www.madridiario.es
La Cuesta de Moyano y el Paseo del Prado acogen una exposición de Baltasar Lobo

La Cuesta de Moyano y el Paseo del Prado acogen una exposición de Baltasar Lobo

lunes 06 de octubre de 2008, 00:00h
La Cuesta de Moyano y parte del Paseo del Prado, en el céntrico distrito madrileño de Retiro, serán escenario a partir de este lunes de una exposición del dibujante y escultor Baltasar Lobo.
Este lunes, el concejal presidente del distrito, Luis Asúa, y el presidente de Caja Duero, Julio Fermoso, inaugurarán la muestra, en la que se expondrán algunas de las esculturas monumentales más importantes del artista zamorano.

Lobo nació en Cerecinos del Campo (Zamora) en 1910, y murió en 1993. Sus obras más conocidas son los dibujos y esculturas que representan madres e hijos. Tras vivir en París, exiliado por su participación en la Guerra Civil con el bando republicano, su obra recibió la influencia de Constantin Brancusi y Jean Arp, y consiguió que se expusiera en la Galerie Vendôme, en la Rue de la Paix, junto con la de notables artistas como Henri Matisse, Fernand Léger, Maurice Utrillo y Pablo Picasso.

Contribuyó al proyecto para la Ciudad Universitaria de Caracas e hizo las ilustraciones para la traducción inglesa de 'Platero y yo', de Juan Ramón Jiménez, y en 1984 consiguió el Premio Nacional de Artes Plásticas de España.

Su cuerpo está enterrado en el Cementerio de Montparnasse, en la capital gala, y Zamora alberga un museo dedicado a su memoria, que en breve debería ser trasladado al Castillo de la ciudad, cuando acabe la rehabilitación que está llevando a cabo Rafael Moneo.

Desde muy pequeño ya mostró aptitudes para el arte, y gracias a una beca que obtuvo en 1927 pudo continuar su formación en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, donde también asistió a las clases de Círculo de Bellas Artes, especializándose en la talla directa de la madera y el mármol. Durante estos años descubrió con admiración la obra de los grandes artistas españoles del momento: Picasso, Dalí, Miró o Gargallo.

Algunas de sus obras de la época parisina son 'Ídolo' (1941) y 'Campesina' (1942), para continuar por caminos de creciente abstracción y depuración de las formas, indagando en el desnudo femenino. Este interés se tradujo en una iconografía repleta de 'bañistas' y 'maternidades', y más tarde en los centauros y las ninfas.

Así, a partir de los años 50 Lobo, ya maduro, utiliza un lenguaje propio e inequívoco que aúna en sus esculturas la rotundidad de volúmenes con una gran perfección en el modelado de las formas, especialmente elocuente en las piezas realizadas en mármol y bronce pulidos, en las que el escultor aprovecha la plasticidad táctil y luminosa del material hasta obtener obras radiantes, dotadas de una bellísima y oscilante transparencia interior. Algunos ejemplos son 'Levante' (1962) y 'Al Sol' (1970).

El sentido monumental de su obra alcanza su plenitud con dos esculturas urbanas basadas en desnudos masculinos: 'A los españoles muertos por la libertad' (1948), monumento en piedra que se levanta en Annecy, y 'El homenaje al poeta León Felipe' (1983), bronce que se encuentra en Zamora.

Aunque su obra viajó por todas las capitales europeas importantes en el mundo del arte en aquella época, no fue hasta 1960, cuando el  Museo de Arte Contemporáneo de Madrid le organiza una retrospectiva, que el escultor zamorano pudo reencontrarse con su público. En la década de los 80 se estrecharon sus lazos con la tierra que le vio nacer, y en 1984 celebró su primera exposición en Zamora y, dos años después, la VIII Bienal de esta ciudad le dedicó una sala especial en homenaje a su fructífera trayectoria artística.

Su reconocimiento internacional se tradujo también en numerosos premios y distinciones, como el Premio André Susse de Escultura (1958), el Premio Jacques Lenchener (1974), el Premio Oficial de las Artes y las Letras (Francia, 1981), la Orden Andrés Bello del Gobierno de Venezuela (1989) y la Medalla de Oro Susse Fréres Fondeul. Los galardones en España llegarían necesariamente tras el cambio político: el Premio Nacional de Artes Plásticas de 1984 y el Premio de Castilla y León de las Artes de 1985.

La muerte le sorprendió en París a los 83 años, cuando estaba preparando, en colaboración con diversas entidades públicas y financieras, un ambicioso proyecto museográfico para la exhibición y estudio de su obra.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.