www.madridiario.es

Director del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Materiales

Llorca: 'Sólo sobrevivirán las empresas que inviertan en tecnología'

Llorca: "Sólo sobrevivirán las empresas que inviertan en tecnología"

domingo 02 de noviembre de 2008, 00:00h
El profesor Javier Llorca, doctor ingeniero de Caminos, es catedrático y  responsable del grupo de investigación en “Materiales Estructurales Avanzados y Nanomateriales” de la Universidad Politécnica de Madrid Desde febrero de 2007, es además, el director del recién creado Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Materiales (IMDEA-Materiales). Madridiario ha hablado con él sobre la labor de esta institución- dedicada a la investigación de excelencia  para transferir tecnología al sector industrial-  que ha logrado atraer en su primer año a la región a científicos brillantes de seis nacionalidades distintas.
¿En qué consiste la labor del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados? ¿Qué retos se planteó tras ser elegido director de IMDEA Materiales?

El Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Materiales es un nuevo marco institucional promovido por la Comunidad de Madrid con tres objetivos muy bien definidos. El primero es hacer ciencia de excelencia al servicio de la sociedad. El segundo es transferir tecnología para mejorar la competitividad de las empresas en Madrid, en España y, en último término, en todo el mundo. Y el tercer objetivo y el más atractivo, es atraer el talento. En los ultimos 10 o 15 años hemos recibido un flujo de inmigrantes grandísimo pero España no sólo tiene que atraer a gente que quiere trabajar, sino que hay llegado el momento de atraer a trabajadores altamente cualificados.

El principal reto que me planteé como director al diseñar el instituto fue crear una institución que fuera capaz de hacer una investigación de excelencia que fuera útil para para mejorar la competitividad de las empresas. Con la ayuda de un comité científico internacional, hice un estudio muy detallado sobre las necesidades de las empresas madrileñas y españolas, determiné qué empresas estaban realmente comprometidas con el liderazgo tecnológico en el ámbito de los materiales y, en función de estos factores, determiné las líneas de investigación prioritarias del instituto. El segundo reto importante ha sido atraer el talento y conseguir investigadores de todo el mundo que se comprometan con esta iniciativa y sean capaces de sacarla adelante.

¿Cuáles son los principales proyectos en los que trabaja el instituto?

El instituto tiene en estos momentos dos grandes líneas de investigación. La primera es el desarrollo de aleaciones metálicas avanzadas para su uso en las industrias de generación de energía y del transporte. En el marco de la generación de energía estamos trabajando con empresas como ITP, Industria de Turbo Propulsores- el único fabricante de turbinas de gas español- para desarrollar  materiales que permitan trabajar a mayor temperatura y por lo tanto, mejorar el rendimiento. Tenemos también un proyecto de investigación con el Grupo Antolín -una multinacional española que fabrica componentes de automoción- para desarrollar  nuevas aleaciones de magnesio, un material mucho más ligero que el aluminio y el acero, que permitirán reducciones sustanciales en el peso de los vehículos. La segunda gran línea de trabajo son los materiales compuestos. En este área estamos trabajando actualmente con Airbus, con EADS-Casa espacio y con Aries Complex en el desarrollo de nuevas tecnologías de fabricación de materiales compuestos y de metodologías de simulación para sustituir los ensayos mecánicos para comprobar la fiabilidad estructural de los componentes por simulaciones por ordenador. Además, también estamos trabajando en esta misma línea con Gamesa, el segundo fabricante mundial de aerogeneradores para mejorar la fiabilidad de las palas de los aerogeneradores.

Junto con estas actividades, acabamos de firmar hace unos meses un gran proyecto de investigación con  la empresa Future Fibers  que fabrica jarcias y cabos para los barcos que participan en la Copa America. Estos cables se realizaban con acero inoxidable y ahora se fabrican con fibras de alta resistencia, con un ahorro de cerca del 80 por ciento en peso. Otra línea de investigación que estamos abriendo en un campo muy novedoso es el estudio del daño cerebral debido a impacto. Pretendemos simular el efecto de impactos en el cerebro para desarrollar nuevos sistemas de protección tanto en el mundo de la automoción como en el mundo de la seguridad. Hemos establecido contactos con el equipo de Formula 1 de para empezar un proyecto en esta línea porque  los pilotos de Fórmula 1 están sometidos a enormes aceleraciones y deceleraciones durante las carreras.

¿Qué actitud mantiene el sector privado español, y en especial el madrileño, en cuanto a la participación directa en la investigación científica? ¿Qué ventajas pueden obtener las empresas de la participación en este tipo de proyectos?

Desgraciadamente, en España, no existe una tradición de empresas que inviertan en tecnología. El paradigma de empresa en este país son las empresas comerciales: yo compro a cuatro y vendo a cien y con ese cuatro por ciento voy tirando. La mayor parte de las empresas españolas son empresas  de  servicios, entre cuyas prioridades no está el desarrollo de la tecnología. Uno de los objetivos que tiene IMDEA es demostrar a la sociedad española y al sector industrial español que las empresas que innovan son las empresas que van a mejorar su competitividad y por tanto que van a sobrevivir en un marco extremadamente complicado como es el actual. Por eso no es un momento de crisis en el mundo de la ciencia y la tecnología. Si uno se limita a ser un mero fabricante que utiliza tecnología importada del extranjero, lo que va a ocurrir es que se producirán- como ya está ocurriendo- deslocalizaciones.

¿Qué ventajas se derivan de la unión de los investigadores? ¿Es la fragmentación de la comunidad científica madrileña un problema para el avance en el desarrollo de nuevos materiales? ¿Considera suficiente el apoyo a la investigación desde las instituciones?

La fragmentación siempre es un problema pero más no siempre significa mejor. Lo que es mucho mas importante es ser capaz de agrupar investigadores e infraestructuras y con diferentes experiencias y capacidades. Es lo que hemos intentado hacer en IMDEA. Si hay grupos-como los hay en la Comunidad- que tienen unas capacidades muy buenas, colaboramos con ellos y nos equipamos sólo en aquellas áreas en las que  nota que hay una falta, bien de investigadores o bien de capacidades de investigación o infraestructuras. En cuanto al apoyo a la investigación, creo que habría que focalizar mucho más ese apoyo para que no se diluya. España no puede ser un país líder en todo y debemos apostar por una serie de tecnologías. Un paso en esa línea es la iniciativa de los Institutos Madrileños de Estudios Avanzados, que apuestan por una serie de áreas que se consideran estratégicas para la transferencia de ciencia y tecnología.

¿Cree que las ventajas que puede aportar la investigación en estos campos son suficientemente conocidas ?

Yo creo que no son suficientemente conocidas. Los ciudadanos tienen la conciencia de que la tecnología es importante, pero algunas tecnologías son más visibles y les afectan de forma más directa. Es el caso de la tecnología de las comunicaciones y del software. Y luego hay tecnologías igual o más importantes pero que son menos visibles. Es el caso de la tecnología del catalizador del tubo de escape de un coche, que permite reducir las emisiones. En ese sentido creo que la gente sabe poco aún de cuáles son las ventajas y los beneficios de la tecnología.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.