www.madridiario.es

INFORME MADRIDIARIO

Radiotelevisión de Madrid: de la información a la posible privatización

Radiotelevisión de Madrid: de la información a la posible privatización

Telemadrid trae de cabeza al Gobierno de la Comunidad de Madrid y a los madrileños. El Ejecutivo de Esperanza Aguirre la defiende como una apuesta por el directo y la información aunque le cuesta demasiado cada año y apuesta por su privatización. Trabajadores y sindicatos, que no dudan en dejar sus emisiones en negro, denuncian, sin embargo, que es un instrumento de manipulación al servicio de la presidenta regional.
Telemadrid, con una plantilla de 1.236 empleados, ofrece a diario contenidos durante las 24 horas de las que casi 8 horas dedica exclusivamente a la información. Además, Telemadrid, que se ve en TDT, tiene LaOtra, Telemadrid SAT, que se emite a través de Astra e Hispasat, y la cadena de radio Onda Madrid, con frecuencias en el 101.3 y el 106.00 de la FM. Para atender a todos estos servicios, el ente cuenta con un presupuesto anual de 130,9 millones, 22'7 menos que en 2008 a pesar de que se ha producido una caída de ingresos por publicidad de 10 millones. Es por ello que, para ahorrar, la dirección encabezada por Isabel Linares quiere reducir un 8% la plantilla, hasta dejarla en 1.113 trabajadores.

Por otra parte, la deuda del ente sobrepasa actualmente los 150 millones de euros, una cantidad perfectamente asumible según la dirección que la sitúa entre las más bajas de España. También, según la Comunidad, la televisión autonómica cuesta 16 euros por persona al año, una cantidad menor que la que pagan en otras comunidades.

Otro tema diferente es la audiencia. Actualmente, y según las últimas mediciones de TNS, el primer canal autonómico tiene una media de share de entre el 10 y el 10'5%, en progresiva caída desde 1998 cuando llegó al 20'6%. El ente achaca el descenso a la especial penetración en Madrid de otras cadenas generalistas como Cuatro y La Sexta. LaOtra, que opera desde 2005, tan sólo alcanza el 0'2% según datos de septiembre de 2008. Para los sindicatos en cambio la menor audiencia obedece a la politización y "manipulación" de los contenidos del Gobierno de Esperanza Aguirre.

Pérdida de credibilidad
La de este martes 14 de abril  ha sido la tercera huelga consecutiva que CCOO, UGT y CGT convocan en Telemadrid en menos de un año y la decimoctava a partir de que en octubre de 2003 Aguirre accediese a la presidencia regional. Desde el inicio de sus emisiones en 1989 la cadena pública no ha vivido ningún período tan polémico, ni si quiera durante las dos legislaturas como presidente del también popular Alberto Ruiz-Gallardón.

Diferentes trabajadores con amplia experiencia dentro del ente, consultados por Madridiario, coinciden en relacionar la llegada de Esperanza Aguirre y de su equipo, especialmente de Manuel Soriano como director, con el comienzo del descenso de la calidad y, lo que consideran más importante, de la credibilidad de la que Telemadrid y Onda Madrid gozaban de cara al resto de televisiones. Estos trabajadores advierten que de ser la autonómica de referencia se ha pasado a estar al servicio de los intereses del Partido Popular de Madrid y recuerdan que incluso negó imágenes de los abucheos a Esperanza Aguirre en Fuencarral.cuando se las solicitaron varias televisiones.

Los sindicatos se niegan en redondo a que la contención de gasto que necesita Telemadrid "pase por el despido de trabajadores con plaza sacada de funcionario", y exigen en cambio que se aumente la producción propia en lugar de "dar a dedo" programas a empresarios y presentadores afines. Prueba del declive de la cadena, según los empleados, son las polémicas creadas por el vídeo del coladero de Barajas, las disculpas públicas que tuvo que dar en directo el presentador Fernando Sánchez Dragó o la destitución de Germán Yanke al frente de Diario de la Noche cuando se negó a seguir instrucciones. El Comité de Empresa llegó a denunciar ante el Parlamento Europeo la "manipulación y el sectarismo" en la cadena, expediente que fue cerrado.

Isabel Linares.Privatizar: el fin de las sospechas
El archivo de esta denuncia es precisamente una de las pruebas que avalan la defensa que la dirección de Telemadrid, hoy con Isabel Linares al frente, y el Gobierno regional hacen del ente. Según la dirección, siempre ha tratado de negociar con los sindicatos hasta el último momento, pero la dirección asegura que CCOO, UGT y CGT, de la mano de PSOE e IU, han preferido utilizar la cadena como escenario de su batalla política contra Esperanza Aguirre. Respecto a las condiciones de trabajo, recalcan que las demandas de los trabajadores son "incongruentes" con la situación económica, más aún teniendo en cuenta, aseguran, que el salario medio de sus cámaras, los salarios de sus trabajadores y los permisos retribuidos son superiores a la media de las del resto de televisiones autonómicas españolas. Los trabajadores desmienten estas cifras con las tablas salariales en la mano.

Para el PP la prueba más clara de que no se utiliza Telemadrid es que entre los objetivos públicos del partido está la privatización del ente. Con ello, aseguran desde Génova, se apartaría cualquier halo de sospecha del Gobierno regional y se libraría a los madrileños del peso de su deuda. Pero para conseguirlo es necesario reformar la ley estatal de televisión y el tercer canal, algo a lo que el actual Gobierno socialista no está dispuesto y tampoco hizo en su día el gobierno de Aznar. Mientras, la dirección denuncia que, como este martes, "condenar a una televisión a tener su pantalla en negro durante 24 horas no es la mejor manera para garantizar la viabilidad de la empresa que los sindicatos aseguran desear".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.