www.madridiario.es
El IDAE apuesta por separar biocombustibles y mercado alimentario

El IDAE apuesta por separar biocombustibles y mercado alimentario

Por Carmen M. Gutiérrez
miércoles 08 de octubre de 2008, 00:00h
Ante el debate surgido en torno a los biocombustibles, el director de Energías Renovables del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), Jaume Margarit apuesta por biocombustibles que produzcan más energía de la necesiten para su fabricación y que estén realizados con materias primas no utilizables para el consumo humano.
Ante la imposibilidad de utilizar los combustibles tradicionales como el petróleo, el gas o el carbón a largo plazo al no ser renovables, los gobiernos y las empresas trabajan en potenciar las nuevas formas de energía renovable. Una de ellas son los biocombustibles, que además son menos contaminantes. Sin embargo, también tienen defectos, que se intentan erradicar para dar lugar a otros que sí sean una alternativa real a los combustibles fósiles.

Según Margarit, las ventajas de los biocombustibles estriban en que diversifican el mercado energético, suponen una alternativa a la actividad agrícola y su uso reduce las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero, en contra, su producción y transporte aumentan en muchas ocasiones los gases que se ahorran en la combustión, pueden causar deforestación, desplazar los cultivos agrícolas consumidos por el hombre y amenazar la biodiversidad.

Para el IDAE habría que apostar por los biocombustibles que no utilicen cultivos usado para alimentación, como los que se están empezando a fabricar ahora. Y también aboga por unos procesos de producción y distribución que no supongan contaminar más de lo que se pretende ahorrar. Margarit aseguró, por ejemplo, que ya existen aceites más baratos y separados de los mercados alimentarios.

Este proceso de cambio en la generación de biocombustibles resulta esencial, ya que la Unión Europea y España ya se han marcado objetivos en su uso, por lo que en ambas instancias se plantea la necesidad de esa nueva generación de biocombustibles, según Margarit.

Según los acuerdos alcanzados, el 5,85 de los combustibles de España tendrá que ser generado a partir de cultivos en 2010. Además, el Gobierno se ha marcado unos objetivos en energías renovables para ese mismo año y en este sector se cumplirán las previsiones, al igual que en otros como la energía solar y eólica, aunque también haya técnicas más rezagadas como la energía hidroeléctrica o biomasa.

Además, el director de Energías Renovables del IDAE desveló que, según los cálculos del Gobierno central, España no tiene capacidad suficiente para producir todo el biocombustible necesario para sustituir en su consumo interno al petróleo o al carbón, por lo que los biocombustibles tampoco le asegurarán la independencia energética total del exterior.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios