www.madridiario.es
'Todas las obras en vía pública van a continuar'

"Todas las obras en vía pública van a continuar"

Por Enrique Villalba
lunes 13 de octubre de 2008, 00:00h
Recién mudada de despacho, Paz González (León, 1960), delegada del Área de Obras y Espacios Públicos del Ayuntamiento de Madrid, no para. La que fue viceconsejera de Medio Ambiente y consejera de Justicia y Administraciones Públicas de la Comunidad de Madrid, así como concejala de Medio Ambiente en la pasada legislatura, tiene por delante la labor de recuperar los espacios públicos de la ciudad para sus vecinos ganándole espacio al automóvil.
Lleva año y medio al frente de un Área de nuevo cuño, ¿cuáles han sido los trabajos en los que se han centrado hasta ahora?
Hemos evidenciado el trabajo de reconversión de Madrid en un espacio urbano de más calidad orientado a la convivencia y disfrute de los vecinos. En todas las actuaciones hemos guardado esta filosofía, un poco en contraposición con la anterior legislatura, que fue de las grandes infraestructuras, que eran imprescindibles para realizar ahora la labor de recuperación del espacio para los peatones, en detrimento del tráfico rodado. No podemos actuar de manera insensata en la calle, bloqueando los accesos de los vecinos porque trabajamos en una ciudad consolidada. Queremos conseguir aflorar una ciudad de la ciudad. Eso supone una actividad de recuperación del casco histórico de la ciudad de Madrid que es un objetivo prioritario.

¿Qué importancia tienen las obras puntuales en los barrios?
Son lo que denominamos actuaciones de microcirugía urbana. Trabajamos en los 21 distritos acompasando la rehabilitación de las calles y de las plazas a las necesidades de los vecinos. Madrid tenía esa oportunidad desperdiciada. No sé por qué alguien pensó que esta ciudad se debía resignar a ser una ciudad tan urbana que sus vecinos estuvieran condenados a disfrutar de sus calles en plenitud. Creo que esa tendencia se está invirtiendo y que está mejorando la percepción del modelo de ciudad en que nos encontramos.

Y con tanta microcirugía, ¿cómo está el paciente?
Está bastante bien de salud. Las actuaciones van a buen ritmo y se están cumpliendo todos los plazos previstos. Hemos iniciado grandes obras de recuperación de ejes comerciales, como Bravo Murillo o General Ricardos, que son espacios potentes y necesarios, sobre todo en momentos de crisis. Hay que tener que el pequeño comercio es lo que da vida a nuestra ciudad. Además, hemos puesto en práctica una nueva forma de hacer obras que, si bien dilata un poco los plazos de ejecución, las hace más vivibles. Organizamos la rehabilitación de las calles por manzanas. Hasta que hemos terminado una no empezamos otra. No cansamos al vecino con su calle levantada durante año y medio y tratamos de generar los menores perjuicios a los comerciantes.

Han realizado una gran apuesta por la peatonalización y la accesibilidad.
Todas las labores de rehabilitación que preparamos tienen dos tratamientos principales. Queremos renovar la gran ciudad con obras como la remodelación de las calle Serrano o Narváez. Pero queremos poner al día los cascos históricos que han ido incorporándose a Madrid en otros distritos como Vicálvaro, Fuencarral y Hortaleza, que estaban un poco dejados respecto a las grandes obras. La ciudad tiene esos dos ambientes que la hacen respetable y la dignifican. Los cascos históricos de los distritos se abrieron al tráfico rodado y perdieron su vida. En esas calles viven vecinos que necesitan recuperar su espacio. Por eso, la rehabilitación ha demostrado que dando a las calles una coexistencia, permitiendo vehículos y peatones, se recupera el espacio público para los peatones.

¿Hacen la guerra al aparcamiento de superficie?
Sí. La ciudad es como es. Si no lo hiciésemos, sería muy difícil que incrementásemos la superficie de acera. No podemos ser insensatos y pensar que no debemos darle una oportunidad a los coches. Pero hay que modificar los hábitos de movilidad de la gente, convenciéndola de que es posible dejar el coche en el aparcamiento y usar el transporte público y, al mismo tiempo, creamos nuevas infraestructuras como las vías adaptadas para bicicleta. Nosotros planificamos las obras en vía pública en dos sentidos: ganamos espacio al coche, quitándolo de la superficie, creando aparcamientos subterráneos y aprovechando el espacio para el peatón; y en las grandes calles en las que la necesidad de movilidad lo permiten, reducimos carriles para dar más espacio peatonal.

Después de la paralización de obras ¿qué puede hacer su Área?
El concejal de Hacienda anunció que se iba a paralizar la obra pública en equipamientos de competencias impropias que el Ayuntamiento ejercía sin titularidad jurídica para hacerlo, cosa que ha sucedido durante muchos años. Esas obras que no estaban iniciadas, se ha anunciado que se suspende su tramitación. Otra cosa son las obras de rehabilitación en vía pública de plazas, calles y viales, que van a continuar aunque sean más acompasadas a las posibilidades presupuestarias. Las medidas que ha anunciado el delegado de Hacienda responden a un Plan de Austeridad que se autoimpone el Ayuntamiento de Madrid al ver las nuevas circunstancias que tiene, pero la ciudad no se va a paralizar en ningún momento.

Si se recorta el dinero a todas las Áreas y tienen que pagar el canon de Calle 30 (334,4 millones de los 570,2 que recibió el Área en 2007), ¿les queda dinero para hacer algo?
El canon es fijo y predeterminado. Es un compromiso del Ayuntamiento para poder llevar a cabo esta infraestructura. Pero tenemos otras partidas presupuestarias que nos permiten soportar los Planes de Renovación Integral de Servicios. Las obras de rehabilitación se van a seguir haciendo. Planes como Pavimenta Madrid, proyectos puntuales establecidos en nuestros compromisos electorales, etcétera; van a concluirse para que en 2011 los vecinos puedan ver cómo hemos hecho lo que prometimos.

Con la actual situación económica, ¿Madrid Espacios y Congresos puede acometer la inversión que supone el Centro de Convenciones?
Absolutamente. Toda la programación de infraestructuras que ha comprometido Madrid Espacios y Congresos se va a cumplir. De aquí a final de año se iniciará el movimiento de tierra para la ejecución del Centro Internacional de Convenciones, que es un proyecto estratégico para Madrid. Va a ser el elemento que va a traer más turismo de negocio a la ciudad porque ofrece un aforo adecuado para determinados eventos que se celebran en otras ciudades europeas porque aquí no tenemos centros con esa capacidad. La ventaja de Madrid Espacios y Congresos es que, al ser una empresa pública, tiene una capacidad financiera y de endeudamiento muy diferente a la que tienen los Presupuestos, que están sujetos a los ingresos que recibe el Ayuntamiento.

¿Va a estar terminado en esta legislatura el Plan Director de Movilidad Ciclista?
Este Plan se extiende hasta 2016. Hemos comprometido para esta legislatura la ejecución de 60 kilómetros. Queremos crear una red mallada en la ciudad de 575 kilómetros que luego se vaya incrementando porque la cultura de la bicicleta se implante. No queremos desaprovechar la reforma de una calle en la que esté previsto el Plan para ejecutar los carriles bici, como en Serrano y General Ricardos, y luego, hay otras zonas en las que intentaremos dar conectividad a los carriles entre sí. Es decir, no valdría de nada hacer carriles bici que no fuesen a ninguna parte. Tenemos estudiado que el itinerario que hace un madrileño para ir a trabajar es de unos cinco kilómetros. Por eso queremos ir creando itinerarios para establecer esos caminos que necesita la gente poco a poco. En esta legislatura, vamos a ir conectando esas vías principales con los accesos secundarios para hacer atractivo a los madrileños el uso de la bicicleta. En unos casos, aprovecharemos la remodelación que se haga en la calle, y en otras las crearemos.

Comienza la reforma de Serrano…
Para mediados de octubre podremos empezar la obra. Hemos empezado por la tarea más farragosa: el desvío de servicios subterráneos. Tenemos una planificación de obra que se va a trasladar a los empresarios de la zona esta semana. Les vamos a presentar los plazos de ejecución y las afecciones que pueden sufrir. Pero la obra, siendo importante, creemos que vamos a compatibilizarla con el tráfico sin tener que hacer cortes desde su inicio hasta su fin. Y vamos a tratar de salvar las temporadas de mayor volumen de ventas porque se trata de una obra para potenciar el espacio para los vecinos y los comerciantes.

¿Cuándo concluyen las obras del intercambiador de Aluche?
Durará 18 meses y se terminará para finales de 2009. Esta obra producía gran afección urbana, pero también muchos beneficios. Por eso ha sido de las primeras que hemos acometido. Se remodelará la plaza de Aluche, se ampliará el número de dársenas de autobuses, de cuatro a trece y se dará conectividad entre los medios de transporte de la zona, entre autobuses urbanos e interurbanos y con el Metro. También estamos trabajando en el soterramiento de la línea 5 de Metro entre Campamento y Empalme, que va a ser una obra importante que beneficiará a dos distritos que, actualmente, se conectan por una pasarela y  que luego podrán disfrutar de una superficie verde de 17.000 metros cuadrados donde antes había una brecha urbana.

Ha comenzado la ampliación del túnel Santa María de la Cabeza...
Fue un compromiso que asumió el alcalde con los vecinos en la pasada legislatura. Era absolutamente inviable ejecutarla a la vez que las obras de remodelación de la M-30, así que convinimos con ellos que al inicio de esta legislatura las acometeríamos y así ha sido. Es una obra complicada en su ejecución porque plantea muchos inconvenientes en materia de movilidad. Hay que cortar el túnel en un periodo de tiempo elevado, cerca de los seis meses. Se trata de una obra necesaria porque en la obra anterior, al no haber prolongado el subterráneo 300 metros más, generaba una brecha cuando se pretendía justo lo contrario y así se salda una deuda con los vecinos.

¿Cómo funciona la normativa de apertura de calas y zanjas?
Es evidente para el que pasea la calle que no hay el mismo volumen de obra civil en la vía pública. Ya no se abre el suelo semana sí, semana también. Ahora cada vez que intervenimos en la calle aplicamos la Ordenanza. Cuando actuamos, invitamos a las empresas que tienen canales en el subsuelo a que si tienen que hacer algún trabajo allí aprovechen a actuar en sus redes, porque si no, no podrán hacerlo. El año pasado pusimos 367 expedientes administrativos a empresas que incumplieron esta máxima. Siempre hay excepciones, como cuando un vecino tiene una avería. Pero no es lo mismo abrir un sitio puntual que una distancia enorme de la calle. Las empresas han comprendido que es una manera más operativa de trabajar. Sólo suponía conciliar sus intereses con los plazos del Ayuntamiento. Apostamos por facilitar esta práctica creando galerías y cajones de servicio, permitiendo que la calle no necesite cada dos por tres levantarse. Mediante estas galerías, las empresas pueden trabajar sin molestar a los vecinos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios