www.madridiario.es
Antigua Serrería Belga,
Antigua Serrería Belga,

El Ayuntamiento negocia alquilar la Serrería Belga a Telefónica

El Ayuntamiento de Madrid está negociando alquilar a Telefónica la Serrería Belga, actual sede del espacio cultural municipal Medialab-Prado, apenas un año después de su apertura tras cinco años de remodelación y 7 millones de euros de inversión pública. La intención de la empresa de telecomunicaciones es crear allí un centro para emprendedores.

El programa electoral de Alberto Ruiz-Gallardón para 2007 proponía la recuperación de la antigua Serrería Belga como un espacio de innovación cultural. Apostaba por atraer a los nuevos creadores para desarrollar proyectos de vanguardia en la capital. El exalcalde apostó fuerte por el proyecto, aceptando la remodelación planteada por el estudio Langarita Navarro. Casi siete millones de euros de inversión municipal, más un millón del Fondo Estatal de Inversión Local para el instalar en el barrio de las letras un 'think tank' de las industrias culturales.

Cuando Ana Botella se hizo con la vara de alcaldesa, el proyecto se había convertido en un auténtico calvario. La obra no terminaba de completarse, los trabajadores estaban trabajando en Matadero, el concurso de oposición para elegir al director estaba (y está) bloqueado y las carencias económicas en el Ayuntamiento amenazaban con cronificar el abandono de un espacio que está a apenas unos metros del Paseo del Prado. La regidora le dio un impulso tratando de convertirlo en el catalizador de la zona franca para emprendedores culturales del barrio de Las Letras y anunciando la creación de un vivero de empresas en su interior.

Finalmente, el inmueble se abrió en abril de 2013 y la adaptación recibió el premio anual de la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo. Sin embargo, ese éxito no se trasladó al público general. "Es el eslabón más débil de la cadena de infraestructuras culturales que posee Madrid Destino porque está destinado a minorías. La empresa municipal no ha entendido el proyecto y cree que no le puede sacar rentabilidad", explica Milagros Hernández, concejal portavoz de Izquierda Unida en el Área de Las Artes.

En estas circunstancias, el Consistorio, está ultimando la negociación con Telefónica para que se haga cargo del edificio, según ha podido saber Madridiario por cinco fuentes distintas. La empresa de telecomunicaciones gestionaría el complejo, en el que instalaría un centro para emprendedores, un espacio de 'co-working' y una sala de exposiciones. Oficialmente, ninguna de las dos partes lo admiten ni desmienten, aunque ambas confirman en privado la voluntad y la negociación para que el proyecto salga adelante. El problema estriba en que esta operación de arrendamiento se produciría apenas un año después de que se terminasen las obras realizadas con dinero público para poner en marcha el centro. "Era de esperar. Todos los proyectos que se han instalado allí eran alquileres muy cortos en los que no se veía una apuesta real por el complejo", concreta Ana García D'Atri, concejala socialista en Las Artes. Hernández agrega que se trata de "un espacio muy goloso para instalar un centro de referencia y el nivel de mercantilización de los espacios públicos es enorme". "Madrid Destino ha llegado a la conclusión de que esos inmuebles son suyos y puede especular con ellos. Eso es lo que hizo Madrid Espacios y Congresos y ya sabemos cómo acabó. Es una política de hechos consumados que luego provoca que haya que llorar sobre la leche derramada", añade Patricia García, concejala portavoz de UPyD en el Área.

Una 'república bananera'
D'Atri asegura que "el PP se ha dedicado a alquilar los centros culturales y los teatros públicos para todo tipo de eventos comerciales hasta que ha cambiado su naturaleza. Hoy ya nadie puede estar seguro de que el PP crea en la cultura. No creen en la formación, ni en la creación de públicos, ni en su obligación de ofrecer cultura para todos. Tampoco creen en que desde la cultura se construye ciudad. Regalan la ciudad, el suelo, los edificios y ahora, también los contenidos. Especialmente, si son culturales". Por eso, la socialista aboga por recuperar la gestión municipal de los espacios culturales, en vez de dejarla en manos de empresas. Hernández denuncia que "el consejo de administración de Madrid Destino todavía no ha recibido las líneas estratégicas con las que funciona la compañía, a pesar de que deberían haber sido presentadas en el mes de febrero. Pero la empresa está funcionando. Es un singobierno y parece una república bananera". Para García, "el Ayuntamiento debe de entender que los proyectos no son de quita y pon. Medialab Prado se vendió como si hubiesen inventado la rueda y ahora hay que explicar qué va a ocurrir con este proyecto y si Madrid Destino tiene potestad para comerciar con sus infraestructuras o estas deben revertir al Ayuntamiento si con ellas no están realizando el mandato que les ha dado el Gobierno municipal". 

El Gobierno municipal no ha querido hacer declaraciones, a pesar de las consultas de Madridiario.

La serrería se constituyó en 1840 por la Sociedad Belga de Fincas Españolas sobre el solar del convento e iglesia de los Padres Agonizantes, como expositor de maderas. La compañía era propietaria de la Sociedad Belga de los Pinares del Paular desde la época de la desamortización, en venta por la crisis. En 1864 ampliaron sus instalaciones. A principios del siglo XX se construyó el edificio actual mediante losas y pilares macizos de hormigón armado al igual que después de la Guerra Civil, cuando se construyó un hotel y varias viviendas. A partir de los años 70, la actividad cayó hasta el abandono a finales de los 90 y la venta en el año 2000 al Ayuntamiento. El incendio de la antigua central eléctrica de Mediodía (hoy el Caixa Fórum) en 2004 afectó al edificio, que poco después se proyectó como espacio cultural para la memoria del patrimonio arquitectónico industrial de la ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.