www.madridiario.es
El Ayuntamiento demora la apertura de la M-30, anegada por un colector

El Ayuntamiento demora la apertura de la M-30, anegada por un colector

Por Carmen M. Gutiérrez
miércoles 10 de septiembre de 2008, 00:00h
Un problema en un colector de aguas provocó la inundación y posterior corte de la Calle 30 desde la entrada de Marqués de Monistrol hasta el puente de San Isidro, al igual que los accesos desde la A-5, según confirmó este miércoles el delegado de Movilidad y Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo. El Ayuntamiento informó que a las siete de la tarde habían sido abiertos al tráfico dos de los cuatro carriles de esa vía, y una hora después quedó operativo un tercer carril. Se espera que el cuarto carril entre en funcionamiento nuevamente en las próximas horas.
La intensa tormenta caída la madrugada de este miércoles sobre la capital afectó a un colector de la M-30, que comenzó a verter agua en los túneles. Así se formó una gran bolsa de agua de 80 centímetros de alto por 400 metros de largo dentro de la infraestructura, que provocó el corte a primera hora de la mañana del ramal exterior desde San Pol de Mar hasta la carretera de Toledo.
El tráfico se ha restablecido en parte durante la jornada, y a las 13.00 horas esta vía aún permanecía cerrada desde Marqués de Monistrol hasta el puente de San Isidro. La reapertura no será posible al menos hasta media tarde, según comunicó Calvo.

El edil señaló, además, que el nivel del agua aún no ha permitido que se pueda estudiar si fue una rotura o un mal funcionamiento del colector lo que provocó que se formara la gran bolsa de agua que a mediodía los servicios de emergencias y los bomberos aún trataban de achicar. En ese momento, el colector continuaba aportando agua a la Calle 30, pero ya se conseguía evacuar más de la que entraba.

Mejoras
Este colector ya se había averiado en otras ocasiones. "Se abrirá la investigación oportuna y haremos la auditoría pertinente para saber por qué en ese punto el colector suele darnos problemas", aseguró Calvo. También indició que "en paralelo" se mejorarán las bombas de desagüe para que en caso de que el colector vuelva a fallar se pueda solucionar con más rapidez que en esta ocasión.

Pero no sólo la Calle 30 quedó anegada, también se formaron bolsas de agua en numerosas calles de la ciudad, una situación que el responsable de Movilidad del Ayuntamiento consideró "normal". Según explicó, "con las primeras aguas torrenciales de los inviernos, los sumideros, las alcantarillas y los colectores llevan mucha suciedad, aunque se hayan limpiado". Además dijo que "las primeras lluvias arrastran mucho polvo y forman lodos, lo que provoca que haya muchos taponamientos, pero son resueltos con cierta rapidez por los bomberos y no suelen generar males mayores".

Trabajo para los bomberos
La tormenta colapsó Madrid, sobre todo el centro y el sur de la ciudad, donde los vecinos pasaron la noche en vilo, aunque afortunadamente no ha habido que lamentar ningún herido. La única actuación del Samur Social ha sido en el número 36 de la calle Juan de Urbieta, en Retiro, donde ha sido necesario evacuar a 14 vecinos de tres viviendas por riesgo en el tejado de las mismas.

Roturas de cristales; desprendimientos en fachadas y árboles; e inundaciones en bajos, garajes y  terrazas fueron los principales motivos por los que los bomberos del Ayuntamiento realizaron 150 actuaciones hasta las 13.00 horas de este miércoles, cuando aún continuaban achicando agua en algunos lugares afectados. Entre los inmuebles anegados se encuentra el Centro de Información Turística de Colón, donde el alcalde tenía previsto un acto la mañana de este miércoles, que tuvo que suspender. También han resultado dañados algunos inmuebles dependientes de la Comunidad de Madrid y del Estado.

En toda la Comunidad, el 112 recibió 400 avisos a causa de la tormenta, que dejó hasta 34 litros de lluvia por metro cuadrado en seis horas, la mayor cantidad desde hace al menos medio siglo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios