www.madridiario.es
'Enchufados' a los intercambiadores de Madrid

'Enchufados' a los intercambiadores de Madrid

martes 28 de abril de 2009, 00:00h
La Comunidad de Madrid es hoy la región española donde más se recurre al transporte público. De hecho, se puede decir sin temor a equivocarse que Madrid, por su nivel de vida y por ser uno de los mayores centros de negocios de Europa -además de la capital administrativa de España-, no existiría tal y como la conocemos si no fuera por su extensa red de vehículos colectivos.
Pero, ¿cómo se puede organizar a los cinco millones de usuarios que se suben cada día al Metro, el Cercanías, el Metro Ligero, los autobuses urbanos y los interurbanos? La respuesta es una palabra: intercambiadores.

José Ignacio Echeverría visita el intercambiador de Avenida de América antes de su remodelación.En Madrid ya no se trata sólo de hacer más kilómetros de carreteras, de metro o de poner en servicio más autobuses. La movilidad, es decir, poder desplazarse en tiempo útil y de la forma más rápida y económica posible es lo fundamental y conseguirla sólo es posible si se puede hacer trasbordos entre los distintos medios de transporte. Para conseguirlo, la Consejería de Transportes se ha embarcado en un completo plan de intercambiadores que incluye la reforma o ampliación de los ya existentes y la creación de tres más en Legazpi, Conde de Casal y Chamartín, además del futuro distribuidor integrado en la Operación Campamento.

Del humo negro a las mamparas
Hasta hace seis años un intercambiador era una estación de autobuses bien al aire libre bien bajo tierra con unas instalaciones obsoletas que conectaban las dársenas de autobuses con el Metro mediante pasillos. Moncloa, Avenida de América y Príncipe Pío, construidos en los años noventa, se habían quedado antiguos y su capacidad era insuficiente para las nuevas necesidades. Así nació, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, el primer plan regional de intercambiadores, que además cumplió con dos necesidades históricas de Madrid: la creación del intercambiador subterráneo de Plaza de Castilla y el de Plaza Elíptica.

Sistemas de climatización y ventilación, una terminal interior con grandes mamparas para aislar a los usuarios del ruido y los gases, grandes vestíbulos para unir los distintos medios de transporte, ascensores, escaleras mecánicas y la construcción de itinerarios guiados para invidentes, todo ello para conseguir un movimiento de viajeros cómodo y eficaz. Y el sistema ha funcionado, ya que según los datos del Consorcio Regional de Transportes estas cuatro nuevas infraestructuras (inauguradas entre 2007 y 2008) han dado servicio a más de 220 millones de viajeros desde que se pusieron en marcha. El beneficio además ha sido doble: todo el tráfico de autobuses subterráneos ha permitido eliminar autobuses en superficie y miles de horas de atascos.

Tres nuevas infraestructuras
A la vista de los datos los intercambiadores de transporte se han convertido en una solución fundamental. Por ello, la segunda fase del plan de intercambiadores ya está en marcha. Y con mucho trabajo por delante.

La segunda parte de la remodelación de Plaza de Castilla ya está en marcha con vistas a octubre de este año, cuando será realidad, en palabras del consejero de Transportes e Infraestructuras, José Ignacio Echeverría, "el mayor intercambiador de autobuses urbanos de Europa". En Avenida de América, las obras de reforma comenzarán este verano para ganar 6.000 metros cuadrados y mejorar, de rebote, la zona de superficie. En octubre, si los plazos se cumplen y el proyecto está concluido, arrancarán los trabajos en Legazpi, donde además se construirán 974 plazas de aparcamiento (285 para residentes). El intercambiador de Conde de Casal también se iniciará antes de que acabe la actual legislatura.

La cosa no se quedará ahí. Para las operaciones Chamartín y Campamento, donde van a desarrollarse dos nuevo núcleos urbanos con 16.000 y 10.000 viviendas después de 20 años de paralización, ya se están proyectando las infraestructuras de transporte necesarias. Ambas contarán con sus respectivos distribuidores que unirán en un solo punto Metro, Cercanías y autobuses. El Ayuntamiento de Madrid, subido a este carro de intermodalidad, tiene previsto reformar a corto plazo el intercambiador de Aluche y el de Puerta de Arganda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios