www.madridiario.es

El sistema abrefácil del metro suscita críticas

Por Carmen M. Gutiérrez
viernes 02 de enero de 2009, 00:00h
Pegatinas que avisan de botones que no existen, dispositivos que no funcionan y accesos por puertas prohibidas son los algunos de los problemas que presenta el sistema de abrefácil instalado por Metro de Madrid en las puertas de las estaciones del suburbano.
Una pegatina avisa a la salida de la estación de Retiro que da a Claudio Coello de que existe un botón para abrir con mayor facilidad la puerta, pero al usuario tras buscarlo no le queda más remedio que empujar, incluso con más fuerza que de costumbre. Esta es una la situaciones con las que se puede encontrar el viajero de Metro tras la instalación de un sistema abrefácil en algunas de las estaciones de la red.

El objetivo era facilitar la apertura de puertas y mejorar la accesibilidad, pero la instalación presenta diversos problemas. Para empezar si el dispositivo para abrir automáticamente la puerta está instalado, tenga o no botón para ponerlo en marcha, abrir la puerta manualmente cuesta más de lo habitual. Además, si se intenta abrir la puerta con demasiada fuerza o permanece mucho tiempo abierta, se bloquea y el sistema deja de funcionar, según reconoce un portavoz de Metro. Para desbloquear aquellas puertas que tienen dispositivo "se resetean" ocho veces al día, según aseguran en la compañía.

Precisamente, la puerta de Retiro es una de las que presentan resistencia a ser abiertas porque tiene instalado el dispositivo, aunque sólo se puede accionar al entrar pese a tener avisos de abrefácil tanto en la parte exterior como interior, por lo que son muchos los viajeros que se quejan. Lo mismo sucede en la salida a la calle de Alcalá de la estación de Banco de España o en la del Museo de Ciencias Naturales en Gregorio Marañón.

Para Metro estas estaciones en las que falta el botón, que lleva un símbolo para llamar la atención de los discapacitados, son "casos puntuales", pero sucede en tres de las siete estaciones visitadas por Madridiario en las que se anuncia el dispositivo. También ocurre en Callao pero en esta ocasión, el aviso de la existencia del botón -sin botón- está en la entrada.

De las estaciones visitadas que tienen instalado el sistema de abrefácil, todas presentan al menos una incidencia. Así, el viajero puede encontrar un acceso con el letrero de "No pasar" en rojo, que a la vez tenga un adhesivo que avisa del sistema de apertura fácil y aconseja pulsar el botón, como sucede en la salida principal de Tirso de Molina o en el acceso de Acacias de la estación de Embajadores. No obstante, Metro considera que "en muchas estaciones era más cómodo hacerlo así. No pasa nada por salir por la puerta de entrada".

"Casos puntuales"
Por otra parte, al usuario tampoco le queda claro si encontrará el dispositivo al entrar o al salir, aunque desde Metro afirman que los sistemas siempre están para ayudar en la salida porque las puertas son más difíciles de abrir en este sentido. Madridiario ha encontrado, no obstante, al menos tres estaciones con el sistema instalado en la entrada. Un portavoz de la compañía explicó que se trata de casos "puntuales", que se deben a que en ocasiones "no se puede poner dentro".

La diputada socialista Fátima Peinado afirma que esta medida, que pretendía facilitar el acceso a mayores y a personas con movilidad reducida, "no funciona" y que la compañía está obligada a implantarla, pues el sistema de abrefácil está recogido en una norma de 2007, que tiene su origen en una ley aprobada cuando era presidente de la Comunidad Joaquín Leguina.

La diputada recuerda, además, que los sistemas de accesibilidad deben responder a un código estandarizado y explica que este tipo de dispositivo "debe tener una funcionalidad para el usuario y no puede permitirse que se instalen donde mejor le venga a Metro para evitarse una pequeña obra".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios