieran ningún caso.

Una vez en comisaría, y dándose cuenta del error, los policías le quitaron las esposas, momento en el que se acercó el Jefe del Operativo, quien al ver al cocinero ensangrentado ordenó a los agentes que lo llevaran a un hospital.

El hombre, aterrorizado, dijo que no quería ir a ningún sitio con los agentes que le habían maltratado, y que no se identificaron como policías hasta la llegada al centro médico, donde una mujer dejó un teléfono móvil al hombre para que avisara a su familia.

Una vez llegaron la madre y la hermana del herido se fueron los agentes, "después de dar su número de placa a sus padres, aún diciendo que no tenían porqué". El joven tardó 21 días en curar sus heridas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.