www.madridiario.es
Muere Diego Hurtado, colaborador de Benavente y esposo de Mary Carrillo

Muere Diego Hurtado, colaborador de Benavente y esposo de Mary Carrillo

viernes 19 de septiembre de 2008, 00:00h
Diego Hurtado, actor, director, adaptador y empresario teatral, ha muerto en Madrid a la edad de 93 años tras una larga y penosa enfermedad. Sus hijas, las gemelas Hurtado, han permanecido a su lado en todo momento.
Pero este hombre de la escena llevaba ya décadas alejado de la profesión en la que se inició al lado de Jacinto Benavente. Diego y sus numerosos hermanos vivieron con el Premio Nobel los últimos años de su vida. Cuando recogí testimonios para una edición conmemorativa de Los intereses creados, Diego, en uno de los escasos momentos de lucidez que entonces tenía, me confesó:

-- Llegó un momento en el que creí que mi tiempo en el teatro ya había pasado. Me retiré sin pena. Y no soy de los que piensan que el mejor teatro es el pasado: todavía queda mucho por hacer. El teatro no se acaba nunca.

Pero Diego Hurtado también vivió durante ¡setenta años! años al lado de una de las grandes actrices del siglo XX: Mary Carrillo. Contrajeron matrimonio en México el año 1938 y no se separaron hasta que la enfermedad se cebó en ambos. Hoy la actriz permanece totalmente alejada del público que la admiró e, incluso reverenció. Su salud también es muy delicada desde hace más de diez años.

Gracias a la íntima relación de Luis Hurtado Girón con Benavente, su prole vivió desde la infancia en el mundo de la escena. Los hermanos Diego, Luis, Pedro, Pilar, Fernando y Agustín Hurtado Álvarez forman parte de una saga llamada a desaparecer si las hijas de Diego y Mary –Paloma, Teresa y Fernanda- no abandonan su voluntario retiro de la interpretación.  Pedro, muerto en 1999, fue un popular actor. Su hermano Fernando uno de los grandes representantes de la segunda mitad del siglo pasada. Hasta una hermana taquillera tuvo esta familia.

El progresivo engrandecimiento de Mary relegó a un segundo plano a su esposo, aunque muchas de las aventuras profesionales de la actriz hubieran sido imposibles sin el apoyo de Diego. Juntos aparecieron sobre los escenarios en obras como Rosas de otoño (1939), La florista de  la reina (1940), El desdén con el desdén (1951), Un día de abril (1952), La alondra (1954), Diálogos de carmelitas (1954), La embustera (1961) y La Casa de los siete Balcones (1965).

Pero, progresivamente, se fue colocando al otro lado de los bastidores, dirigiendo o adaptando. Dirigió textos tan impactantes como La embustera (1961), Muerte da un paso atrás (1962), o Historia de los Tarantos (1962). También estuvo al frente, como empresario, de pequeños teatros desaparecidos, como el Valle Inclán y el Recoletos. Aún puso su grano de arena en 1977 para abrir el actual Príncipe-Gran Vía.

La tristemente memoria de pez que padecemos en España es, en parte, la responsable de que este hombre total del teatro español en el siglo XX, haya desaparecido en el completo olvido. Sirvan estas líneas para dejar constancia de su trabajo, casi siempre a la sombra de los grandes.

Diego Hurtado había nacido el año 1915 y falleció el 8 de septiembre dando la mano a sus hijas Teresa y Fernanda (en la fotografía se ve a Jacinto Benavente con Diego Hurtado, a la izquierda, y su hermano Luis en un viaje a Stratford-up-Avon).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.