Los mejores cerrajeros de España: ¿Qué hacen y dónde están?
Ampliar
(Foto: BDI)

Los mejores cerrajeros de España: ¿Qué hacen y dónde están?

Ser cerrajero en España es una sola cosa: tener competencia desde el primer día. Pero también puede significar otra cosa: ser asociado con la calidad y la honestidad en el servicio. O, al menos, así debe ser si realmente se es un buen profesional.

Ser cerrajero en España no es un oficio más de la larga lista, sino que es una forma de vida por la que deberá ser retribuido con un salario digno. Eso es, al menos, lo que piensa la mayoría de los clientes de la cerrajería. Clientes que, en un gran porcentaje, muestran una satisfacción cercana al 100%.

Los cerrajeros andan todos los días en cada vereda del país. Sin embargo, para todos los oficios hay una Meca. En España, para la cerrajería, hay “mecas” donde la competitividad de estos profesionales se ha destacado hasta llegar a niveles inalcanzables.

Cultura de la seguridad personal

España es un país seguro desde los siglos añejos. La cerrajería fue considerada una labor real hasta el siglo XVII. Por eso, la cultura de la seguridad del patrimonio está muy extendida en todos los rincones de este país, y desde los que pueden comprar una cerradura anti bumping hasta los que pueden permitirse cerraduras electrónicas con apertura biométrica, cada uno a sus maneras, trabajan insaciablemente por estar más seguros cada día.

Por su parte, los que desarrollan el heredable y honorable oficio de la cerrajería, se han encargado, gracias en parte a la masificación de internet, de estudiar y practicar nuevas técnicas para hacer más eficientes todos los trabajos que se vienen realizando, pero también para capacitarse en nuevos modelos de cerraduras y de instrumentos de seguridad. Movimientos que no sólo benefician a las personas que requieren de estas soluciones, sino que también aumentan la competitividad en un mercado en el que cada día surgen nuevos competidores directos.

Aunque la globalización ha equiparado un poco las balanzas de competidores, todavía existen lugares donde la cerrajería está desarrollada de una manera más intensa, con mejores herramientas y mejor personal. Lugares que, no por ello, dejan de ser accesibles para permitirse contratar a un cerrajero, antes de “intentar” resolver por los propios medios.

La capital de la cerrajería

Madrid es la ciudad más importante del país, en una competencia histórica con Barcelona por tener el primer lugar en ese renglón. La capital española también es, por consecuencia, la que mayor densidad de población presenta, dadas sus magnitudes y sus oportunidades profesionales. Aunque en la capital, la vida es tranquila, en comparación con las demás capitales pertenecientes a la Unión Europea, contratar cerrajeros urgentes en Madrid forma parte de plan principal de cualquier habitante de la ciudad de la Villa y Corte.

Esto no tiene que ver con una gran preocupación por la inseguridad en casa o en la empresa. Tiene que ver, más bien, con el abaratamiento de costos y la modernización constante de los servicios asociados a la cerrajería, que han hecho partícipes a más de la mitad de la población, que consecuentemente a las evoluciones en este mercado, aprovechan de modernizar su hogar, convirtiéndolo en un lugar cada vez más seguro.

Madrid se vislumbra a seguir siendo la capital nacional de la cerrajería, a juzgar por su crecimiento rápido y controlado. No obstante, otras tres ciudades también están desarrollando sus propios mercados de este nicho.

En Andalucía se desarrollan alternativas

La cerrajería malagueña y los cerrajeros Sevilla 24 horas comandan esta estadística. Una ciudad ambientada para externalizarse, Sevilla, ha sido uno de los mercados de la ingeniería de la seguridad durante mucho tiempo. Actualmente, dadas sus condiciones de eje turístico internacional, y aumentada por el mercado del deporte, millones de personas durante cada año transitan sus calles. Un hecho que es de admiración y alegría para los que residen en Sevilla desde toda la vida, pero, que no por ello sirve de preámbulo para trabajar en la seguridad de sus casas y negocios.

No importa que al final sucedan o no acontecimientos que pudieran poner en riesgo la seguridad de los suyos, pero, estar seguros nunca es elección ni mucho menos es un valor añadido.

Los servicios de cerrajería que están disponibles durante las 24 horas del día han beneficiado a muchas personas en este 2016, aunque casi siempre en servicios de apertura de puertas de autos, oficinas y casas, por motivos tan comunes como extravío de llaves, poco mantenimiento en cerraduras, y otros afines. De no haber estado, los cerrajeros que trabajan todo el día, hubieran sido noches muy largas.

Bilbao: ¿cómo se vislumbra la cerrajería?

Aunque no son muy comunes, existen buenos cerrajeros 24 horas en Bilbao. Su trabajo, al igual que en las otras ciudades nombradas, se traduce en abrir en menos de 5 minutos cualquier puerta, dejarla como nueva, y darles consejos a sus clientes para que nunca más les vuelva a ocurrir una situación similar. Paralelo a esto, los cerrajeros bilbaínos se están especializando en la apertura de cajas fuertes y en la integración informática y electrónica a las cerraduras.

Bilbao siempre se ha caracterizado por ser una ciudad visionaria. Sus cerrajeros, con estos hechos, así lo demuestran. Un lugar donde en menos de una década pudieran estar permitiéndose, todos los habitantes, gozar de cerraduras de alta tecnología, con apertura únicamente con tarjetas de chip o huellas dactilares. Avances que atraparían a las demás ciudades, rápidamente.

Cerrajería en Gijón

Cerrajeros Gijon, de los más capaces del país. Las labores de instalación de cerraduras de alta tecnología son su especialidad. Esto, igualmente, no se traduce en incapacidad para desarrollar otras faenas alusivas al oficio, sino a un alto grado de excelencia en el ramo de las nuevas tecnologías en cerraduras.

Si las estadísticas no mienten, Gijón puede ser de las ciudades donde menos se desarrollan actividades de violación de cerraduras mediante bumping. Parte de la responsabilidad está, seguramente, en cómo se ha venido fomentando la seguridad patrimonial, y cómo han desarrollado el oficio los encargados de esto.