Créditos rápidos
Créditos rápidos

Créditos urgentes made in Madrid

Las financieras dedicadas a la concesión de préstamos a corto plazo prosperan auspiciadas por las nuevas tecnologías y, sobre todo, por esta crisis que ha barrido con las oportunidades crediticias de los particulares. En Madrid, también afloran algunas de estas financieras de nuevo cuño.

Uno de los negocios que más preponderancia está adquiriendo en los últimos años es el dedicado a los préstamos rápidos. Quizás esta nueva estirpe de empresas deba su crecimiento a la implantación de internet, pues con esta nueva tecnología todo se simplifica (el proceso se consuma de principio a fin electrónicamente) y su radio de acción alcanza a una infinidad de clientela. Por supuesto, su prosperidad también hay que achacársela a los años de la crisis que se han distinguido, sobre todo, por un cierre del grifo crediticio donde los particulares se han visto abocados a llamar a otras puertas.

Así, un telespectador con planes para hacer una pequeña escapada o con un electrodoméstico averiado pero sin fondos para repararlo, entre otras contingencias posibles, puede toparse con dos anuncios consecutivos de empresas de este ramo en la televisión y empezar a considerar la alternativa que le ofrecen, pues dichas financieras aflojan el dinero sin exigir aval, sin explicaciones de por medio y de forma express, pues en una hora (o incluso menos) podemos tener la cantidad demandada en nuestra cuenta. La cantidad ofrecida no suele rebasar los 500 euros.

Sin embargo, muchos se preguntarán acerca del origen de estos nuevos negocios y dónde se emplazan, pues aunque es en la Red donde han levantado su imperio, el ciudadano siempre se pregunta qué idioma habla la empresa con la que va a cerrar un negocio, además de que este conocimiento le inspira tranquilidad. Aquí, el paraje de firmas dedicadas a ello empieza a resultarnos familiar gracias a la publicidad televisiva o anuncios en internet y ya no bizqueamos cuando nos mencionan Vivus, Wonga, Cashper o Quebueno, entre otras muchas.

Muchos de estos prestamistas 2.0, aunque extranjeros, operan en España y cuentan con oficina en la capital. Descubriremos que en Madrid se lanzan al ruedo empresas como la prestamista Pepedinero. Una financiera muy joven que opera desde abril de 2013, y desde la capital rumia su estrategia para erigirse en un adalid de los préstamos que buscan solventar necesidades puntuales y urgentes de dinero.

Esta empresa, perteneciente a Blue Alpha Solutions, se jacta de ofrecer unos préstamos más baratos que un descubierto bancario. Solo exige la mayoría de edad, unos ingresos frecuentes y no hallarse inscrito en la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF).

En cambio, esta particularidad, la de figurar en esa lista de forajidos de los bancos, no es un obstáculo para Cashper, otra de las empresas que trabaja en Madrid y cuya paternidad hay que buscarla en Sucredito. Esta última, aunque de ADN holandés, ha establecido en Alcobendas su cuartel general y desde ahí se dedica a despachar préstamos a corto plazo. Tanto gustó a esta empresa el mercado español que hace menos de un año se decidió a fundar la compañía experta en créditos rápidos Cashper, cuya oficina se encuentra también en Alcobendas. Podemos reconocer fácilmemente que son "familia", pues ambas financieras, Sucredito y Cashper, comparten logotipo; una mano amiga que nos tiende los euros precisos para sortear nuestros apuros.

Por lo tanto, si te ves en la tesitura de echar mano de estos prestamistas 2.0, seguro que te interesará estar al tanto del crédito rápido made in Spain.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.