www.madridiario.es

Promete ayudar a los alumnos a buscar su primer empleo

Villapalos: 'Siento tristeza por la continua pérdida de prestigio de la Complutense'

Villapalos: "Siento tristeza por la continua pérdida de prestigio de la Complutense"

Por Cristina Expósito
viernes 20 de abril de 2007, 00:00h
Gustavo Villapalos, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones, fue rector de la Universidad Complutense de 1987 a 1995. Dice asistir con nostalgia y tristeza a la pérdida de prestigio de la Universidad Complutense y critica la "ausencia de dirección" actual de la institución. Promete devolver la dignidad a los profesores de la UCM y ayudar a los estudiantes a encontrar su primer empleo.

Usted ya ha sido Rector de la Universidad Complutense. ¿Qué le impulsa a presentarse a las elecciones para serlo de nuevo?
Un sentimiento emparentado con la melancolía, con la tristeza de asistir a la continua pérdida de prestigio de una Universidad que siento como mía porque a ella le debo casi todo lo que soy. Históricamente la Complutense ha sido  una referencia de calidad, de rigor, de excelencia. Ahora la desidia y el sectarismo la han relegado a la mediocridad. La Complutense no nació para eso, sino para liderar el sistema universitario español y para ejercer también  un liderazgo intelectual y moral que, hoy por hoy, brilla por su ausencia. Somos una gran orquesta, pero el conjunto desafina o no da lo mejor de sí mismo, porque no hay dirección. Quiero, puedo y debo proponer un nuevo comienzo para que se haga lo que hay que hacer, se haga entre todos y se haga bien.  

¿Cuáles son, según su punto de vista, los principales retos de la Complutense en los próximos cuatro años?
Hay tres desafíos principales. Nuestra incorporación solvente al Espacio Europeo de Educación Superior, el nuevo catálogo de titulaciones y las relaciones de la Universidad con los poderes públicos. En esos escenarios se va a medir nuestra capacidad de dar respuestas satisfactorias a los alumnos, a los profesores e investigadores y a la  sociedad.

¿Cree que la candidatura de Ángel Nogales puede dividir el voto de la derecha y ceder terreno a los candidatos de ideología progresista?
No me presento a las elecciones con un programa de derechas o de izquierdas ( si esas etiquetas significaran algo)   sino con ideas y proyectos de innovación, motivación y mejora de la calidad. Me dirijo a todos porque soy y he sido siempre independiente e  integrador. Es bueno que las ideologías estén en el campus, que convivan y debatan; pero es nefasto convertir la Universidad en una liza en la que la lucha por el poder margine o penalice al talento, al trabajo y al rigor académico. No se elige entre progresistas y conservadores, sino entre quienes dicen palabras y quienes aseguran hechos. A mí se me conoce por mis hechos. 
 
Destaque alguna medida concreta propuesta en relación con los profesores, alumnos y PAS
A los profesores hay que devolverles la dignidad y reconocimiento social que les corresponde y también mejorar sus retribuciones. A los alumnos hay que asegurarles el valor de sus títulos en el mercado y ayudarles a encontrar un trabajo a la altura de sus  conocimientos mediante prácticas de un año en las empresas. Al PAS hay que motivarlo e incentivarlo, porque sin ellos ningún proyecto pasaría del papel a los hechos.

¿Qué tiene usted que no tengan los otros tres candidatos?
Tengo una experiencia como rector que da credibilidad a mi proyecto. Los Cursos de Verano de El Escorial, el Real Colegio de Harvard o el Centro de Estudios Superiores "Miguel Servet" de París no se hicieron solos, como otras tantas cosas, los hicieron equipos humanos concretos que yo estimulé, coordiné y dirigí.

¿Cómo cree que se desarrollarán las elecciones?
Conforme a lo previsto. Palabras, palabras, palabras y promesas. Yo no prometo, yo cumplo. Lo digo sin arrogancia; pero también sin falsa modestia porque sobre los hechos no hay disputa.

¿Cómo afrontará el proceso de Bolonia?
Con los ritmos precisos para que nuestra incorporación no sólo sea nominal, sino en las mejores condiciones de solvencia y excelencia. Esta Universidad es compleja y variopinta, algunos Centros podrían integrarse sin dificultad, otros requieren recursos y medios de los que ahora carecen. Son circunstancias desiguales que exigen ritmos distintos. Las prisas no pueden maquillar de uniformidad lo que es distinto. Me importa más el rigor que los tiempos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios