www.madridiario.es
El gran colisionador cada vez más cerca

El gran colisionador cada vez más cerca

En el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), el objetivo fundamental del departamento de Física de Altas Energías, es el estudio de los constituyentes de la materia en su nivel más elemental y de las fuerzas responsables de sus interacciones, mediante la realización de experimentos con aceleradores o en laboratorios subterráneos.
La actividad investigadora está íntimamente conectada con el Programa experimental del CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas en Ginebra, Suiza).

La experimentación en este campo requiere tener acceso a la observación de distancias cada vez más pequeñas o, lo que es lo mismo, energías cada vez más altas. Para ello, se inaugurará próximamente, en el CERN, la máquina científica más grande que haya construido nunca el ser humano, capaz de estudiar una nueva región de energía, el LHC (Large Hadron Collider). Este gran colisionador de hadrones de forma circular hará chocar  protones a grandes velocidades, para provocar la colisión de las partículas en el interior del anillo, aprovechando su enorme tamaño (27 kilómetros de circunferencia) y la tecnología de imanes superconductores desarrollada para él.

 El LHC y sus cuatro detectores (CMS, ATLAS, ALICE y LHCb) pretenden, con ello, estudiar las consecuencias derivadas del choque con el fin de descubrir partículas fundamentales aún no descubiertas, como el bosón de Higgs, cuya existencia es una predicción de los físicos teóricos para explicar el origen de la masa, o las partículas supersimétricas. Estos detectores aprovechan la interacción de las partículas con la materia para producir una señal detectable (carga eléctrica, emisión de luz…) por dispositivos electrónicos. La electrónica del conjunto de detectores del experimento contiene millones de canales para recoger las señales; los datos son almacenados en discos duros y posteriormente analizados con sofisticados programas informáticos desarrollados para reconstruir el paso de las partículas por el detector.

Los próximos meses serán decisivos, en abril de 2008 empezarán a circular los primeros haces y para junio del mismo año se esperan las primeras colisiones y el comienzo de la toma de datos. En toda esta actividad, desde el diseño del experimento y del detector, hasta la construcción, la instalación, la puesta a punto, y la preparación para el análisis, ha habido una importante participación de investigadores españoles, que se espera continúe con el análisis de datos y la obtención de resultados. En concreto, diferentes grupos de CIEMAT participan en los trabajos de los detectores CMS y ALICE.

CMS (por sus siglas en inglés “Compact Muon Solenoid”) es un experimento multipropósito que se está terminando de instalar en el CERN. Es un detector enorme con forma aproximadamente cilíndrica, de 15 metros de diámetro, 21 metros de longitud y un peso total de unas 12500 toneladas. Es complejo, con varios subsistemas dedicados a detectar diferentes tipos de partículas. El CIEMAT ha contribuido a la construcción de uno de ellos, especializado en la medida de las partículas denominadas muones. Además, el Centro participa en el desarrollo e implementación de los sistemas de computación distribuida GRID, que son necesarios para poder obtener resultados en el detector, preparándose para posibles descubrimientos y otros estudios de interés. 

ALICE (por sus siglas en inglés “A Large Ion Collider Experiment”) es, al contrario que el anterior, un experimento especializado. Se centra en la física proveniente de las colisiones de núcleos de átomos, que también se producirán en el colisionador, y no de protones. Estudiando estas colisiones se pretende medir las características de la materia a altísimas temperaturas y densidades. ALICE es un detector también cilíndrico, de 12 metros de diámetro y de 12 metros de longitud, algo más pequeño que CMS. Tiene una estructura diferente, adaptada al tipo de física que se desea estudiar con este detector, y también se está terminando de instalar en el CERN. El CIEMAT contribuye a este experimento en la infraestructura GRID de cálculo científico, y en la futura explotación científica de los datos que proporcione el detector.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.