www.madridiario.es

Jóvenes de Europa y América recrean las trincheras de la Batalla del Jarama

Tras los pasos de la Batalla del Jarama

Tras los pasos de la Batalla del Jarama

La historia de Rivas-Vaciamadrid está estrechamente ligada a la Guerra Civil, y más concretamente, a la Batalla del Jarama. En febrero de 1937, el poblado de Vaciamadrid quedó totalmente destruido, mientras que de Rivas sólo quedaron ruinas y trincheras. Setenta años después, jóvenes de Europa y América trabajan en un campo de trabajo sobre el escenario de la batalla, censando los restos hallados y recreando las trincheras.
Moritz Krawinkel, de Alemania, es uno de los jóvenes que durante estos días está trabajando sobre el terreno donde se desarrolló la Batalla del Jarama. Es la segunda vez que viene a este campo internacional de trabajo de Rivas-Vaciamadrid. "Para mí la Guerra Civil española es muy interesante porque en Alemania no hubo resistencia al fascismo, y en cambio aquí, si que la hubo, y me interesa ver cómo se luchó para hacer frente a las tropas de Franco", explica Krawinkel.

Para Vesna Puh, de Eslovenia, es también la segunda vez que acude al campo de trabajo de la Batalla del Jarama. "Me gusta la historia, y como estudio español, me interesa conocer la historia española, en especial la época de la Guerra Civil, en la que participaron brigadistas eslovenos", señala. En cambio, para Dorothea Praser, de Rumanía, la principal motivación para venir a Rivas a pasar sus vacaciones fue otra. "Me parece interesante poder recuperar y rescatar las señas de identidad de las batallas, para que las generaciones futuras conozcan lo que pasó durante la guerra", afirma Praser.

Durante los días en los que se desarrolla el campo de trabajo, que se llama "Un río con nombre de batalla", se censan restos de la Guerra Civil hallados en  Rivas-Vaciamadrid y en la vega del Jarama. Ya el año pasado, se hizo el mayor catálogo de restos de la guerra que existe en España. "En el verano de 2006, se censaron fortificaciones, líneas de trincheras, puestos de mando, e incluso, se encontraron algunas balas, casquillos y vainas", afirma Antonio Morcillo, presidente de la Asociación Grupo de Estudios del Frente de Madrid (Gefrema). Este año, 24 jóvenes de Rumanía, Francia, Eslovenia, México, Polonia, Canadá, Alemania y España participan hasta el 30 de julio en esta actividad, organizada por el Ayuntamiento de Rivas y por Gefrema.

La novedad del campo de trabajo de este año es que los jóvenes recrearán las rutas y los escenarios de la batalla. "Estamos reproduciendo una línea de trincheras republicanas, idéntica a otra que hay en el municipio. Se trata de ir creando los elementos que hubo en la batalla para que se puedan visitar", indica Julián González, representante de Gefrema. Estos días, los jóvenes se dedican a excavar y a poner sacos terreros, reproduciendo lo más fielmente posible como eran las trincheras y parapetos que usaban en el bando republicano.

Además, en este mismo lugar, Gefrema quiere recrear letrinas y barracones con literas, para reproducir como era la vida de los combatientes durante la Batalla del Jarama. "La gente, en general, y los chavales, en concreto, están poco concienciados sobre la Guerra Civil. En los colegios, apenas se habla de esta época de nuestra historia. Por eso, con esta recreación queremos que la gente conozca un poco más sobre lo que ocurrió aquí en 1937", asegura González, quien añade "queremos que esta reconstrucción la puedan visitar los escolares, no sólo de Rivas, sino de todo Madrid".

"En el campo de trabajo, estamos unas cuatro horas por la mañana. Luego por la tarde y los fines de semana, realizamos actividades culturales, como la visita a la residencia de Franco en El Pardo; el Búnker del Parque del Capricho, donde hay un cuartel republicano; el Templo de Debob, donde se ubica el Cuartel de la Montaña, y el cementerio de los brigadistas internacionales en Morata de Tajuña", dice Hugo Navasco, coordinador del campo de trabajo.

La Batalla del Jarama

El 6 de febrero de 1937, comenzó en el valle del Jarama, entre los municipios de Rivas-Vaciamadrid, Arganda del Rey, Morata de Tajuña y San Martín de la Vega, una de las batallas más importantes de la Guerra Civil. En ella, participaron 70.000 soldados del bando republicano y del ejército del General Franco. En los 19 días que duró murieron entre 15.000 y 20.000 hombres, convirtiéndola en una de las batallas más sangrientas de la contienda.

El objetivo de las tropas de Franco era cercar Madrid por su zona meridional y aislarlo de la sede del gobierno republicano en Valencia. El plan consistió en tomar Arganda del Rey, seguir hacia el norte y terminar conquistando Alcalá de Henares, cerrando el paso hacia Valencia. El frente de Madrid se estabilizó y estuvo activo hasta el final de la contienda en 1939.

El bando republicano, que estuvo al mando del general José Miaja y formado por cuatro divisiones, contó con la colaboración de los brigadistas venidos de todo el mundo. Juntos consiguieron evitar el avance de los nacionales hacia Arganda. En esta zona, en las tres semanas que duró la batalla se construyeron numerosos bastiones, trincheras y fortificaciones, que aún hoy en día permanecen.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.