www.madridiario.es
Los intercambiadores de Plaza de Castilla y Moncloa abrirán este mes

Los intercambiadores de Plaza de Castilla y Moncloa abrirán este mes

domingo 20 de enero de 2008, 00:00h
Los intercambiadores de transporte de Plaza de Castilla y de Moncloa serán inaugurados antes de febrero, con ocho meses de retraso, ya que estaba previsto que estas infraestructuras comenzaran a funcionar en mayo de 2007, según informaron fuentes de la Consejería de Transportes e Infraestructuras.
En un principio, el Gobierno regional calculaba que ambas estructuras estarían operativas antes del fin de la pasada legislatura, que concluyó en el mes de mayo. Sin embargo, durante el desarrollo de las obras se produjeron una serie de contratiempos que obligaron a retrasar su inauguración.

En el caso del intercambiador de Moncloa, la Consejería de Transportes e Infraestructuras asegura que el proyecto inicial se modificó para no afectar en superficie a la calle Princesa, lo que ha provocado la dilación de su apertura. En cuanto a Plaza Castilla, la Comunidad de Madrid alega que la apertura se ha retrasado por la necesidad de adaptar el intercambiador al anillo distribuidor subterráneo de las cuatro torres construidas sobre los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid.

El intercambiador de Moncloa, que ha contado con un presupuesto de 97 millones de euros, tendrá 36 dársenas de autobuses y dará cabida a 55 líneas de interurbanos, 20 de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y las líneas 3 y 6 de metro. El proyecto también contempla la construcción de un nuevo aparcamiento subterráneo que dé servicio a la Junta Municipal de Moncloa, situada enfrente, ya que las obras de ampliación del intercambiador obligarán a desplazar el actual.

Las obras se han realizado bajo la Plaza del Arco de la Victoria y han afectado a una superficie de 28.436 metros cuadrados, 18.612 nueva construcción y otros 9.824 que se reformarán. Todo esto está distribuido en tres niveles, uno para las dársenas de autobuses, otro para metro y uno intermedio para la conexión de ambos medios de transporte.

La nueva infraestructura beneficiará a 140.000 usuarios de autobuses y 170.000 de Metro. Con ella, se prevé retirar de la circulación en superficie un flujo de más de 4.000 expediciones diarias de vehículos de gran tamaño.

Fuentes de la Consejería de Transportes e Infraestructuras avanzaron que transcurrido "un tiempo" desde la apertura de las nuevas instalaciones, se cerrará el viejo intercambiador, proceso que no será inmediato sino que se hará una vez que todas las cabeceras de las líneas de autobuses se hayan reorganizado y se haya informado a los usuarios.

Por su parte, el intercambiador de Plaza de Castilla, que tuvo un presupuesto superior a los 100 millones de euros, dispondrá de 36 dársenas de autobuses y albergará 37 líneas interurbanas de buses procedentes de los corredores de la A-1 y la M-607.

Según los cálculos de Transportes, esta infraestructura beneficiará a 270.000 viajeros diarios que utilizan la estación de Metro de Plaza de Castilla y eliminará 7.000 autobuses interurbanos de la superficie, además de permitir su conexión directa a la A-1 y la M-607 mediante túneles subterráneos.

El nuevo intercambiador también tendrá un aparcamiento público rotatorio con espacio para 400 vehículos y una sala de espera separada mediante mamparas de la zona de circulación de autobuses. Además, servirá de enlace a las líneas 1, 9 y 10 del suburbano.

Tanto la instalación de Plaza de Catilla como la de Moncloa se han construido con aire climatizado, luz natural en todos los niveles, zona de embarque tipo aeropuerto en cada dársena y accesibilidad total para personas con algún tipo de discapacidad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.